Lanzamiento del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014

Las familias lo comparten todo. Comparten su espacio vital y sus comidas. Comparten sus aspiraciones, sueños, éxitos y fracasos.Tanto en el mundo desarrollado como en desarrollo, las familias agrícolas disfrutan de los beneficios de repartir también la carga de trabajo. La agricultura familiar, con más de 500 millones de explotaciones en el mundo, es la forma predominante de agricultura, y está unida de forma indisociable a la seguridad alimentaria mundial.

Idealmente, mujeres y hombres deberían tener el acceso y el apoyo necesario para dedicarse a la producción de alimentos, mientras que sus hijos realizan tareas apropiadas para niños tras la escuela y el tiempo de juego.

Las familias agrícolas juegan un papel central en asegurar la sostenibilidad y la conservación de la biodiversidad. Forman parte de redes territoriales y culturas locales, e impulsan la economía local gastando sus ingresos en mercados locales y regionales principalmente.

Sin embargo, más del 70% de la población que sufre inseguridad alimentaria la componen agricultores familiares de áreas rurales de África, Asia, Latinoamérica y Cercano Oriente. No pueden alcanzar todo su potencial de producción por carecer de acceso a los recursos naturales, al crédito, a las políticas y a las tecnologías que necesitan.

Por esto 2014 ha sido declarado Año Internacional de la Agricultura Familiar. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) fue invitada a facilitar su implementación en colaboración con gobiernos, agencias internacionales de desarrollo, organizaciones campesinas y otros organismos pertinentes del sistema de Naciones Unidas, así como ONGs. Porque con las políticas agrícolas, ambientales y sociales adecuadas, la agricultura familiar puede contribuir de forma decisiva a la erradicación del hambre y la pobreza, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente y  alcanzando un desarrollo sostenible.