Los agricultores familiares son clave para erradicar el hambre en África

La inversión en la mejora de la productividad agrícola y la participación de los jóvenes, pequeños propietarios y agricultores familiares son algunos de los ámbitos prioritarios clave identificados por la Conferencia Regional de la FAO para África como necesarios para acelerar la transformación agrícola y erradicar el hambre en la región.

Los delegados reafirmaron su compromiso con el desarrollo agrícola y la agricultura familiar durante la Conferencia Regional para África celebrada la semana pasada con la presencia de ministros de Agricultura y altos funcionarios gubernamentales de los países miembros de la FAO en la región, así como miembros de la sociedad civil y otros socios.

Lograr estas prioridades depende del intercambio de conocimientos y experiencias relacionadas con el desarrollo de políticas y la implementación de programas para definir lecciones aprendidas y mejores prácticas para el futuro. Es también muy importante reconocer el papel de la agricultura frente a los desafíos interconectados relacionados con la economía rural y el desarrollo socioeconómico.

La Conferencia regional pidió a los Estados miembros que intensifiquen sus esfuerzos para hacer frente a los desafíos que tienen los agricultores familiares en relación con la productividad, los ingresos y la seguridad alimentaria. Estos esfuerzos incluyen la inversión sostenida en investigación agrícola, el apoyo a las organizaciones y cooperativas de agricultores para lograr economías de escala, el desarrollo de instrumentos financieros y programas de protección social selectivos e instrumentos de gestión de riesgos para aumentar la resiliencia. También se mencionó la integración de metas nutricionales y de agricultura orientada a la nutrición en los planes del sector agrícola, así como el aumento de las inversiones públicas en la agricultura.

La FAO continuará apoyando a los países miembros y las comunidades económicas regionales en el fortalecimiento de sus capacidades para responder a las prioridades locales, así como en la gestión del riesgo y el cambio climático. Aquí se incluyen fortalecer la integración de los mercados, análisis y difusión de los procedimientos y métodos para evaluar los gastos públicos destinados al sector agrícola, mejorar la formulación e implementación de los marcos jurídicos que gobiernan la tenencia de la tierra y promover la investigación y el desarrollo tecnológico.

02/04/2014