Cerrar la brecha


El flagelo del hambre vuelve hoy a estar presente en muchos países en desarrollo. El número de personas subnutridas ha crecido hasta superar los mil millones, es decir, un sexto de la humanidad. Además, la comunidad internacional se enfrenta con otros retos formidables: la recesión económica mundial, el brusco descenso de los volúmenes del comercio y la inversión, la escasez cada vez mayor de recursos naturales y las consecuencias del cambio climático. No será posible superar estos desafíos mientras ideas arcaicas y profundamente arraigadas sobre los papeles del hombre y la mujer impidan la plena participación de las mujeres en la adopción de decisiones y en el desarrollo social y económico. Las mujeres rurales constituyen la mayoría de la población pobre del mundo. Sin embargo, su contribución resulta prácticamente invisible porque sus funciones de proveedoras de sus familias y productoras agrícolas constituyen en gran parte trabajo no retribuido. Tienen, de lejos, mucho menos acceso que los hombres a la propiedad de la tierra, los servicios financieros, la capacitación y otros medios para aumentar la producción agrícola y mejorar los ingresos, la nutrición y la salud de sus familias. Las mujeres y los hogares encabezados por mujeres sufren de manera desproporcionada los efectos de la recesión económica y los altos precios de los alimentos. Las desigualdades sociales y económicas entre hombres y mujeres perjudican la seguridad alimentaria y retrasan el crecimiento económico así como el progreso de la agricultura. Es por esto que el nuevo marco estratégico de la FAO indica que la equidad de género en el acceso a los recursos, los servicios y la adopción de decisiones en las zonas rurales es uno de los objetivos fundamentales de la Organización para los próximos diez años. Será asimismo esencial para la ejecución de las decisiones de la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria que se celebró en Roma en noviembre de 2009. Mediante la incorporación de la equidad de género en todos sus programas de agricultura y desarrollo rural la FAO procura reforzar los efectos del apoyo que presta a los Estados Miembros, así como alcanzar las metas de igualdad entre hombres y mujeres, erradicación del hambre y la pobreza y seguridad alimentaria para todos.

Valoraciones y comentarios

No comments found