Portal del fortalecimiento de las capacidades de la FAO
Buenas Prácticas
 

Plagas y enfermedades de animales y plantas

  1. Lucha biológica contra las plagas - ejemplo de las hierbas de agua
  2. Planificación de contingencia para parásitos y enfermedades
  3. Capacitación: evaluación de capacidad fitosanitaria
  4. La erradicación en toda la zona de las plagas con insectos estériles
  5. Observación temprana de la enfermedad a nivel de la comunidad
  6. Redes sobre la vigilancia y el control de la enfermedad


Tratando las malas hierbas acuáticas con el uso de perspectivas basadas en control biológico en vez de control químico

¿Qué problema se abordó, dónde?

Se han recibido peticiones de gobiernos miembros acerca de asistencia sobre como tratar las malas hierbas acuáticas invasoras que bloquean los canales de agua utilizados para la irrigación, navegación, pesca y la combinación de sistemas arroz-peces en acuacultura – especialmente las especies problemáticas incluyen el jacinto de agua, la lechuga acuática y el helecho acuático. Este problema se ha experimentado de manera más aguda en los lagos del interior de América Latina, África sub-sahariana y Egipto, dónde ha puesto en peligro la seguridad alimentaria local, y en los ríos en Asia dónde se representa un síntoma de un problema diverso (falta excesiva de nutrientes). El afrontar los problemas relacionados con las malas hierbas acuáticas no se puede basar exclusivamente en métodos químicos ya que los residuos pueden contaminar los recursos acuáticos. El enfoque biológico – identificar y suministrar los agentes de control adecuados para descartar las especies invasoras - es un enfoque complementario importante

¿Cómo?

El control biológico de plagas se ha puesto en práctica con éxito en un cierto número de casos a través de los años. Ello requiere identificar los agentes de control apropiados, asegurando un conocimiento local de los riesgos (evitando que los agentes de control se vuelvan ellos mismos una plaga), reproducir para suministrar en cantidades suficientes y liberar. El enfoque funciona bien cuando los niveles de infestación no son muy elevados (en caso contrario se puede necesitar primero una extracción mecánica o la utilización de métodos químicos); generalmente los agentes de control biológico son específicos de malas hierbas particulares y han sido adoptados por otro países (reduciendo el riesgo de efectos secundarios no deseados). El enfoque requiere una inversión relativamente limitada, a pesar de que para que el programa sea eficaz se debe poner en práctica un cierto número de años (cosa que requiere soporte político, más que financiero).

¿Próximo ámbito?

El control biológico de las mismas malas hierbas acuáticas puede ser utilizado en nuevos emplazamientos que sufren una infestación, o bien se puede utilizar el enfoque (con cuidado) con nuevas especies de malas hierbas.

Contacte con nuestro equipo