AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La situación del café en Perú
Fecha de publicación:29/11/2013
País: Perú

Andrés es un joven agricultor de la selva central que acaba de comprar su primera parcela. Sin embargo, pese a que su familia por años se dedicó al cultivo de café, él evalúa apostar por otro producto. La compleja situación del mercado cafetalero peruano –que cuenta con alrededor de 160.000 familias productoras– es la principal razón. Los últimos meses han sido bastante turbulentos para este producto agrícola. 

Las razones que explican la situación de este rubro son tanto externas como internas. “La situación del café actualmente es mala, ya que la perspectiva mundial ha cambiado bastante”, dice David Fundes, gerente del área de proyectos del grupo de cooperativas Central Café y Cacao del Perú. Para empezar –detalla Fundes– el número de países que producen café ha aumentado. “Brasil, por ejemplo, produce un café arábico de buena calidad y en grandes volúmenes. Asimismo se tienen mercados emergentes –como el chino– que vienen promoviendo la producción de café a bajos costos”, dice. A esto se suma la saturación del mercado de cafés certificados.

“En este caso, las organizaciones de pequeños productores no han podido colocar su producción con los diferenciales de comercio justo y orgánico, quedándose en muchos casos con café en sus almacenes”, dice Fundes. Estos factores –acompañados de una sobreproducción mundial, como señala Ricardo Huancaruna, presidente del Comité de Café y Cacao de la Asociación de Exportadores (ADEX)– explican el bajo precio que actualmente tiene el producto no solo a nivel local sino también a nivel internacional. 

En el caso peruano, al bajo precio se sumó este año la presencia de la plaga de la roya en los cultivos, la cual generó importantes pérdidas para los productores (el Ministerio de Agricultura y Riego calcula que llegaron a los US$ 250 millones).
El 2013 será un año negativo según los expertos. “Los precios internacionales del café cayeron en 40%. Por ello los productores peruanos perderán S/. 1.389 millones. Este año los precios llegaron a US$ 140 por quintal, US$ 80 menos que el año pasado”, estima Hernani Larrea, director de la carrera de Administración y Agronegocios de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).
Las exportaciones serán las más afectadas por esta coyuntura. “En 2011 el Perú batió su récord de exportaciones al enviar al extranjero unos 6,3 millones de quintales de café, cifra valorizada en US$ 1.550 millones. En 2012 se exportaron 5,7 millones de quintales, que representan US$ 1.021 millones. Para 2013 se enviarían 4,5 millones de quintales, volumen valorizado en US$ 650 millones”, indica David Fundes, de la Central Café y Cacao. No obstante, el Gobierno maneja cifras diferentes. El viceministro de Desarrollo e Infraestructura Agraria y Riego, Juan Manuel Benites, estima que los envíos en 2013 sumarían entre US$ 800 millones y US$ 850 millones (20% menos que en 2012).
Para algunos especialistas 2014 será aún más complicado. David Fundes y Ricardo Huancaruna comparten esa postura. “Se espera que 2014 empeore puesto que hay muchos cafetales que ya no producirán por el tema de la roya. Además hay productores que están descapitalizados y endeudados. Tampoco se tienen buenas perspectivas para los precios. En el mercado se viene manejando información de que hay una sobreoferta mundial de 8,6 millones de sacos”, dice Fundes. ¿Podrá el Perú afrontar este hostil contexto nuevamente?

Horizonte gubernamental. De acuerdo con Juan Manuel Benites, si bien en el país no se puede controlar la situación del precio internacional, lo que sí se puede hacer es ganar protagonismo a nivel de volumen. “Para ello estamos iniciando trabajos de mediano y largo plazo que buscan mejorar las plantaciones. Queremos aprovechar la roya para dar un salto en calidad y en competitividad”, dice el funcionario. El objetivo gubernamental es que el café peruano pueda ingresar a nuevos mercados.
El viceministro detalla que una de las primeras medidas que ha puesto en marcha el Poder Ejecutivo es el otorgamiento –a través de Agrobanco– de créditos con buenas condiciones a los productores. “Agrobanco viene asumiendo un rol activo en la solución de la problemática de la roya, al comprar las deudas de los productores que han perdido su producción por esa plaga. Además viene desarrollando programas para la renovación de los cafetales”, destaca David Fundes.
La segunda apuesta del Gobierno es impulsar el mejoramiento genético de las semillas de café para la renovación en plantones. “En el Perú existen lugares donde se cultiva café de calidad como Villa Rica. Los productores en esas zonas están poniendo a disposición su material genético”, dice Benites. El Gobierno también está interesado en analizar experiencias en Brasil, Colombia y Costa Rica, donde existen centros de investigación que trabajan con semillas de alta calidad. “Nuestro equipo de sanidad está analizando cómo combatir a la plaga y, al mismo tiempo, estamos viendo cómo se pueden mejorar las semillas”, dice el viceministro.
La situación del sector ha impulsado también una mayor comunicación entre los actores privados y el Estado. En la selva central se ha creado un Consejo Regional del Café (se planea implementar otro en el norte del país próximamente). “Estos consejos van a fijar metas de mediano y largo plazo. La participación del sector privado será vital”, dice Benites.

Retos cafetaleros. Los desafíos para el rubro cafetalero abundan. En el caso de los productores, mejorar la calidad del café es uno de los primeros. “La calidad es la única variable con la que se puede competir en el mercado internacional”, reitera el viceministro Juan Manuel Benites. La tarea en este caso requiere del apoyo del Estado, pero no a modo de subsidios. Una opción podría ser crear un centro de investigación que impulse el desarrollo de variedades de plantas resistentes a las plagas y enfermedades. Mejorar las prácticas y el cuidado de las plantas durante la siembra y el cultivo va de la mano con el punto anterior, coinciden los expertos.

Para David Fundes también es muy importante que los cafetaleros reduzcan sus costos de producción. “En el Perú, el costo promedio de producción por kilo es de S/. 8 a S/. 9. El precio promedio que recibe un agricultor por kilo es de S/. 4,5 a S/. 5,5”, dice. Según Hernani Larrea, uno de los temas más preocupantes y que requiere de una solución son los bajos salarios de la mano de obra en el sector. “Mientras que los cafetaleros pagan por día entre S/. 20 y S/. 25, los cocaleros ofrecen S/. 50”, señala el catedrático. Entre los temas pendientes que añade Fundes figuran renovar los cafetales, disminuir la especulación, desarrollar el mercado interno, mejorar la capacidad de gestión de los productores, entre otros.

El Estado, por su parte, también tiene mucho por hacer. Para empezar –señalan los expertos– este debe reducir su burocracia para efectuar exportaciones cafetaleras (el café es uno de los más importantes envíos del país). Asimismo requiere mejorar la infraestructura –en especial, las carreteras– para acceder a las zonas de producción. “El Estado también debe promover la titulación de tierras para asegurar el acceso a créditos”, añade David Fundes. Tanto el Estado como el sector privado tienen aún un largo tramo que recorrer en este extenso y complicado campo.

Palabras clave: perú, café, producción, comercio, exportación
Author: Hugo Flores
Publicado por: América Economía