FAO Technical Cooperation Programme Home Page
Quiénes somos Categorías PCT en acción Recursos Premio Saouma
Namibia
Venezuela
Líbano
Cuba
Croacia
Chine
Egipto
Islas del Pacifico
Nicaragua
Gripe aviar
Chile
Bangladesh
Guinea
Kosovo, Serbia Y Montenegro
Níger
Uganda

AGRICULTURA DE CONSERVACIÓN EN EL NORTE DE KAZAJSTÁN

Las vastas llanuras del norte de Kazajstán, que pertenecen a la región conocida como Siberia, están caracterizadas por severas condiciones climáticas. Largos y fríos inviernos con temperaturas que alcanzan los -20oC y bajas precipitaciones del orden de los 200-300 mm por año hacen que la agricultura sea una empresa difícil y arriesgada. Sin embargo, bajo el régimen soviético la región fue una importante área de producción de trigo de alta calidad. El área total bajo cultivo en aquellos tiempos en el norte de Kasajstán era de 23 millones de hectáreas que producían alrededor de 24 millones de toneladas de trigo. Sin embargo, el cultivo intensivo le cobró su precio a los originariamente muy fértiles suelos. La degradación del suelo se convirtió en un serio impedimento a la producción agrícola. Más del 50% de la materia orgánica del suelo se ha perdido desde que se inició la cultivación, resultando en una compactación del suelo, pérdida de nutrientes y erosión debida a los vientos y al agua. A raíz de la pérdida de rentabilidad del cultivo de trigo y de las consecuencias del colapso de la Unión Soviética el área de producción de trigo disminuyó a 11 millones de ha. Grandes extensiones agrícolas del norte de Kasajstán fueron abandonadas. Los problemas de fertilidad de los suelos y de rentabilidad de los cultivos fueron agravados por el antiguo y obsoleto stock de maquinarias, todos los cuales juntos llevaron a la reducción del área cultivable. Los nuevos agricultores privados y las nuevas empresas agrícolas que nacieron de las cooperativas anteriormente pertenecientes al Estado tuvieron dificultades para mantener en función las viejas máquinas agrícolas o para invertir en nuevos equipos. En esta situación fue solicitada la asistencia del Programa de Cooperación Técnica de la FAO con el fin de mejorar la rentabilidad del cultivo del trigo de la región y para reducir el impacto ambiental de los cultivos sobre los recursos de tierras.

El enfoque técnico elegido es conocido como agricultura de conservación, la cual está basada en los siguientes tres principios:

• Mínimo disturbio del suelo, idealmente no-labranza y siembra directa.
• Copertura permanente del suelo con residuos o cultivos de protección, idealmente con el 100% de cobertura del suelo.
• Rotación de cultivos diversificada.

El proyecto se concentró en los dos primeros de estos tres principios. Las sembradoras locales se modificaron para permitir la siembra directa del trigo en los suelos no preparados. Los componentes para la modificación fueron en parte importados y en parte producidos localmente a fin de proporcionar también una opción de bajo costo. Los residuos de los cultivos fueron dejados en el campo en lugar de ser quemados, mezclados con el arado o de ser usados como pasto. Durante el período de barbecho, que a menudo se introduce entre dos cultivos para poder acumular agua, la eliminación de malas hierbas fue llevada a cabo en forma química en lugar de la cultivación repetida. A los agricultores participantes se les sugirió producir otros cultivos además del trigo a fin de obtener una rotación de cultivo más diversificada. Con el Ministerio de Agricultura y la recién formada Unión Kazaka de Agricultores se seleccionaron cuatro áreas de cultivo piloto, distribuidas estratégicamente sobre diferentes partes del norte de Kazajstán, y el concepto de agricultura de conservación antes mencionado fue introducido en áreas demostrativas de 200 ha en cada granja. La formación intensiva, los viajes de estudio, las visitas a las granjas y los días de práctica en el campo dieron el resultado de una buena promoción del concepto. La Unión de Agricultores del Kazajstán fue un elemento muy importante en la transferencia de esta tecnología. Los resultados de la agricultura de conservación en todas las granjas fueron muy alentadores. Con muy pocas excepciones las cosechas se incrementaron, aunque al principio sólo en escasa medida, pero los costos de la producción, especialmente en combustible y operación de maquinarias, se redujeron. La rentabilidad general de la agricultura de conservación fue alentadora y las mejoras de la fertilidad de los suelos fueron apreciables. En el curso de un año particularmente seco las áreas bajo agricultura de conservación dieron mejor resultado que las áreas convencionales.

Al final del proyecto todas las granjas del proyecto habían incrementado su área bajo la agricultura de conservación y los agricultores comenzaron a comprar equipos adicionales de no-labranza presentando planes para convertir totalmente sus granjas, en el plazo de 2-3 años, en áreas de la agricultura de conservación. Otros agricultores demostraron interés y el gobierno alentó la adopción de la agricultura de conservación a través de una política oficial para convertir las áreas de cultivo del trigo del norte de Kazajstán en áreas de agricultura de conservación en un período de diez años. Las políticas de fortalecimiento de este programa incluyeron subsidios para la producción local de los desecantes usados para el barbecho químico y líneas de crédito para comprar el equipo de no-labranza. El proyecto produjo un manual de agricultura de conservación que ha sido ampliamente distribuido entre la comunidad agrícola de Kazajstán.

Nuevos proyectos para la rehabilitación de áreas de tierras abandonadas y pastizales degradados acogieron las tecnologías de la no-labranza y siembra directa para recuperar las tierras sin ararlas. El proyecto de la FAO terminó en 2004. Actualmente, dos años después, la agricultura de no-labranza está experimentando un boom en el norte de Kazajstán. El número de diferentes sembradoras de no-labranza importadas en el país está creciendo constantemente y las ferias de maquinaria para la agricultura se organizan cada año. Los agricultores están invirtiendo en sus empresas y están saliendo el círculo vicioso de la pobreza. El área total bajo tecnología de no-labranza en Kazajstán fue de 1 790 600 ha en 2006, según el Ministerio de Agricultura. La parte principal de esta tierra bajo tecnología de no-labranza está en el norte de Kazajstán, a saber 1 311 300 ha. El Ministerio anticipa un aumento del área de no-labranza en el 2007 del orden de 2 847 000 ha en Kazajstán y de 2 114 000 ha en el norte de Kazajstán.


Siembra directa de trigo en el norte de Kazajstán


Modificaciones de equipos para siembra de no-labranza en un proyecto agrícola

Enlaces útiles



Perfil político de

print Página inicial de PCT    Página inicial de CT    Página inicial de la FAO    Contáctenos    © FAO, 2014