Comisión de recursos genéticos para la alimentacíon y la agricultura
Recursos genéticos forestales





SOLUCIONES PARA UNA ORDENACIÓN FORESTAL SOSTENIBLE

 

Los bosques cubren el 30 % del área de tierra del mundo y constituyen el hábitat de innumerables especies. Estos ecosistemas complejos también son cruciales para los medios de vida y para el desarrollo económico y social, ya que proporcionan alimentos y materias primas para la construcción, la producción de energía y la fabricación. También son fundamentales para la protección del medio ambiente y para la conservación de los recursos naturales. Los bosques contienen más carbono que la atmósfera. En un mundo que se enfrenta al cambio climático, los bosques —con su doble función como productores y sumideros de carbono— adquieren una nueva importancia.

La diversidad genética constituye la base de la evolución de las especies de árboles forestales y ha permitido que los bosques y los árboles se adapten a condiciones adversas y cambiantes, proceso que ha dado lugar a una gama única e insustituible de recursos genéticos forestales.

La inmensa mayoría de los recursos genéticos forestales siguen siendo desconocidos, especialmente en los bosques tropicales. Las estimaciones del número de especies arbóreas varían de 80 000 a 100 000; sin embargo, las que se han estudiado en alguna profundidad atendiendo a su potencial actual y futuro no llegan a 500. Hasta hace poco, los estudios se centraban en las pocas especies que se consideraban más adecuadas para producir madera, fibra y combustible en las plantaciones y los sistemas agroforestales. No obstante, cada vez existe más conciencia del valor crítico de la diversidad genética forestal por sí misma y como base para hacer frente a desafíos mundiales como el cambio climático.

Como resultado de la presión ejercida sobre las tierras forestales y de la utilización insostenible de los recursos, el gran potencial de la diversidad genética forestal se encuentra en riesgo de perderse para siempre sin haber llegado a identificarse y mucho menos a aprovecharse. La pérdida y la degradación de los bosques siguen siendo importantes preocupaciones de alcance mundial a pesar de los enormes esfuerzos que se han llevado a cabo para promover la ordenación forestal sostenible.

Amenazas para la diversidad genética forestal

Deforestación
Cada año se pierden 13 millones de ha de bosques, principalmente a través de su conversión a otros usos de la tierra. Si bien esta pérdida queda compensada en parte por los 5,7 millones de ha que son objeto de restauración forestal y forestación al año, la Tierra sigue perdiendo unos 200 km2 de bosques al día. Dado nuestro desconocimiento general de los recursos genéticos forestales, resulta imposible calcular la magnitud exacta de la pérdida genética que se deriva de la deforestación y la degradación forestal. Sin embargo, no cabe duda de que la erosión genética está teniendo lugar en muchos lugares.

Cambio climático
El cambio de los regímenes meteorológicos está alterando las condiciones de crecimiento de las especies forestales, así como la dinámica de poblaciones de las plagas y enfermedades que las atacan. En el Canadá, los inviernos fríos solían dificultar la difusión del escarabajo barrenador pero ahora, como los inviernos son más cálidos, este insecto está extendiéndose a nuevas zonas y atacando pinos que no tienen mecanismos de resistencia frente a él. Como ilustra este ejemplo, la mejora de los conocimientos de la diversidad genética forestal, entre ellos los relativos a la resistencia genética a las plagas, es cada vez más importante en la ordenación forestal.

Ordenación forestal sostenible
Los recursos genéticos forestales en primer plano

La comprensión y la gestión de la diversidad genética de las especies forestales son importantes en todos los tipos de bosques. El seguimiento de la diversidad de las poblaciones de árboles en bosques primarios puede mejorar nuestro conocimiento del modo en que se proporcionan bienes forestales y servicios ecosistémicos. En las plantaciones y los sistemas agroforestales, las poblaciones de árboles se someten a una selección y un mejoramiento genéticos intensivos.

Para gestionar sosteniblemente los bosques es necesario entender mejor las características específicas de las especies forestales y su diversidad genética. Las especies forestales son generalmente longevas y muy diversas. Una determinada especie puede darse de manera natural en una gran variedad de condiciones ecológicas. Además, las especies forestales han evolucionado durante varios períodos de cambio climático y su variabilidad genética hace que sean capaces de adaptarse a nuevas condiciones climáticas. Los árboles también tienen varios mecanismos para diseminar las semillas de forma natural que les permiten migrar a lugares muy lejanos. No obstante, en el caso de muchas especies es posible que ni siquiera esta capacidad sea suficiente para permitirles sobrevivir en las zonas climáticas en rápida evolución de la actualidad.

Las especies forestales suelen gestionarse con prolongados períodos de rotación (tiempo comprendido entre la regeneración y la corta), que en el caso de las especies de crecimiento rápido es de entre 5 y 10 años y en el de las especies de crecimiento más lento, de hasta 150 o 200 años. Con el cambio climático ya no puede darse por supuesto que las condiciones de crecimiento de dentro de 100 años sean las mismas que las de hoy en día; por ello la necesidad de adaptación a los cambios que tienen lugar durante períodos de rotación prolongados será una consideración cada vez más importante en la ordenación forestal.

La diversidad genética forestal ha proporcionado el potencial para la adaptación en el pasado y tendrá que volver a hacerlo a medida que nos enfrentamos al desafío de mitigar nuevas variaciones climáticas o de adaptarnos a ellas. Para mantener los procesos evolutivos y la diversidad genética en las poblaciones de especies forestales se requiere un planteamiento de “conservación dinámica de genes”. Tal planteamiento puede basarse en la gestión de las poblaciones de árboles en el entorno al que están adaptadas (in situ) o en la utilización dinámica de poblaciones de árboles que se han extraído de sus hábitats naturales (ex situ).

En las últimas décadas, los países han establecido zonas protegidas, como áreas de conservación de germoplasma forestal. Sin embargo, la selección, la ordenación y el seguimiento de dichas zonas se podrían beneficiar en general de la mejora de la planificación y la coordinación, lo que permitiría conservar más eficazmente la diversidad genética de las especies que se distribuyen por varios países o regiones. El intercambio de información, metodologías y experiencias y la coordinación de esfuerzos serán cruciales en este sentido.

La utilización sostenible de los recursos genéticos forestales, incluida la selección correcta de semillas forestales y la gestión del germoplasma, es fundamental para la ordenación de las plantaciones forestales. La correspondencia correcta de las especies y el origen de las semillas con las condiciones geográficas, en combinación con la silvicultura apropiada, puede mejorar la productividad en más del 20 %. Los recursos genéticos forestales proporcionan rasgos que incrementan la productividad, mejoran la calidad de los productos y permiten la adaptación a factores estresantes bióticos y abióticos.

La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura
La integración del potencial de los recursos genéticos forestales

En el campo de la ordenación de los recursos genéticos forestales se están llevando a cabo cambios importantes. Aunque tradicionalmente se centraba en los aspectos técnicos de la conservación genética, la mejora de los árboles y el suministro de semillas, se está ampliando para incluir la provisión de servicios ecosistémicos. Los avances científicos en materia de biotecnología y la evolución jurídica en relación con el intercambio de recursos genéticos están creando nuevos desafíos y oportunidades que dan lugar a la necesidad de contar con un entorno de políticas favorable.

La Comisión se encuentra en buenas condiciones de vincular la ordenación de los recursos genéticos forestales a las cuestiones de políticas de ámbito mundial y de integrarla en estrategias intersectoriales. Como parte de su Programa de trabajo plurianual, la Comisión dirigió la preparación de El estado de los recursos genéticos forestales en el mundo.

En El estado de los recursos genéticos forestales en el mundo  se reconoce que los recursos genéticos forestales contribuyen notablemente al desarrollo sostenible mediante la provisión de madera, alimentos, combustible y varios servicios ambientales. En el informe se evalúan el estado y las tendencias de los recursos genéticos forestales a nivel mundial tomando como base informes nacionales y síntesis regionales. Los temas tratados en el informe incluyen el estado de la conservación y la gestión de los recursos genéticos forestales, las tendencias que afectan al sector forestal y sus implicaciones para los recursos genéticos, los marcos institucionales y de políticas para la conservación y la gestión de los recursos genéticos forestales, el estado de los conocimientos sobre las tecnologías actuales y emergentes y las necesidades futuras y las respuestas necesarias. El proceso de preparación del informe contribuyó a determinar las prioridades reflejadas en el Plan de acción mundial para la conservación, la utilización sostenible y el desarrollo de los recursos genéticos forestales