AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Familias de Managua llevan a cabo cultivos en los hogares como medida de ahorro
Fecha de publicación:14/11/2011
País: Nicaragua

Desde hace seis meses más de 250 familias en la capital, están sembrando vegetales echando mano de los patios de sus viviendas para esta labor. A algunas, esa actividad les está permitiendo ahorros por encima de los 2,000 córdobas. A otras, en tanto, las está convirtiendo en microempresarias

Aura Gaitán tiene un pequeño huerto en el patio de su vivienda, donde cultiva algunas especies de hortalizas como tomates, chiltoma, cebolla, rábano gigante y xilantro.

Una parte la utiliza para el consumo familiar, lo  que le permite ahorrar entre 20 y 30 córdobas por día, y la otra, cuando tiene cosecha, le permite obtener ingresos de hasta 20 córdobas por día por la venta del excedente. Sus vecinos son sus clientes por el momento.

A unas pocas cuadras de donde vive Gaitán, en el barrio Laureles Sur, habita José Luis García. El viernes pasado él cosechó 400 unidades de tomate,  con 22 matas sembradas en una pequeña porción de tierra en el patio de su casa, que espera comercializarlos.

Aunque los  sueños de García van más allá, ya que espera comprar un cuarto de manzana de tierra y sembrar en mayor escala el vegetal, sumando al cultivo  chiltoma, granadilla, pepino y papaya, con lo cual cree que podría obtener ganancias por el orden de los  40 mil córdobas.

Seis meses atrás ni Gaitán ni García habían sembrando  hierbas  y vegetales en sus hogares, tampoco tenían idea de cómo hacerlo.  Como la mayoría de las familias nicaragüenses ingerir hortalizas y vegetales en su dieta diaria dependía del presupuesto familiar.

Gaitán explica que cuando tenía para comprar el arroz no tenía para los tomates.  Eran tiempos  “difíciles”, según recuerda, pero eso cambió con el Proyecto de Implementación de la Agricultura Urbana y Peri Urbana en el barrio Laureles Norte y en el municipio de Ciudad Sandino, ejecutado por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

El programa es  financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, con una inversión de un millón de dólares  que equivalen a 22.8 millones de córdobas.

Inversión supera los C$30 mil por persona
Tiene su centro de demostración en el Distrito Siete de la Alcaldía de Managua, donde se capacita a los beneficiarios que a su vez reciben como parte del proyecto, un tanque de plástico con capacidad para cinco mil litros de agua, pala, pico, piocha y una bomba para fumigar. La   inversión por cada persona favorecida es de 1,500 dólares por cabeza, un poco más de 34,200 córdobas, sin incluir  las capacitaciones.

De acuerdo con  el  coordinador nacional del proyecto, Henry González,  este tendrá una duración de dos años y beneficiará a 500 personas.  Explica que   Nicaragua es la primera experiencia.  No obstante, dice  que se están desarrollando programas similares en otros países de Centroamérica como Guatemala y Honduras.

“Lo que se busca es dar una respuesta a la demanda de alimentos sanos e inocuos a la creciente población de ciudades como Managua, que ocupa el onceavo lugar entre las más habitadas de Latinoamérica”, argumenta.

Según el especialista, de inicio se busca aumentar el consumo per cápita de vegetales, es decir por persona.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha estimado que una persona al menos debe consumir 400 gramos. En Nicaragua el consumo de vegetales, sin embargo, alcanza apenas los 60 gramos.  De manera que con el proyecto se pretende incrementar ese consumo en 200 gramos.

“La tendencia en las  ciudades es al consumo de comidas chatarras, las que ocasionan el  aumento en enfermedades como la diabetes que son más frecuentes por la falta de consumo de hortalizas (de ahí, la importancia del programa)”, sostiene.

La meta futura es la venta a nivel interno
González menciona que  la FAO está realizando las gestiones para conseguir financiamiento y mantener por dos años más el proyecto con la idea de extenderlo a otras ciudades del país que se caracterizan por  concentrar gran  cantidad de población.

Entre esas figuran  Granada, al sur del país; Matagalpa, ubicada al norte;  León y  Chinandega en Occidente.

Otra meta, en ese contexto, es la comercialización a nivel interno de los productos. González expone que esta  deberá cumplir con ciertas exigencias en calidad e inocuidad.

La etapa de comercialización se proyecta como un segundo paso. Mientras tanto, los beneficiarios han expresado que obtienen un ahorro de 2,053 córdobas,  o sea, de  90 dólares,  sembrando sus propias hortalizas.

Aparte de eso “estamos enseñándoles a hacer conservas que les permita que ese producto que es perecedero pueda llegar a las ventanas de comercio con valor agregado”, apunta González.

Preparan el suelo, riego y abono

La técnica del INTA, Rebeca Centeno,  refiere que a los beneficiarios se les capacita en la producción de hortalizas como el tomate, la chiltoma, tomate “cherry”, una especie más pequeña que el criollo;  berenjena,  cebolla, pepino y  lechuga, entre otros.

“Para lograr todo esto, estamos poniendo en práctica con los beneficiarios las técnicas  que les permitirán obtener mejores resultados. Por ejemplo, la preparación de suelos, las mezclas de suelos y  la forma en que se va a regar, porque una de las limitantes que tenemos hoy en día es el recurso agua, por eso utilizamos el método de riego por goteo”, manifiesta.

Según Centeno, también les enseñan  a  cuidar el agua almacenada que  recolectan  de los techos de sus  viviendas durante el invierno. “Además se les enseña técnicas de elaboración de abono orgánico, porque “la idea es darle ese valor agregado al producto aque se está cultivando”, resalta la  Centeno.

El abono orgánico o compus es compuesto por hojarasca, estiércol de vaca, desechos de cáscaras y frutas, residuos vegetales, cal, ceniza, levadura y cascarilla de arroz. Lleva un proceso sencillo y se realiza utilizando diferentes  técnicas, de acuerdo con  Darío Rodríguez, otro  técnico del proyecto.

La experiencia ha sido tomada como ejemplo para el resto de Centroamérica, e incluso se estará realizando el próximo 21 de noviembre el Primer Foro-Taller Nacional de Agricultura Urbana y Peri Urbana con la participación de países como Honduras, Guatemala, Panamá, Brasil y Cuba.

Palabras clave: cultivo familiar, Managua, ahorro, agricultura familiar
Publicado por: elnuevodiario