Echa un vistazo a esta infografía sobre el impacto del auge de la quinua en los agricultores familiares y a pequeña escala de Bolivia

Nuevos hallazgos basados en los resultados de encuestas a 100 familias en el sur de Bolivia ponen de relieve los beneficios del auge de la quinua en la región.

Enrico Avitabile, doctorando en Economía Ambiental y del Desarrollo en la Universidad Roma Tre, entrevistó los agricultores en el Salar de Uyuni de Bolivia, el lugar de la mayor producción de quinua real del mundo, entre diciembre de 2012 y marzo de 2013.

Potencial

La mayoría de la quinua se produce en pequeñas explotaciones familiares en Ecuador, Bolivia y Perú.

En los últimos años el interés mundial en la quinua se ha incrementado enormemente. Gracias, en parte, al Año Internacional de la Quinua 2013, este cultivo antes olvidado y con un enorme potencial ha ocupado el centro de la atención mediática. Dando gran impulso a la economía local, el impacto sobre los agricultores locales a pequeña escala ha sido notable.

Según este estudio, el 81% de los campesinos entrevistados asegura que la quinua es su principal fuente de ingresos, mientras que casi todos los agricultores definen el nivel de precios actual como adecuado. El auge del mercado de la quinua garantiza mejores ingresos y acceso al crédito para las familias y permite a los campesinos acceder a mano de obra y maquinaria complementaria. Esto, a su vez, conduce a una mejora de los activos básicos (viviendas, servicios sanitarios, etc) y a la posibilidad de una mejor educación. El efecto combinado de mejores condiciones de vida e inversiones públicas en infraestructura contribuyen a revertir las grandes corrientes migratorias (especialmente de jóvenes) que afligieron a esta zona hace apenas unos años.

Uno de los puntos clave planteados del estudio es si la presión de la demanda externa puede poner en riesgo la seguridad alimentaria en Bolivia. Para responder a esta pregunta es necesario examinar de cerca las relaciones entre los precios de la quinua, exportación y consumo interno.

Hay que decir que el consumo de quinua en las zonas rurales es ahora menor que en el pasado, cuando las familias solían comer quinua “tres veces al día, siete días a la semana". Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que la quinua todavía se consume en cantidad adecuada y que la dieta local es mucho más variada. El incremento de la demanda de quinua ha llevado a un aumento en el crédito y el comercio informal. Ello garantiza un acceso más fácil a alimentos que antes eran inaccesibles (tanto geográfica como económicamente). De hecho, los agricultores locales dicen que sus condiciones alimentarias han “mejorado, gracias a la quinua”.

A medida que la quinua se encuentra más fácilmente disponible en tiendas y supermercados, su consumo en zonas urbanas está aumentando rápidamente, de 0,35 kg/año en 2008 a 1,11 kg/año en 2012.

Desafíos

El auge de la quinua también plantea algunos desafíos, incluyendo la degradación del suelo y la reducción de las variedades cultivadas.

Más del 50 por ciento de los agricultores consideran que el suelo es más pobre en comparación con hace tres años. Esto tiene un impacto en otras actividades agrícolas, por ejemplo, la proporción del número de llamas por hectárea cultivada ha disminuido en los últimos años.

Además, solo tres variedades abarcan más del 75 por ciento de toda la producción ya que son las más demandadas por el sector exportador. Esta reducción de las variedades cultivadas se asocia con una reducción de la biodiversidad (a pesar de que la gente en las aldeas todavía aprecia las diferencias entre variedades).

Mirando hacia el futuro

Al mirar hacia el futuro de la quinua y de los agricultores familiares encargados de su producción, es importante establecer cómo el auge de este cultivo puede continuarse de una manera sostenible. Mayores esfuerzos en el desarrollo del mercado nacional a través de políticas públicas, tales como programas de alimentación, garantizarán un mayor acceso a este alimento nutritivo para todos los bolivianos. El desarrollo de la agroindustria podría crear nuevas oportunidades para el cultivo, que actualmente se exporta solamente como grano perlado, con poco valor añadido. Por otra parte, la conciliación de la demanda del mercado y la conservación de la diversidad genética puede contribuir a la promoción de la quinua como producto con propiedades variadas y un amplio abanico de usos (medicinales, cosméticos, etc.)

Podría ser también beneficiosa una mayor integración y colaboración entre los diferentes actores de la cadena de la quinua. Las empresas exportadoras privadas son más activas en el desarrollo de nuevos productos y tecnologías, mientras que las asociaciones de productores están más vinculadas a la vida en las comunidades (mejor equipados para manejar las cuestiones ambientales).

Por último, es importante no separar la producción de quinua de otras actividades realizadas tradicionalmente en la zona sur del Altiplano, como la cría de llamas (el estiércol es necesario para fertilizar el suelo), y la asociación prometedora entre la producción de quinua y el ecoturismo (la región del Salar es una de las atracciones más visitadas de Bolivia). 

Así que, a la vez que cuidas tu salud consumiendo este nutritivo cultivo, puedes estar seguro de que comprando quinua, también mejoras las vidas de los pequeños agricultores andinos.

Como se indica en la Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria de Bolivia, la quinua es “un producto estratégico para la seguridad alimentaria y una gran oportunidad para la exportación”. 

 Ver infografía

 

 

 

 

Fuentes:

AVSF (2009) Quinua y territorio, La Paz, Bolivia

Fundación FAUTAPO (2012) Atlas productivo de la quinua real. La Paz, Bolivia

Laguna P. (2011) Mallas y Flujos. Acción colectiva, cambio social, quinua y desarrollo regional indígena en los Andes bolivianos. Wageningen University, Wageningen, ISBN 9789085859604, libro. http://edepot.wur.nl/188049

Medrano A.M., Torrico J.C. (2009) Consecuencias del incremento de la producción de quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) en el altiplano sur de Bolivia, CienciAgro Vol.1 Nr.4 (2009) 117-123

Ofstehage A. (2012)The construction of an alternative quinoa economy: balancing solidarity, household needs, and profit in San Agustìn, Bolivia, Agriculture and human values, 2012

Rojas W, Soto JL, Pinto M, Jäger M, Padulosi S. (2010). Granos Andinos. Avances, logros y experiencias desarrolladas en quinua,cañahua y amaranto en Bolivia. Bioversity International, Roma, Italia.

Rojas W., Soto J.L and Carrasco E. (2004)Estudio de los impactos socials, ambientales y economicos de la promocion de la quinoa en Bolvia. PROINPA, 2004