Mecanismo para Bosques y Fincas

Prestar apoyo a las organizaciones regionales y mundiales de productores forestales y agrícolas

El Mecanismo para Bosques y Fincas (FFF, por sus siglas en inglés) organiza periódicamente convocatorias de propuestas para apoyar a las Organizaciones de Productores Forestales y Agrícolas (OPFA) de ámbito mundial y regional. En el año 2019, el FFF se concentró en la forma en que las organizaciones pueden mejorar la prestación de servicios a sus miembros. Para esta colaboración se han seleccionado tres organizaciones (una en África, una en Asia y una en América Latina) y una red mundial; y el FFF ha otorgado subvenciones tras haberse demostrado que estas organizaciones pueden:

  • mejorar la incorporación de las cuestiones de género y/o apoyar la participación de la juventud;
  • promover o influir para lograr una gobernanza más inclusiva y procesos multisectoriales;
  • mejorar su capacidad para aumentar la iniciativa empresarial, el acceso a los mercados y la financiación y los servicios de desarrollo empresarial;
  • mejorar la prestación de servicios de mitigación, adaptación y resiliencia a escala de paisaje para el cambio climático;
  • aumentar su capacidad para un acceso mejor y más equitativo a los servicios sociales y culturales.

África

La Red de Organizaciones de Campesinos y Productores Agrarios del África Occidental (ROPPA, por sus siglas en francés) aglutina 147 organizaciones de base de productores en 15 países, cada una con su propia plataforma nacional. La misión principal de la ROPPA es asegurar que las políticas agrosilvopastoriles que se basan en el modelo de granja familiar garanticen la soberanía alimentaria.

En colaboración con el FFF, la ROPPA consolida el conocimiento de las organizaciones de productores en materia de gestión forestal sostenible, registrando ideas y prácticas innovadoras de las granjas familiares seleccionadas. En base al listado de innovaciones y de buenas prácticas que resulta, se organizan talleres de diálogo e intercambio para fortalecer el conocimiento de los demás miembros.

Otro objetivo de la ROPPA es influir directamente en las políticas agrosilvopastoriles y pesqueras a través de la preparación de documentos de opinión y de la organización de debates sobre la protección de las áreas forestales en el campo legislativo.

El último componente se centra en la promoción de productos forestales utilizables o comercializables para apoyar la protección de las zonas forestales de la comunidad. Las actividades de este componente se organizan para promover la participación de las mujeres y la juventud en ferias comerciales y fomentar las visitas de intercambio entre las de África occidental y las que se encuentran en una situación similar de otras regiones africanas.

Asia

La Asociación de Agricultores de Asia para el Desarrollo Rural Sostenible (AFA) es una alianza de 20 organizaciones nacionales de productores que cubre 16 países asiáticos, con una membresía de alrededor de 13 millones de afiliados. La meta de la AFA es fortalecer la capacidad de los líderes y del personal técnico de las organizaciones nacionales de productores para contribuir a erradicar la pobreza y el hambre, aumentar la resiliencia y desarrollar un sentido de bienestar para los agricultores familiares.

Con apoyo del FFF, la AFA fortalecerá las voces y la capacidad de promoción de los jóvenes y mujeres representantes de los productores de las OPFA. En el marco del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar, la AFA aboga por medios de vida sostenibles, resilientes, sensibles a las cuestiones de género y de la juventud, basados en la agrosilvicultura. Por ejemplo, los comités de jóvenes agricultores participarán en campamentos de liderazgo que les permitirá formular mejor los planes de acción de jóvenes agricultores en 10 países (Filipinas, Indonesia, Camboya, RDP Lao, Myanmar, Viet Nam, Nepal, la India, Mongolia y Kirguistán).

Sobre la base de los aspectos citados, la AFA afianzará las políticas intersectoriales, con múltiples partes interesadas, con mejor representación de los comités de jóvenes agricultores de las OPFA, organizando intercambios regionales y apoyando el desarrollo de campañas de comunicación para ofrecer recomendaciones a las instancias decisorias a fin de promover el espíritu empresarial entre los jóvenes.

América Latina

La Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) es un espacio de coordinación e intercambio entre 10 autoridades territoriales que manejan o tienen influencia en las principales zonas forestales de Mesoamérica. Los gobiernos indígenas y las organizaciones de silvicultura comunitaria, en la Alianza, tratan de fortalecer sus propios diálogos –centrados en la gestión comunitaria de los recursos naturales– tratando conjuntamente de influir en los gobiernos y en la cooperación internacional de tal forma que los derechos y beneficios de los pueblos indígenas y de los bosques comunitarios estén adecuadamente integrados en las estrategias para la conservación de la biodiversidad y el equilibrio climático.

En colaboración con el FFF, la Comisión de Género de la AMPB, trabajando en los espacios de interlocución más relevantes de la región, promueve políticas que ofrecen entornos empresariales positivos para las empresas de base. Entre otros aspectos se incluyen la creación de programas y productos financieros conforme a las exigencias de los grupos locales y sin elementos discriminatorios basados en etnia y género. A nivel global, las líderes de la AMPB abogan en eventos políticos clave tales como la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y plataformas conexas.

En el plano local, las organizaciones de mujeres indígenas participan en su autoempoderamiento para mejorar sus capacidades empresariales. Se incluyen, sin necesariamente limitarse a ellas, las siguientes actividades:

 

  • un nuevo plan de comercialización para las nueces Maya de Guatemala;
  • consolidación de los sistemas de indígenas de producción de hortalizas;
  • desarrollo de un plan empresarial nacional en Nicaragua;
  • expansión de los fondos para el banco de las mujeres Embará en Panamá.

 

 

Global programmes

World Rural Forum

The World Rural Forum (WRF) is made up of family farming federations and organizations and promotes family farming and sustainable rural development. Its work focuses on the fact that women represent an average of 43% of the agricultural labour force in developing countries but constitute less than 20% of landholders, and that almost 80% of the world’s extreme poor live in rural areas and work in agriculture.

With FFF support, WRF works with 6 regional member organisations, representing more than 35 million of family farmers: Central Africa (PROPAC, Plateforme Régionale des Organisations Paysannes d'Afrique Centrale), South and East Africa (ESAFF, Eastern and Southern Africa Small Scale Farmers’ Forum and REFACOF, Réseau des Femmes Africaines pour la gestion Communautaire des Forêts), Central America (PDRR, Programa de Diálogo Regional Rural), South America (COPROFAM, Confederación de Organizaciones de Productores Familiares del MERCOSUR), and Asia (AFA, Asian Farmers Association).

With FFF support, WRF strengthens the capacities of FFPOs to promote policy and legal frameworks conducive to the economic empowerment and livelihood resilience of rural women, seizing the opportunity of the implementation of the United Nations Decade of Family Farming 2019-2028 (UNDFF). WRF will also support FFPOs to strengthen advocacy capacities and their participation in local, national, regional, and global political dialogue spaces.

Global Alliance of Territorial Communities

The Global Alliance of Territorial Communities (GATC), is an alliance between the Alliance of Indigenous Communities of the Indonesian Archipelago (AMAN), the Mesoamerican Alliance of Forest Peoples (AMPB), the Coordination of Indigenous Organizations of the Amazon Basin (COICA), the Network for Sustainable Management of Forests in Central Africa (REPALEAC), and the Articulation of Indigenous Peoples of Brazil (APIB). In total, the Global Alliance represents indigenous peoples and local communities in 24 countries.

These alliances work together on five key messages:

  • The rights of indigenous peoples and local communities over the lands they occupy must be recognized
  • Any intervention in these territories must go through a process of free and informed prior consent
  • Direct access of their organizations to climate funds for the protection and management of these territories
  • Their leaders should not continue to be criminalized or killed
  • All policies developed in their territories must take into account their traditional knowledge

An example of the Global Alliance’s work is the Shandia initiative, which involves setting up financing mechanisms, such as the Mesoamerican Territorial Fund (FTM) to strengthen or create local capacity to absorb climate finance, such as the $1.7 billion in financing that was pledged to reach local communities directly at COP26.