AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Un momento crucial para el sector lechero en Uruguay
Fecha de publicación:06/06/2014
País: Uruguay

El precio internacional de los lácteos tiene en las ventas de Fonterra –principal exportador mundial basado en Nueva Zelanda– su referencia clave. Y ese precio viene en un marcado descenso que ha llevado a que la empresa de Oceanía advierta a sus productores que el precio que recibirán por la leche en los próximos meses será notoriamente inferior al que han venido cobrando.  Han sido tres meses con dos remates en cada mes, todos a la baja y hay algunos análisis que plantean que el descenso de precios no ha llegado aún a su piso. Desde la venta del 18 de febrero en la que el precio empezó a bajar hasta la de este martes 3 solo ha habido descensos de precios que se vieron confirmados esta semana cuando en promedio los precios cayeron otro 4% y suman un descenso de más de 20%.

El período de auge de las materias primas está pasando y los lácteos son un buen ejemplo de ello.

En las ventas de Fonterra, el precio de la leche en polvo por ejemplo ha pasado de superar los US$ 5.000 a quedar por debajo de los US$ 4.000 y en las ventas de esta semana, para las posiciones de la primavera neozelandesa, por debajo de US$ 3.500. Habitualmente la cuenta rápida de los productores es que el precio de la leche es un décimo del precio de la leche en polvo. Es decir, debería estar cerca de US$ 0,35 por litro. Pero está bastante por encima de eso, muy cerca de los US$ 0,5 en el mayor precio de la historia. El último precio publicado por el Instituto Nacional de la Leche (Inale), $ 10,72 por litro como promedio, representa US$ 0,47 y para muchos productores que venden un producto con buen contenido de sólidos permite superar el medio dólar por litro.

Y lo que sucede en la leche en polvo es similar a lo que sucede con el resto de los productos, aunque en particular el precio de los quesos se fortaleció en el último remate. Tras un período de precios sumamente elevados por la sequía de Nueva Zelanda y los altos precios del maíz, que dio sostén a los precios hasta comienzos de este año, la producción neozelandesa se ha normalizado, el precio del principal alimento de las vacas en América del Norte se ha reducido y el mercado tiene un abastecimiento más normal del que había hasta el comienzo de este año. Por ahora la situación en  Uruguay es otra.

Es como para observarlo con expectativa. Hasta el momento, en este rincón exportador del mundo los precios al productor se mantienen en los niveles más altos de la historia, los productores van a enviar a la industria una cantidad récord de leche esta primavera y por ahora el ajuste externo no llega. La leche recibida por la industria en abril fue 5,4% mayor a la de abril de 2013. La producción anual volverá a crecer desde el récord del año pasado, consolidándose por encima de los 2.000 millones de litros. ¿Está la lechería uruguaya disfrutando de los últimos  meses de buenos precios para luego caer?

China y Venezuela sostienen

El desempeño exportador de Uruguay se mantiene notablemente positivo. El impulso mayor lo llevan los dos socios comerciales inesperados que han cobrado protagonismo en este siglo: Venezuela y China. En abril y mayo el precio de los lácteos colocados en el exterior fue récord. Como en otros rubros, la aparición de las compras de China en la leche en polvo es un factor muy importante para explicar la fuerte demanda que disfruta la leche uruguaya. Hasta el final de 2012 el país más poblado del mundo había sido un comprador secundario. Desde ese entonces sus compras son cada vez más importantes y en el primer trimestre de este año fue por primera vez el principal destino para la leche en polvo de Uruguay. Empezó a aumentar sus compras durante el año pasado, desde 5% en el segundo semestre a un 22% en el último trimestre y en el primer trimestre de este año llevó 35% de la leche en polvo producida. Desplazó a Venezuela, que es en cierta forma un comprador privilegiado por el petróleo y la solidaridad política que le lleva pagar por encima de otros compradores. Los volúmenes que compran los venezolanos son importantes y los precios que pagan lo son todavía más. En las ventas de Uruguay a Venezuela el precio de la leche en polvo sigue a US$ 5.000 y el volumen sigue en ascenso, tanto que en mayo la facturación de las ventas con este destino fue récord, superando los US$ 43 millones.

Así como China resuelve el mercado principal de las empresas de gran escala, el de leche en polvo, Venezuela sigue comprando la gran mayoría de los quesos. La mayoría absoluta, ya que desde el año 2009 ha acentuado su presencia compradora –que viene de larga data– pero que a pesar de todos sus vaivenes políticos internos se mantiene muy firme.

Eso lleva a que además de la leche en polvo, la de quesos también sea una exportación récord.

Las ventas de leche en polvo y quesos crecen por una mayor producción de leche. Pero las exportaciones de manteca disminuyen en algo y allí es Rusia la que se lleva casi todo: 80% en el primer trimestre del año según las cifras de Inale, complementadas por un 15% que lleva Venezuela.

Brasil, México –algo disminuido– y Argelia complementan las compras para sostener por ahora un panorama sólido en las ventas. En la medida en que la producción mantenga el crecimiento que ha tenido hasta ahora y los precios de exportación se mantengan, el sector lácteo puede alcanzar este año por primera vez los US$ 1.000 millones de facturación por exportaciones.

Más importante que lo anterior, en la medida en que los productores mantengan precios similares a los actuales, el sector lechero se mantendrá con un territorio consolidado habiendo resistido el pico de competencia con la agricultura y estabilizando una relación de sinergia con los demás rubros del agro. Pero no es seguro que ese sostén pueda mantenerse en el segundo semestre del año. La brecha entre el precio de exportación de la leche en polvo que surge de los datos de aduanas y los precios de Fonterra supera el 30%. Es el mayor que se haya registrado alguna vez. En parte porque sale al exterior el producto que fue negociado meses atrás, en parte porque hay un precio político que se cobra en una Venezuela a la que no es fácil venderle, en parte porque China tira todos los precios hacia arriba. Por ahora la lechería uruguaya escapa a los ajustes que suceden en el resto del mundo. Tal vez la llegada de El Niño acentúe una situación de sequía en Australia y permita un rebote de precios. De lo contrario será difícil que el actual momento se sostenga.

Advierten por baja de precios al productor

Fonterra le advirtió esta semana a sus productores remitentes que el año próximo será de márgenes más exiguos.

El kilogramo de sólidos de leche fue estimado en NZ$ 7 por parte de la empresa, aproximadamente US$ 6, lo que representa una baja de más de 15% respecto a los NZ$ 8,40 que terminará pagando en promedio este año, lo que significa ya un descenso respecto a las anteriores estimaciones de NZ$ 8,65 por kilo de sólidos.

Según estimaciones de Rabobank, la producción neozelandesa –principal exportador mundial– viene subiendo 10%, la de Australia y la Unión Europea también vienen en crecimiento –aunque más moderado– y los importadores chinos están empezando a acumular stocks ante lo elevado de la oferta. Eso puede explicar una baja tan pronunciada en los remates de Fonterra y augurar un nuevo desafío para el alto costo de Uruguay.

Palabras clave: Uruguay, leche, sector lechero, producción
Publicado por: El Observador (Uruguay)