AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Gran aceptación del café salvadoreño en Alemania
Fecha de publicación:28/05/2012
País: El Salvador
Fuente: El Mundo (El Salvador)

En un mercado exigente como el alemán, el café salvadoreño ha logrado construir una excelente reputación por su calidad, así como por la experiencia del país en el cultivo del grano, que incluso le ha permitido desarrollar su propia variedad, el Pacamara. Las cifras lo demuestran: en los últimos años, Alemania se ha convertido en el segundo destino para las exportaciones cafeteras, después de EE.UU., y es el mercado más importante en Europa. Según el Consejo Salvadoreño del Café (CSC), hasta abril de este año, el 23,4% de las exportaciones del ejercicio 2011/12 tuvo como destino Alemania. Estas ventas generaron ingresos por más de US$33 millones, mientras en todo 2011 superaron los US$122 millones, la cifra más alta de la última década.

Grandes cadenas alemanas, como Tchibo, fundada en 1949, ofrecen café salvadoreño y derivados, como la miel de flor de café proveniente de El Salvador,  producto que ha tenido una alta aceptación y se agota rápidamente en las tiendas de la cadena, afirma Anita Escher, embajadora de El Salvador en Alemania. También la compañía de “coffee pods” Melangerie, incluye al café nacional en su oferta. Sin embargo, no solo las grandes marcas han vuelto sus ojos al grano de oro salvadoreño, también las pequeñas tostadurías se han interesado en El Salvador. La calidad y la capacidad para demostrar el origen del café son dos aspectos importantes  para el consumidor de este país europeo, afirma la Berlin School of Coffee (BSOC, Escuela de Café de Berlín, en español). Esta organización privada recientemente visitó fincas salvadoreñas, en el marco de su programa de capacitación Coffee Master Gold.

Joachim Kühne, encargado de capacitaciones e investigación de la BSOC, explica que los alemanes poseen un consumo per cápita que alcanza los 149 litros de café al año, unos 6.4 kilogramos que equivale a tres veces al de El Salvador. Ese alto consumo, añade, les ha permitido “desarrollar conciencia sobre la calidad” del café, un requisito que el producto salvadoreño ha logrado cumplir. De hecho, la BSOC destaca que muchas fincas del país no tramitan certificaciones porque simplemente no las necesitan, indica Stefan Rirchter, miembro de esta organización. “Las fincas y cooperativas tratan de obtener certificaciones para vender más, pero en El Salvador hay cafés que, sin necesidad de certificaciones, se vende a buen precio porque es de gran calidad. No las necesitan”, dice.

Kühne indicó que, incluso, están buscando que más tostadurías pequeñas compren café de calidad salvadoreño, pues éstas aprecian más el desarrollo científico detrás de cada variedad. Por el momento, buena parte de las importaciones alemanas de café salvadoreño van para las grandes tostadurías, como Tchibo.

Palabras clave: El Salvador, café, producción, exportación, comercio Alemania
Publicado por: America Economia