AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Colombia no bebe su café
Fecha de publicación:21/03/2013
País: Colombia

Aunque es una de las señas de identidad de Colombia, cuarto productor mundial y un gran exportador, los colombianos beben café de otros países. Nada menos que el 80% del consumo nacional es importado, casi todo procedente de Ecuador y Perú. La verde nación sudamericana, que durante décadas ha vendido muy bien la imagen de producir el mejor café suave del planeta, con Juan Valdés y su mula, compró el año pasado en el exterior 1,03 millones de sacos del grano, un volumen jamás visto, conforme a datos del Dane (Departamento Administrativo Nacional de Estadística).

Las importaciones, que en el año 2000 eran solo de 21.400 sacos, se dispararon siete años más tarde, al superar los 700.000. Las plagas y las fuertes lluvias durante varias cosechas, que hicieron descender de forma drástica la producción, son parte de la causa. De hecho, Colombia sólo obtuvo ocho millones de sacos el año pasado, frente a los 13 del 2008. Otra razón de peso para recurrir a naciones vecinas es el precio. El consumidor masivo colombiano no puede pagar lo mismo que el europeo o norteamericano, que aprecian la calidad y se permiten abonar un poco más por un café superior. La diferencia es que mientras importan a un dólar el saco, el café de Colombia se exporta a 1’6.

Resulta paradójico que la bebida nacional por excelencia, que toman los niños y que incluso los ancianos se beben antes de irse a dormir, proceda de países sin la misma tradición.

Protestas de los productores

Para la Federación Nacional de Cafeteros, muy criticada en los últimos tiempos por su gestión, la buena noticia es que sus agremiados han mejorado de tal manera la calidad de sus matas, que las venden más caras. Pero ese argumento no tiene peso suficiente como demostraron los paros que se multiplicaron por todo el país a finales de febrero y principios de abril. Durante 10 días, miles de caficultores –hay censados 560.000- cortaron carreteras por diferentes regiones para protestar por sus bajos ingresos y exigir mayores subsidios al gobierno, lo que al final lograron.

Además de las plagas como la broca, y los diluvios, que les hicieron perder cosechas, su problema estriba en que el dólar ha venido cayendo en Colombia hasta alcanzar unos niveles tan bajos que están golpeando a los exportadores. De 2.700 pesos por dólar de hace unos años, se ha pasado a una cotización que oscila entre 1.800 y 1.700 pesos, un desastre para cafeteros y floricultores, entre otros sectores, que el Banco de la República no ha podido solucionar.

Para el año en curso, Colombia espera llegar a los diez millones de sacos, de los que exportará el 90% y la proyección es seguir creciendo de cara al futuro para recuperar las cifras de antaño. Pero los caficultores son conscientes de que no sobrevivirán si no mejoran su productividad dado que los analistas auguran que el dólar seguirá en niveles bajos.

En la actualidad, Brasil es el mayor productor mundial seguido de Vietnam e Indonesia, dos países que invadieron los mercados mundiales por sus bajos precios.

Palabras clave: Colombia, café, producción, exportación, importación, consumo, demanada nacional
Author: Salud Hernández-Mora
Publicado por: El Mundo (España)