Plataforma de conocimientos sobre agricultura familiar

Las Marías del campo: sembrando agua y cosechando vida

María

María vive en el Valle de Jequitinhonha, en el norte interior de Minas Gerais, una región que había sido rica y gran productora de oro, pero que ahora estaba plagada de hambre y pobreza. El paisaje que solía ser verde y vivo, se había vuelto gris y triste. La vida dura y difícil se reflejaba en las marcas que el tiempo había dejado en los rostros de la población local, en su piel arrugada y en sus manos encallecidas.

María miraba por la ventana como si estuviera esperando la llegada de alguien, pero afuera solo se encontraba el sol abrasador que iluminaba el polvo que se levantaba con el viento caliente arremolinándose. Hacía mucho que no llovía.

El Valle de Jequitinhonha, donde nació María, había sido contaminado por la minería y la extracción ilegal de arena. Había pasado por un largo proceso de deforestación y hoy los ríos de la infancia de María solo corrían cuando llovía. En treinta años ella había visto desaparecer más de setenta arroyos. Sin agua, no había como sobrevivir y cuando se acabó el agua, mucha gente abandonó el lugar.