FAO.org

Inicio > Tierras y Aguas > Tierra
Tierras y Aguas

Tierra

La tierra es la base para la agricultura y otros usos de tierra en el área rural, comprendiendo suelos, clima, vegetación, topografía y otros recursos naturales. La ONU define la tierra como “un área delineable de la superficie terrestre del planeta tierra, que comprende todos los atributos de la biósfera inmediatamente sobre o debajo de esta superficie incluyendo aquellos del clima cercano a la superficie, las formas del suelo y terreno, la hidrología superficial (incluyendo lagos someros, ríos, ciénagas y pantanos), las capas sedimentarias cercanas a la superficie y las reservas de agua subterránea asociadas, la población de plantas y animales, el diseño de asentamientos humanos y los resultados físicos de actividad humana pasada y presente”

El término “recursos de la tierra” comprende los componentes físicos, bióticos, ambientales, de infraestructura y socio-económicos de una unidad natural de la tierra, incluyendo recursos de agua dulce superficial y cercana a la superficie importantes para el manejo. La interacción entre los componentes de los recursos de la tierra es vital para la determinación de la productividad y sostenibilidad de los agro-ecosistemas. La resiliencia del sistema para resistir y adaptarse a cambios y fluctuaciones naturales (ej. variabilidad y cambio climático) e inducidas por el hombre (ej. manejo del uso de la tierra) es determinada por el estado y la resistencia de los componentes de los recursos de la tierra y sus interacciones.

La FAO responde a la necesidad de incrementar la producción de alimento a partir de la base de un recurso natural degradado apoyando la restauración de la productividad de la tierra y los servicios ecosistémicos. La disponibilidad oportuna de información del estado de, y tendencias de, los recursos de la tierra y las interacciones entre los humanos y los ecosistemas son cruciales para la toma de decisiones de agricultores, autoridades locales y provinciales, y gobiernos nacionales. 

La FAO apoya a países en la restauración de la productividad, combatiendo la degradación de la tierra y manteniendo los servicios ambientales de los recursos de la tierra mediante (entre otras cosas):

  • evaluando el estado de, y las tendencias en, los recursos de la tierra;
  • desarrollando herramientas para la planificación de los recursos de la tierra y sistemas de gobernabilidad y apoyo en decisiones;
  • manejando e implementando SLM a la escala de granjas, paisaje y nacional;
  • monitoreando y evaluando impactos; y
  • manejando el conocimiento para informar mejor a los tomadores de decisiones y actores y para influir en los procesos de preparación de políticas.