Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura





Consciente de la importancia de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura y, por ende, para la seguridad alimentaria mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) creó la Comisión en 1983. El mandato inicial de la Comisión ―ocuparse de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura― fue ampliado en 1995 para que incluyese todos los componentes de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura.

Desde hace 30 años, la Comisión constituye un foro intergubernamental único con el fin de alcanzar un consenso mundial sobre las políticas importantes para la biodiversidad para la alimentación y la agricultura. La Comisión ha preparado evaluaciones globales y ha negociado planes de acción mundiales, códigos de conducta y otros instrumentos pertinentes para la conservación y el uso sostenible de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura.

Consulte nuestras entrevistas para conocer la diversidad de opiniones sobre los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura, los logros del pasado y el trabajo presente y futuro de la Comisión.


Biodiversidad para la seguridad alimentaria y la nutrición

Descargar

La biodiversidad para la alimentación y la agricultura constituye uno de los recursos más importantes de la Tierra. Cultivos, ganado, organismos acuáticos, árboles forestales, microorganismos e invertebrados: miles de especies y su variabilidad genética, componen el entramado de la biodiversidad de la que depende la producción alimentaria mundial.

La biodiversidad es indispensable, ya se trate de los insectos que polinizan las plantas, las bacterias microscópicas usadas para elaborar los quesos, las diferentes razas de ganado utilizadas para ganarse la vida en entornos inhóspitos, o las miles de variedades de cultivos que sostienen la seguridad alimentaria en todo el mundo. La biodiversidad es esencial para lograr la diversidad nutricional en las dietas ―una cesta de alimentos variados―que es importante para la salud y el desarrollo humanos.

Sin embargo, la biodiversidad, y en particular la diversidad genética, se está perdiendo a un ritmo alarmante. Las amenazas a la diversidad genética comprenden:

  • la priorización del desarrollo y el uso de sólo unas pocas variedades de cultivos comerciales y razas de ganado, descuidando las variedades y razas adaptadas localmente y sus importantes características;
  • los efectos de la creciente presión demográfica;
  • la pérdida de hábitats naturales y la degradación ambiental, incluyendo la deforestación, la desertificación y la modificación de cuencas fluviales;
  • el cambio climático.

Los recursos genéticos constituyen las materias primas de que disponen las comunidades locales y los investigadores para aumentar la producción de alimentos y mejorar la calidad de éstos. La erosión de estos recursos priva a la humanidad de medios potenciales para adaptar la agricultura a las nuevas condiciones socioeconómicas y ambientales. Si las plantas, animales, microorganismos e invertebrados son capaces de adaptarse y sobrevivir cuando sus entornos cambian, es gracias a su variabilidad genética. Mantener y utilizar una amplia gama de la diversidad, tanto la diversidad entre las especies como la diversidad genética intraespecífica, significa, pues, mantener la capacidad de responder a los desafíos del futuro. Por ejemplo, las plantas y los animales que son genéticamente tolerantes a altas temperaturas o a las sequías, o resistentes a las plagas y enfermedades, son de gran importancia en la adaptación al cambio climático.

Mantener la biodiversidad para la alimentación y la agricultura constituye una responsabilidad mundial. A medida que más y más países tratan de diversificar y adaptar sus sistemas de producción agrícola y alimentaria, el intercambio de recursos genéticos y la interdependencia de los países aumentan. Con el cambio climático, la conservación y la utilización sostenible de la diversidad genética son más importantes que nunca. El reto de la conservación y la utilización sostenible de los recursos genéticos se extiende a todos los continentes y ecosistemas y exige una respuesta amplia. La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura es el único foro internacional que se ocupa específicamente de todos los componentes de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura (es decir, las plantas, los animales, los recursos acuáticos, los bosques, los microorganismos y los invertebrados). Esta plataforma internacional única promueve un mundo sin hambre al fomentar el uso y el desarrollo de toda la variedad de recursos de la biodiversidad importantes para la seguridad alimentaria y la mitigación de la pobreza rural.