Resúmenes regionales

Seleccionar

América Del Sur

Los aumentos de los precios del arroz se atenuaron en mayo, mientras los del trigo siguen subiendo

10/06/2020

 

En la mayoría de los países de la subregión y tras los fuertes aumentos de los dos últimos meses, los precios del arroz se estabilizaron en mayo o subieron, pero sólo lo hicieron moderadamente como consecuencia de la desaceleración de las compras internas y la mejora de las disponibilidades del mercado a partir de las nuevas cosechas. En Brasil, los precios subieron por tercer mes consecutivo, pero a un ritmo más lento que en los dos últimos meses. La presión alcista de la demanda minorista, todavía robusta, en medio de la pandemia de COVID‑19 y la lentitud en las ventas de los agricultores se vio compensada en parte por la reciente finalización de la cosecha. La demanda de exportación -estimulada por la debilidad de la moneda-, también proporcionó apoyo y contribuyó a mantener los precios más de un 20 por ciento más altos que un año antes. En Colombia, tras los aumentos sostenidos de los últimos meses, los precios se estabilizaron en mayo como resultado de la mejora de los suministros con la recolección de la cosecha en curso en los principales departamentos productores de Tolima y Huila y de una desaceleración de las compras internas en comparación con los últimos meses. De manera análoga, en Perú los precios aumentaron sólo ligeramente en mayo, y la nueva cosecha contribuyó a aliviar la presión alcista. En Uruguay, los precios se mantuvieron relativamente estables en mayo, ya que la presión al alza debida a las voluminosas exportaciones de los últimos meses se vio contrarrestada por la buena producción de 2020 obtenida recientemente. También en el Ecuador los precios se mantuvieron relativamente estables. En lo que respecta al trigo, los precios aumentaron en general en mayo y estaban más altos en términos interanuales. En Argentina -donde la siembra de la cosecha de 2020 ha comenzado recientemente y los pronósticos apuntan a una plantación récord-, los precios del grano de trigo siguieron fortaleciéndose en consonancia con las tendencias estacionales históricas y se situaron muy por encima de los de un año antes, sostenidos esencialmente por una fuerte demanda de exportaciones y una moneda débil. En Uruguay, donde también se está sembrando la nueva cosecha en condiciones favorables, los precios del grano de trigo se mantuvieron relativamente estables por segundo mes consecutivo debido a la existencia de suministros internos adecuados y a la reducción de las exportaciones en la actual campaña comercial. Los precios bajaron en Chile -tras los aumentos registrados en los tres últimos meses-, como consecuencia de mayores importaciones en el período marzo-abril en comparación con el mismo período del año pasado. Sin embargo, los precios seguían estando más de un 15 por ciento más altos en términos anuales debido a la menor producción de 2019 y a la debilidad de la moneda. En Brasil -importador neto- los precios del trigo continuaron aumentando en mayo y se mantenían muy por encima de los valores de un año antes debido a las escasas disponibilidades internas y a la debilidad de la moneda, que encarece las importaciones. En otros países importadores, los precios de la harina de trigo se han mantenido estables en mayo y en el Ecuador y Perú se conservaron en torno a los niveles de hace un año o por debajo de ellos. En Colombia, los precios permanecieron también relativamente estables en mayo, pero subieron con respecto a un año antes, apoyados por la depreciación de la moneda. En cuanto al maíz, los precios del maíz amarillo bajaron por cuarto mes consecutivo en Argentina, ya que la recolección de la cosecha de 2020 está prácticamente terminada y se estima oficialmente en un nivel muy superior a la media. Sin embargo, el ritmo elevado de los envíos y la debilidad de la moneda contribuyeron a que los precios se mantuvieran más altos que en el año precedente. De manera análoga, en el Ecuador los precios del maíz siguieron disminuyendo estacionalmente en la mayoría de los mercados. En Chile, los precios del maíz amarillo cayeron en mayo lastrados por la nueva cosecha de 2020 y mayores importaciones durante los cuatro primeros meses del año. En cambio, los precios del maíz se fortalecieron ligeramente en Uruguay, ya que la presión a la baja de la cosecha recién terminada se vio limitada por algunas pérdidas en los cultivos de la temporada principal en zonas afectadas por la sequía. Los precios estaban más de un 60 por ciento más altos interanualmente, debido sobre todo a la debilidad de la moneda. En Brasil, tras los aumentos sostenidos de los últimos meses, los precios del maíz amarillo bajaron en mayo debido a las menores ventas de exportación y al comienzo reciente de la recolección de la nueva cosecha principal. Sin embargo, la depreciación de la moneda siguió apoyando los precios, que eran un 40 por ciento superiores a los de un año antes.