FAO.org

Inicio > La Agenda de Desarrollo Post-2015 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio > Los Objetivos de Desarrollo del Milenio > Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre
La Agenda de Desarrollo Post-2015 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

El número de personas que sufren hambre en el mundo sigue siendo inaceptablemente elevado, no obstante el adelanto reciente que redujo la cifra por debajo de los mil millones. La FAO estima que el número de personas que sufren de hambre crónica en 2011-13 será de 842 millones.

La FAO lucha contra la pobreza y para reducir el hambre a través de la mejora de la productividad agrícola y los ingresos, así como el fomento de mejores prácticas nutricionales en todos los niveles y de programas que incrementen el acceso directo e inmediato de los más necesitados a los alimentos.

La FAO ayuda a los países en desarrollo a mejorar sus prácticas agrícolas, forestales y pesqueras, a la ordenación sostenible de sus bosques, pesquerías y recursos naturales, así como a garantizar una buena nutrición para todos. La FAO promueve una mayor inversión en el desarrollo agrícola y rural y ayuda a los gobiernos a establecer Programas Nacionales para la Seguridad Alimentaria destinados a los pequeños agricultores.

En la respuesta ante las emergencias y las actividades de rehabilitación, son decisivos los conocimientos técnicos de la FAO en materia de agricultura, ganadería, pesca y bosques. La FAO interviene con rapidez para restablecer la producción agrícola, fortalecer las estrategias de supervivencia de los afectados y permitir a la población reducir su dependencia de la ayuda alimentaria. La FAO también desempeña una función vital de prevención, preparación y alerta temprana.

ODM1 tiene 3 metas

  • Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas con ingresos inferiores a 1 dólar por día
  • Lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, incluidos las mujeres y los jóvenes
  • Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre