Alianza Mundial por el Suelo
 

Las alianzas regionales por el suelo

Las Alianzas Regionales por el Suelo deben estar conformadas por actores interesados y activos. Estas Alianzas trabajarán en estrecha coordinación con las Oficinas Regionales de la FAO y establecerán un proceso de consulta interactiva con las entidades nacionales responsables del recurso suelo (instituciones encargadas de: levantamiento de suelos, manejo del suelo, las sociedades científicas del suelo, etc.), las sociedades regionales de la ciencia del suelo y otros mecanismos regionales relevantes bajo las diversas convenciones relacionadas.

Preferentemente, las Alianzas Regionales por el Suelo, se basarán en las redes o procesos regionales de colaboración existentes (por ejemplo, la Red Africana para la Biología y Fertilidad del Suelo AfNet-), uniendo redes nacionales y locales, socios, proyectos y actividades para garantizar que el proceso de alianza sea impulsado por los países.

Las Alianzas deberán proporcionar orientación sobre los objetivos y prioridades regionales y los mecanismos de aplicación necesarios y deben revisar periódicamente los progresos realizados en la consecución de objetivos y metas comunes. En particular, las Alianzas Regionales deberán facilitar los vínculos con los programas y las actividades de manejo nacional y local del suelo con miras a fortalecer el trabajo en suelos y el desarrollo de sinergias con otras iniciativas y actividades relevantes.

Hasta la fecha, las actividades iniciales para el establecimiento de las Alianzas Regionales por el  Suelo se han iniciado en Asia, Cercano Oriente y África del Norte y América Latina. Talleres de Lanzamiento se han implementado con el fin de reunir a las instituciones nacionales de suelos en las tres regiones para el establecimiento de estas alianzas. 

 

Proximamente, actividades similares se llevarán a cabo en Eurasia (alianza subregional, 20 de noviembre de 2013) y en la región del Pacífico Suroeste (primer semestre 2014).