FAO.org

Inicio > Themes_collector > Nutrición > Educación > Guías alimentarias basadas en alimentos > Antecedentes > Guías alimentarias y sostenibilidad
Guías alimentarias basadas en alimentos

Guías alimentarias y sostenibilidad

©Alex Webb/Magnum Photos for FAO

La necesidad de cambiar a dietas y sistemas alimentarios más sostenibles es cada vez más evidente, pero ciertamente no es fácil de lograr. Según la definición de la FAO, la sostenibilidad de las dietas va más allá de la nutrición y el medio ambiente e incluye dimensiones económicas y socioculturales. Esto muestra la complejidad.

En la última década, más y más países han comenzado a incorporar consideraciones de sostenibilidad en sus políticas alimentarias y programas de educación del consumidor. Dadas las implicaciones normativas y programáticas de las guías alimentarias, el desarrollo y la integración de recomendaciones que promuevan prácticas y elecciones alimentarias específicas han sido una estrategia obvia para abordar la sostenibilidad, principalmente en sus dimensiones nutricional y ambiental.

Dichas recomendaciones incluyen, por ejemplo: tener una alimentación basada principalmente en alimentos de origen vegetal, preferir alimentos locales y de temporada, reducir el desperdicio de alimentos, consumir pescado de reservas sostenibles solamente y reducir el consumo de carne roja y procesada, alimentos altamente procesados ​​y bebidas azucaradas.

La publicación conjunta de FAO y la Food Climate Research Network: Plates, pyramids, planet proporciona una revisión en profundidad de la situación de cómo los países incorporan la sostenibilidad en sus guías.

Los ejemplos de pautas nacionales que abordan cuestiones de sostenibilidad se pueden encontrar en "enlaces útiles" en la columna del lado derecho de esta página. La FAO no respalda necesariamente las opiniones expresadas en los documentos y sitios web externos.

Las dietas sostenibles son aquellas que generan un impacto ambiental reducido y que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a que las generaciones actuales y futuras lleven una vida saludable. Además protegen y respetan la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, accesibles, económicamente justas y asequibles y nutricionalmente adecuadas, inocuas y saludables, y optimizan los recursos naturales y humanos. 
FAO, 2010, Dietas sostenibles y biodiversidad [en inglés]