Objetivos de Desarrollo Sostenible

Indicador 14.4.1 - Proporción de poblaciones de peces cuyos niveles son biológicamente sostenibles

Este indicador mide la sostenibilidad de la pesca de captura marina mundial por su abundancia. Una población de peces cuya abundancia es igual o superior al nivel que puede producir el rendimiento máximo sostenible se clasifica como biológicamente sostenible. Por el contrario, cuando la abundancia queda por debajo de este nivel, la población se considera biológicamente insostenible. El indicador medirá los progresos hacia la consecución de la meta 14.4 de los ODS.

De aquí a 2020, reglamentar eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas, y aplicar planes de gestión con fundamento científico a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible, al menos alcanzando niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible de acuerdo con sus características biológicas.

Proporción de poblaciones de peces cuyos niveles son biológicamente sostenibles, 1974-2017 (en inglés)

Impacto

Junto con los demás indicadores del ODD 14, ofrece una visión completa de la actividad marina, suministrando a los países datos sobre niveles óptimos de pesca, expansión de la acuicultura, y acceso equitativo y seguro a los recursos acuáticos vivos.

Principales resultados

La pesca contribuye de forma considerable a la seguridad alimentaria, los medios de vida y la economía a escala mundial. Sin embargo, si no se gestionan de modo sostenible, las poblaciones de peces pueden resultar sobreexplotadas, lo que afecta a las funciones ecosistémicas, reduce la biodiversidad y perjudica al desarrollo social y económico. Para lograr el desarrollo sostenible de la pesca, las poblaciones de peces deben mantenerse dentro de los límites de la sostenibilidad biológica: al nivel de abundancia que permita producir el rendimiento máximo sostenible o por encima de dicho nivel.
Sobre la base de la evaluación de la FAO, la proporción de las poblaciones de peces marinos de todo el mundo que se encuentran dentro de niveles biológicamente sostenibles descendió del 90 % en 1974 al 65,8 % en 2017. No obstante, la tendencia a la baja se ha frenado y parece haberse estabilizado desde 2008. Sin embargo, en el plano mundial, todavía no se han realizado progresos obvios hacia la consecución de la meta 14.4 de los ODS, que consistente en “restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible, al menos alcanzando niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible”. La elaboración y aplicación de planes eficaces de ordenación para restablecer las poblaciones sobreexplotadas exigirá una firme voluntad política y políticas adecuadas.

Geográficamente, existen grandes variaciones en la proporción de poblaciones de peces sostenibles. En 2017, el Mediterráneo y el Mar Negro siguieron registrando los porcentajes más elevados de poblaciones explotadas a niveles insostenibles (62,5 %), seguidos del Pacífico sudoriental (54,5 %) y el Atlántico sudoccidental (53,3 %). En cambio, el Pacífico centro-oriental, el Pacífico sudoccidental, el Pacífico nororiental y el Pacífico centro-occidental tenían la proporción más baja (entre el 13 % y el 22 %) de poblaciones explotadas a niveles biológicamente insostenibles.

Una combinación de reglamentos e infraestructura mejorados en las pesquerías con una ordenación intensiva ha demostrado resultados satisfactorios en la recuperación de determinadas poblaciones sobreexplotadas hasta alcanzar niveles biológicamente sostenibles. No obstante, en general, la adopción de estas medidas ha sido lenta, especialmente en numerosos países en desarrollo.

Compartir esta página