FAO.org

Inicio > Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) > Antecedentes
Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM)

Patrimonio Agrícola: un legado para el futuro

El concepto de los SIPAM es distinto y más complejo que el de un sitio convencional de patrimonio o de área protegida. Un SIPAM es un sistema vivo, en evolución, formado por comunidades humanas en estrecha relación con su territorio, ambiente cultural, agrícola o ambiente biofísico y social más amplio.

The "Andenes" are ancient stepped terraces, used by Andean farmers to plant their crops. © FAO/Liana John

Los seres humanos y sus actividades de subsistencia se han adaptado continuamente a los potenciales y a las limitaciones del ambiente y también han modelado el paisaje y el ambiente biológico en diferentes grados. Esto ha conducido a una acumulación de experiencia a través de distintas generaciones, a un incremento del alcance y profundidad de sus sistemas de conocimientos y, generalmente, a diferentes estrategias de subsistencia complejas y a menudo estrechamente integradas.

Maasai pastoralism has proved to be resilient and continues to sustain livelihoods and valuable natural and cultural heritage. © FAO

La resiliencia de los SIPAM se ha desarrollado y adaptado para enfrentar diversas situaciones de cambio como eventos naturales, tecnologías nuevas o cambios políticos y sociales, con el fin de aliviar posibles riesgos y garantizar la seguridad alimentaria y la supervivencia de sus habitantes. Las estrategias dinámicas de manejo y los procesos que permiten el mantenimiento de la biodiversidad y de los servicios esenciales de estos ecosistemas se caracterizan por una continua innovación tecnológica y cultural y por la transferencia de conocimientos entre generaciones y el intercambio con otras comunidades y ecosistemas.

La riqueza y amplitud del conocimiento y de las experiencias atesoradas en el manejo y en el uso de los recursos naturales son elementos de importancia mundial que necesitan ser preservados, y al mismo tiempo, evolucionar para subsistir.