Comité de Pesca
34 º Período de Sesiones, 1-5 de febrero de 2021
Roma, Italia

El Comité de Pesca (COFI), un órgano auxiliar del Consejo de la FAO, fue establecido por la Conferencia de la FAO en 1965.

Se trata del único foro intergubernamental mundial en el que los Miembros de la FAO se reúnen para examinar y considerar los temas y desafíos relacionados con la pesca y la acuicultura.

El COFI constituye un órgano singular al proporcionar periódicamente recomendaciones y asesoramiento en materia de políticas a nivel mundial a los gobiernos, los órganos regionales de pesca, las organizaciones de la sociedad civil y los agentes del sector privado y la comunidad internacional.

El Comité ha fomentado la formulación y aprobación de varios acuerdos vinculantes, así como de instrumentos no vinculantes, que han cambiado la manera en que el sector trabaja en pro de la sostenibilidad de los recursos (incluida la conservación de la biodiversidad).

34.º período de sesiones - Aspectos más destacados

34.º período de sesiones - Aspectos más destacados

En su 34.º período de sesiones, el COFI conmemorará el 25.º aniversario del Código de Conducta para la Pesca Responsable, un instrumento fundamental que ha venido orientando el esfuerzo por lograr la sostenibilidad de la pesca y la acuicultura en todo el mundo.

El 25.º aniversario tiene lugar en un momento difícil en el que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, las prácticas no reglamentadas y el aumento de la competencia por la utilización de zonas marinas y costeras están amenazando nuestros océanos y sus preciados recursos.

Es necesario adoptar medidas urgentes.

El Comité aprobará una Declaración en favor de la pesca y la acuicultura sostenibles en la que se esbozará una visión sobre la forma en que pueden utilizarse los recursos naturales acuáticos de manera más sostenible y eficaz con miras a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición.

Buscando soluciones basadas en la ciencia, innovaciones tecnológicas, avances en la cadena de valor y la libertad de acceso a los mercados, así como condiciones de trabajo seguras y decentes para todos los agentes del sector, la Declaración servirá de fundamento para una visión mundial relativa a la transformación de los ecosistemas azules, a medida que lentamente nos recuperamos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Algunos de los principales temas del programa del período de sesiones del COFI serán los siguientes: la situación actual de la pesca y la acuicultura, las repercusiones del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, la bioseguridad y el crecimiento sostenible de la acuicultura, el papel de la pesca en pequeña escala y los medios de vida de las comunidades costeras, y las operaciones pesqueras y piscícolas ilegales en el mar.


El consumo mundial de pescado ha aumentado un 122 % desde 1990.
La acuicultura y la maricultura son los sectores de más rápido crecimiento de la industria alimentaria mundial. Ambos desempeñan una función decisiva para satisfacer la demanda cada vez mayor de pescado de los consumidores.
Excluyendo las plantas acuáticas, la producción de la acuicultura ha aumentado un 527 % desde 1990.
El pescado es uno de los alimentos que más se comercializa a nivel internacional; su valor de exportación total en 2018 fue de 165 000 millones de USD, frente a los 36 000 millones de USD de 1990.
La pesca y la acuicultura no solo son importantes para la nutrición, sino que respaldan los medios de vida de alrededor del 10 % de la población mundial.
Se estima que el 97 % de las personas que dependen de la pesca para procurarse su sustento vive en países en desarrollo.
Las mujeres representan alrededor del 50 % de los trabajadores de los sectores pesqueros primarios y secundarios de las actividades posteriores a la captura y los servicios.
Los pescadores en pequeña escala se encuentran entre las personas más vulnerables del mundo y suelen recibir una parte más pequeña de los beneficios económicos del sector que los elaboradores y minoristas a los que abastecen
La pesca sostenible también tiene que ver con la salud de nuestros océanos y los medios de vida que sustentan.
Todos dependemos de los océanos para nuestra supervivencia. Sin embargo, no hay apenas conciencia de la estrecha relación entre la salud del océano y nuestro propio bienestar.
El océano se enfrenta a una gran variedad de amenazas: la contaminación, la pesca excesiva, el calentamiento mundial y la degradación de los ecosistemas.
Todos nuestros recursos marinos deberían evaluarse y gestionarse eficazmente y de manera que se reflejen la complejidad y singularidad de sus ecosistemas y hábitats.
Los datos indican que las poblaciones de peces se recuperan y prosperan cuando se ponen en marcha regímenes de gestión intensiva.
La gestión eficaz aumentará la sostenibilidad a largo plazo de las prácticas de la pesca de captura y la acuicultura y podría incrementar la producción mundial un 15 % de aquí a 2030.

Publicaciones clave