SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos

La mejora de la disponibilidad y calidad de datos ofrece soluciones sostenibles para la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos

29 Mar 2016

La Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos trabaja en el desarrollo de capacidades en la cadena de suministro de alimentos y en el ámbito institucional para el desarrollo de políticas basadas en pruebas, estrategias e inversiones de actores estatales y no estatales.

Los conocimientos se generan y difunden para facilitar, entre otros, el compromiso de varios actores por armonizar metodologías y soluciones efectivas y sostenibles entre las que se encuentran las inversiones que conllevan ingresos a corto, medio y largo plazo para las partes interesadas de los sistemas agrícolas y alimentarios, incluyendo al consumidor final. 

La pérdida y el desperdicio de alimentos representan pérdidas económicas para todos los actores de la cadena de suministro, consumidor final incluido. Asimismo, también representan un uso muy ineficiente de los recursos (p. ej., mano de obra, agua, energía y tierra), así como cambios climáticos e impactos sociales que podrían evitarse.

Los días 10 y 11 de septiembre de 2014, el Programa FAO-PNUMA sobre sistemas alimentarios sostenibles presentó un taller sobre Conocimiento e información para sistemas alimentarios sostenibles en la sede de la FAO en Roma. El talle contó con tres aportaciones que trataban directamente sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos:

  • Los datos del Consejo Indio de Investigaciones Agrícolas (ICAR, por sus siglas en inglés) muestran pérdidas de alimentos en diferentes operaciones agrícolas y en la cadena de suministro desde la puerta de la finca hasta el minorista en el caso de cereales, legumbres y semillas oleaginosas. Las pérdidas de alimentos fueron de un 3,9 a un 6 %, de un 4,3 a un 6,1 % y de un 2,8 a un 10 %, respectivamente. Las pérdidas de frutas y hortalizas se estimaron en de un 5,8 a un 18 % y de un 6,8 a un 12,5 %, respectivamente. La pérdida financiera total se valoró en 44 000  crores de IND (7 330 millones de USD).

  • El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) abarcó la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos en el contexto de sistemas alimentarios sostenibles basándose en un informe realizado por su Grupo de alto nivel (GANESAN). El CSA recomendó un entorno propicio basado en una jerarquía que favorezca la utilización frente al desperdicio (p. ej., prevención, recuperación y redistribución de alimentos inocuos y nutritivos entre la gente). El documento de la FAO analiza en primer lugar la configuración de las políticas mundiales y regionales, proporcionando así un marco conceptual para la recuperación y redistribución de alimentos inocuos y nutritivos para el consumo humano llevado a cabo por los bancos de alimentos (entre otros). Posteriormente, el documento describe las funciones que los bancos de alimentos puede desempeñar en el sistema alimentario, con pruebas basadas en cuestionarios de 44 países de la Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA) y de bancos de alimentos de la Red Global de Bancos de Alimentos (GFN, por sus siglas en inglés) sobre: a) número de personas asistidas (dimensión social); b) marcos institucionales, políticos y normativos de referencia; c) opciones para la implementación operativa. Concluye con las necesidades de los bancos de alimentos, como por ejemplo: asociaciones público-privadas; capacidad de implementación para afrontar una demanda social creciente; y herramientas para su monitorización y evaluación, incluyendo inocuidad alimentaria, calidad y nutrición.

  • La importancia de calibrar las pérdidas de alimentos se ha reiterado en la Agenda 2030 y su Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3. El objetivo de este documento es presentar diferentes iniciativas iniciadas por la FAO y sus socios para mejorar los conocimientos sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos y sus causas, así como para dotar a los actores de metodologías y herramientas adaptadas a sus necesidades. El trabajo incluye un marco con definiciones relacionadas con la pérdida y el desperdicio de alimentos; una metodología de estudios de casos sobre la cadena de suministro de alimentos; el trabajo de la FAO sobre el Índice de Pérdida de Alimentos Mundial como Indicador del Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3;  el Estándar y Protocolo de Medición de la pérdida y el desperdicio de alimentos (un trabajo de numerosas partes en el que la FAO participa como miembro del Comité Directivo); la Guía de prevención y reducción del desperdicio de alimentos y bebidas (un producto de la Iniciativa mundial sobre la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimento, su Campaña Piensa.Aliméntate.Ahorra y el Programa FAO-PNUMA sobre sistemas alimentarios sostenibles).

Share this page