AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Chile ya posee el segundo parque marino del mundo
Fecha de publicación:05/03/2014
País: Chile

Un paso decisivo en la protección de delfines y ballenas es la creación del Parque Marino Tic-Toc entre las regiones de Los Lagos y Aysén. El Presidente, Sebastián Piñera firmó el decreto de creación del nuevo Parque Marino Tic-Toc y el Área Marina Costera Protegida (AMCP) de Pitipalena, el cual se ubica entre la costa de la provincia de Palena y la comuna de Puerto Cisnes en el Golfo de Corcovado al límite entre las regiones de Los Lagos y Aysén.

El parque proporcionará la protección de uno de los ecosistemas más prístinos del sur del mundo, cuya salud es clave para la vida de ballenas azules y un sinnúmero de otras especies.

Tras una intensa jornada de trabajo, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, presidido por la Ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, aprobó la creación del Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos (AMCP-MU) en Pitipalena-Añihue, zona rica en biodiversidad representativa de los ecosistemas y fiordos del sur de Chile. La superficie equivale a 238,62 kilómetros cuadrados de los que se excluyen las porciones de agua y fondo correspondientes a las 11 Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos así como las porciones de agua y fondo de las 12 concesiones de acuicultura existentes en la zona.

Por parte del Gobierno, fue fundamental el aporte de la Armada de Chile -que ha tenido la bahía Tic-Toc a su cuidado por décadas-, del Ministerio del Medio Ambiente, de la Subsecretaría de Pesca y de la Oficina de la Presidencia, que coordinó todo el proceso.

La presencia de ballenas en el Parque Marino Tic-Toc no es casual, sino más bien el resultado de una combinación de variables, tanto oceanográficas como climáticas, que favorecen una productividad biológica pocas veces vista en el mundo.

Especies únicas de delfines, como el delfín chileno y delfín austral, así como nutrias en peligro de extinción, aves, colonias de lobos y una extraordinaria variedad de especies de invertebrados también encuentran en este sitio un hábitat donde desarrollarse.

Esta iniciativa de conservación fue gestada e impulsada desde hace casi 15 años por la Fundación Melimoyu, jugando un rol clave en la coordinación con instituciones del Estado y difusión del área. Posteriormente, y debido al redescubrimiento de una población de ballenas azules en el Golfo de Corcovado, se sumaron WWF Chile, el Centro Ballena Azul (CBA) y la Universidad Austral de Chile (UACh), principalmente por sus capacidades científicas y posteriores gestiones para la conservación del lugar.

Carlos Cuevas, fundador y director de Fundación Melimoyu, indicó que “Chile necesita urgentemente una Red de Áreas Marinas Protegidas en la costa, especialmente en las ecorregiones marinas Chiloénse y de los Canales y Fiordos Australes, donde la pesca y acuicultura industrial son muy intensivas y la superficie de mar protegida es menor al uno por ciento. Esta nueva zona de protección abre una puerta y esperamos que sirva de ejemplo y modelo replicable en el resto del país para cumplir las metas nacionales de conservación marina. Fundación Melimoyu tiene que dedicarse ahora a promover otros parques marinos y terrestres en la Patagonia, pero nos hemos comprometido a acompañar este proceso los primeros años, hasta que la comunidad se haga cargo completamente”.

Palabras clave: Chile, parque marino, biodiversidad, sostenibilidad, pesca
Publicado por: i-Ambiente.es