AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Los participantes en Rio+20 se esmeran en explotar los mínimos avances del acuerdo
Fecha de publicación:22/06/2012
País: América Latina y el Caribe
Fuente: La Vanguardia

Puede haber vida bajo las quietas aguas de Río+20, después de todo. La declaración que más de cien gobernantes prevén firmar hoy seguía concitando anoche toda clase de críticas por su bajo vuelo y falta de metas concretas; más que a mejorarlo sustancialmente, los líderes más descontentos aspiraban como mucho a consensuar un anexo para enriquecer el texto de algún modo. Pero no pocos participantes trataban de buscar y mostrar las pequeñas pero muy aprovechables conquistas que el documento ofrece.

El artículo 175 de la declaración de Río+20 recoge el compromiso de los 193 países miembros de la ONU a “observar la necesidad de asegurar el acceso a los recursos pesqueros” por parte de los “pescadores artesanales y de pequeña escala”, con mención especial a las mujeres que trabajan en el sector. Puede parecer un párrafo declarativo como cualquier otro, pero es algo más; sobre todo para quien llevaba catorce meses trabajando por su inclusión.

“Hemos conseguido hacer visible en un documento de Naciones Unidas un sector productivo que hasta ahora era como si no existiera”, explicaba ayer Antonio García Allut, presidente de la Fundación Lonxanet para la Pesca Sostenible. Profesor de Antropología pero sobre todo defensor de la pesca artesanal a través de una entidad dedicada a mediar y entablar asociaciones entre administración y pescadores, García Allut se disponía a participar en una de las cuatro mesas redondas de gobernantes y sociedad civil paralelas al plenario de la cumbre de Río+20. Intervenía ante 70 personas –incluidos algunos primeros ministros, otros representantes de la sociedad civil y figuras de la ciencia como el premio Nobel de Química Yuan Tshe Lee– y era el único español.

García Allut, asistido en su labor por la consultora ecologista The Varda Group, subrayaba con entusiasmo la importancia de la mención a la pesca artesanal que iba a desarrollar y defender dentro de la cumbre en nombre de miles de pescadores. “Esta frase puede tener la fuerza de una ley. ¡La firman los líderes de todo el mundo! Y puede invocarse en todas las negociaciones nacionales e internacionales”, decía.

La pequeña gran captura de los pescadores artesanales a los que Allut representaba ayer servirá, a su juicio, para “abrir pasillos por los cuales llegar mejor a quienes deben garantizar los derechos de los productores”. Un logro para quien acostumbra a verse arrollado por una gran industria pesquera que, según él, “va sólo al negocio, practica artes destructivas y crea menos empleo”.

Se congratulaba también Allut de que el ministro Miguel Arias Cañete y el presidente Mariano Rajoy se hubieran hecho eco de alguna manera de las aspiraciones de los pescadores artesanales: el primero al abogar por la participación de la sociedad en la búsqueda de modelos de “sostenibilidad” y Rajoy al defender ante el pleno “que el uso perdurable de los recursos marinos conjugue la protección de la biodiversidad con la continuidad de la actividad pesquera y la supervivencia de las comunidades litorales”.

En la cumbre de la Tierra celebrada en 1992 en Río, los ecologistas consiguieron que uno de los textos incluyera una pequeña e indirecta alusión a los estudios sobre la posible “prohibición” de enterrar residuos nucleares bajo el mar. Parecía un avance nimio, pero al final fue lo que empujó a la comunidad internacional a establecer tal prohibición. Es así como a veces se pesca en las aguas quietas de algunas cumbres. Eso cree y espera García Allut, como tantos otros.

Palabras clave: Rio+20, líderes mundiales, acuerdo, desarrollo sostenible
Author: Fernando García
Publicado por: La Vanguardia