AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Venezuela aumenta la importación de alimentos
Fecha de publicación:12/01/2012
País: Venezuela
Fuente: El Universal (Venezuela)

En un entorno donde la demanda supera abiertamente a la producción nacional el Gobierno recurre a las importaciones de alimentos para evitar que la inflación se desborde. 

Las estadísticas de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) registran que en 2011 las importaciones de alimentos representan 6 mil 305 millones de dólares, magnitud que se traduce en un alza de 12% respecto a 2010. 

Si bien el incremento es constante en los últimos tres años, aún la cifra se encuentra por debajo del récord de 2008 cuando las compras de alimentos en el exterior alcanzaron la suma de 7 mil 577 millones de dólares. 

Este resultado llama la atención en un contexto en el que el consumo de los hogares ha crecido, gracias a la inyección de gasto público. 

Carlos Machado Allison, profesor del IESA y experto en el tema agrícola, señala que "las importaciones de alimentos se mantienen por debajo de 2008 porque muy probablemente ha disminuido la importación de carne". 

"Después de la devaluación de la moneda la importación de carne perdió atractivo, posiblemente lo mismo sucedió en otros productos", explica Carlos Machado Allison y añade que "la matanza de animales aumentó y podemos esperar un alza de entre 3% y 4% en la producción de carne". 

Otro factor a tomar en cuenta es que "tuvimos atrasos en las importaciones de leche en polvo y aceite, a lo que se agrega que en 2008 hubo un crecimiento desmesurado de las importaciones de alimentos porque Pdval realizó compras por encima de lo necesario". 

Al observar el comportamiento de la producción agrícola como un todo no hay buenas noticias. El ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo, reconoció la caída en la producción de seis rubros de alto consumo mientras que el Banco Central reporta reducción del empleo en el campo y difunde datos poco alentadores sobre el PIB agrícola. 

El BCV no distribuye cifras específicas sobre el sector porque dado su poco peso en la economía, lo incluye en un ítem denominado "resto", junto a restaurantes y hoteles. 

El resultado es que el PIB del "resto" acumula dos años de caída con un descenso de 1% en 2010 y 1,8% en 2011. 

Carlos Machado Allison indica que "por el efecto del control de precios cayó la producción en rubros como maíz y arroz; el incremento del que habla el Gobierno en la leche es una ficción y en las hortalizas hubo descensos por el impacto de las lluvias y la falta de asesoría técnica tras la nacionalización de Agroisleña". 

"Donde sí ha habido cierto éxito es en las leguminosas en cultivos como caraotas y frijoles pero se trata de rubros donde el consumo por persona es bajo", dice Machado Allison. 

A pesar del incremento de las importaciones, el desequilibrio entre la oferta y la demanda está presente y en 20011 el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas registra un salto de 33,6% que principalmente afecta a las familias de menos recursos. 

De acuerdo con el Banco Central de Venezuela, el 25% más pobre del país destina 45 de cada 100 bolívares a la compra de comida, mientras que en el estrato de mayor ingreso la proporción es solo de 15. 

El Gobierno ha intentado frenar el alza de los alimentos a través del control de precios, pero la escasez en los mercados lo ha obligado a permitir ajustes importantes en productos como leche, pan, café y carne. 

La consecuencia es que en los últimos doce meses el precio de los productos controlados registra un alza de 30,6% que se traduce en el salto más pronunciado de los últimos cuatro años, mientras que los no regulados aumentan 26,1%. 

Todo indica que este año el gasto público tendrá incrementos importantes en medio de la agenda electoral que impulsarán la inflación. 

Palabras clave: importación aliemntos, Venezuela, seguridad alimentaria, producción agrícola
Author: Víctor Salmerón