AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Malos tiempos para el café Blue Mountain producido en Jamaica
Fecha de publicación:06/03/2012
País: Jamaica

Hace algunos años en el misterioso pueblo montañoso de Brandon Hill las empinadas laderas estaban forradas con algunos de los cafetos más valiosos del mundo. Los agricultores trataban de cultivar más tierras y los recolectores llenaban afanosamente cajas de madera con bayas maduras en la época de cosecha. Hoy, la mayor parte del terreno está cubierto con maleza y bambú mientras una caída en el mercado de lujo en Japón y voraces escarabajos alejan a miles de frustrados pequeños agricultores de las pequeñas parcelas que rentaban en tierra montañosa.

Son tiempos duros para los cultivadores del legendario café de Jamaica, en especial para aquellos que están aislados en granjas con poca tecnología en Brandon Hill. "Solíamos hacerlo para vivir, pero ahora trabajamos con hambre", dijo Colin McLaren, observando florecientes cafetos en las agrestes laderas de las montañas al este del país, donde su padre cultivó granos arábigos gourmet antes que él. "Es difícil y se está volviendo más difícil".

Jamaica produce lo que los conocedores califican como uno de los cafés más finos del mundo, la mayoría cultivado en campos de pocas hectáreas a entre 610 y 1.525 metros (2.000 a 5.000 pies) sobre el nivel del mar. El clima húmedo y fresco de las Montañas Azules prolonga el periodo de cultivo de cinco a casi 10 meses, permitiendo a los azúcares desarrollarse en los granos que crecen dentro de las bayas. Muchos amantes del café dicen que la deliciosa bebida tiene un sabor almendrado suave y que deja un gusto profundo e intrigante.

Por lo general, medio kilo (una libra) de granos tostados se vende a unos 40 dólares en Estados Unidos, hasta cuatro veces el precio de otros cafés gourmet. En Japón, el principal mercado del Café Montaña Azul, los granos se cotizan hasta a 34 dólares por 100 gramos (3,5 onzas). Pero la gente está comprando menos debido a la desaceleración económica mundial. Esto ha provocado que los amantes del aromático dejen de comprar, lo cual a su vez ha disminuido el precio que se paga a los agricultores en Jamaica. Al igual que los agricultores de otras partes, ellos sólo obtienen una pequeña fracción del precio de venta final después de que intermediarios, procesadores, transportistas, vendedores al menudeo y otros tomen su respectiva rebanada del pastel.

Mientras tanto, el costo de producir café ha aumentado para los jamaiquinos porque la inflación ha incrementado los precios fertilizantes, insecticidas y salarios en la última década mientras poderosas tormentas dañaron sus cafetos. Entre 2005 y 2009, el costo de atender una hectárea de café casi se duplicó de 7.000 a más de 14.000 dólares. Un creciente número de desesperados agricultores jamaiquinos dice que ni siquiera puede ganarse la vida cultivando la especialidad de la casa.

La Junta de la Industria del Café de Jamaica indica que los agricultores locales recibieron un promedio de 50,57 dólares por cada caja de 27 kilos (60 libras) de bayas de Café Montaña Azul que produjeron en la cosecha 2006-2007. El año pasado sólo obtuvieron 28,91 dólares. En el mismo periodo, el precio del café en otras partes prácticamente se duplicó, de acuerdo con la Organización Internacional del Café, por el aumento de la demanda, principalmente por los granos económicos.

McLaren considera que el problema ha empeorado tanto que aceptaría que le pagaran con fertilizantes en lugar de dinero para permitir que sus cultivos crezcan sanos y mantener su inversión. "Aquí el fertilizante cuesta más que una caja de café", dijo mientras miraba su cultivo montañoso.

La demanda de café de jamaiquino ha caído en Japón, donde los amantes del aromático pagaban muchos dólares por los granos de la isla caribeña. El país asiático solía comprar casi 90% del cultivo de Jamaica y ayudó a promovionar su marca. Ahora los importadores japoneses compran casi 60% a precio reducido y han dejado de dar pagos adelantados por el café verde, trasladando el gasto a los exportadores jamaiquinos.

Toyohide Nishino, director ejecutivo de la Asociación Japón Todo Café, dijo que la demanda de Café Montaña Azul ha menguado porque los consumidores japoneses están buscando productos más baratos en un momento de estancamiento económico. "Los consumidores realmente tienen que cuidar su presupuesto y el Café Montaña Azul es costoso", indicó Nishino. "Por eso el café de Colombia y Brasil es más popular en estos días".

Este año Jamaica planea producir sólo 140.000 cajas de 27 kilos (60 libras) de Café Montaña Azul, por debajo del récord de 529.704 cajas en 2003. Incluso en 2004, cuando el sector fue arrasado por el huracán Iván de categoría 4, el sector logró producir 236.405 cajas de Café Montaña Azul. Además, las autoridades advierten que los cafetaleros podrían perder casi la mitad de sus cultivos este año por una plaga conocida como barrenador del café, un escarabajo que es más pequeño que una semilla de ajonjolí que prospera en campos abandonados y luego se extiende a zonas de cultivo.

Derrick Simon, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Jamaica, indicó que la industria está también en problemas porque tontamente dependió sólo de Japón casi exclusivamente durante años y no diversificó sus mercados. David Twyman, de Old Tavern Coffee Estate, asegura que su marca depende principalmente de pedidos por correo postal que cada año le hacen consumidores en Estados Unidos, Canadá y Taiwán.

Palabras clave: café, Jamaica, producción, exportación, Blue Mountain
Author: David McFadden
Publicado por: Terra.com.co