FAO.org

Inicio > En acción > Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO > Noticias > Ver
Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO

Países cosechan buenos resultados de sus programas de alimentación escolar

Durante encuentro regional, los países intercambiaron experiencias y logros del proyecto desarrollado en conjunto por la FAO y el Gobierno de Brasil.

Foto: Palova Souza

Brasilia, 23 de mayo de 2018 - Continuar fomentando la Educación Alimentaria y Nutricional (EAN), la participación y control social; fortalecer las compras públicas a la agricultura familiar; y dedicar más atención a los pueblos originarios y tradicionales fueron algunos de los temas estratégicos acordados entre los países de América Latina y el Caribe que participaron del Encuentro Regional para la consolidación de Programas de Alimentación Escolar en la región, llevado a cabo en la ciudad de Panamá. 

En dicho encuentro, 13 países presentaron los principales avances y experiencias nacionales en sus programas de alimentación escolar desarrollados con el apoyo de la cooperación técnica del Gobierno de Brasil y la FAO desde 2009, e intercambiaron buenas prácticas y lecciones aprendidas para reforzar estos programas. 

“Los programas de alimentación escolar son uno de los programas de protección social y de garantía del derecho humano a la alimentación que apuntan a una transformación en la vida de las comunidades en toda América Latina”, afirmó Tito Díaz, Coordinador Sub-regional para Mesoamérica de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).  “Este proyecto de alimentación escolar genera un círculo virtuoso, al mejorar la alimentación escolar de los niños y niñas con alimentos sanos y crear oportunidades para los agricultores familiares en las comunidades”, agregó. 

Durante el encuentro, fueron debatidos de manera participativa los principales temas que deben ser priorizados para seguir fortaleciendo estos programas en las próximas acciones de la Cooperación, así como para garantizar una alimentación adecuada y saludable de los niños y niñas en los centros escolares y avanzar hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el ODS de Hambre Cero (ODS2). La reunión fue por organizada por la FAO y la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC/MRE) y el Fondo Nacional para el Desarrollo de la Educación de Brasil (FNDE). 

La alianza con Brasil

La Coordinadora-General del Programa Nacional de Alimentación Escolar del FNDE, Karine Santos, señaló que la política de alimentación escolar con los países de América Latina y el Caribe, es desarrollada y discutida desde el año 2009, “cuando el gobierno brasileño comprendió que por medio de la cooperación técnica sería posible difundir un arduo trabajo, comprometido con la salud de niños y niñas de las escuelas públicas no solamente en Brasil, sino también con otros países”

Para Karine Santos, la política de alimentación escolar tiene un carácter social, intersectorial que involucra salud, educación, agricultura y, por eso, necesita ser pensada de manera conjunta. “La reunión fue una oportunidad para ver los pasos dados hasta aquí y mirar adelante para la construcción de nuevos pasos a seguir de maneta colectiva”, evaluó.  

Por su parte, la Coordinadora-General de Cooperación Técnica Trilateral de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), Cecilia Malagutti, también identificó el encuentro como una oportunidad para consolidar los avances logrados con el fortalecimiento de los programas de alimentación escolar de la región y su transformación en políticas nacionales; fortalecer las compras directas a la agricultura familiar, teniendo como prioridad la búsqueda de mecanismos legales e institucionales;  y mejorar capacidad productiva, la calidad y la oferta de estos alimentos. “Son los desafíos para el futuro de estos programas en la región”. 

En la ceremonia de inauguración, el Viceministro de Educación de Panamá, Carlos Staff, destacó la importancia de la alimentación adecuada a los escolares. “Sin nutrición es imposible educación”, mientras que Flavio Macieira, Embajador Brasil en Panamá, destacó la alianza entre Brasil y FAO para impulsar la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe. “La Cooperación Sur-Sur significa horizontalidad y colaboración y, este programa es un ejemplo de cómo hemos avanzado en la región en cooperación en los últimos años”, agregó Macieira. 

Una nueva visión de la alimentación escolar

El Oficial de Políticas de la FAO para América Latina y el Caribe, Adoniram Sanches, alertó sobre el aumento de la obesidad en la región. “En la región, 6,1 millones de niños menores de cinco años están con baja talla y 3,9 millones de niños menos de cinco años tienen sobrepeso”, señaló el Oficial que destacó el consumo excesivo en nuestra región de comidas industrializadas y con bajos nutrientes. 

En América Latina y el Caribe, más de 143 millones de niños y niñas en la región cuentan con alimentación escolar y 17 países han sido asistidos por el proyecto de alimentación escolar ejecutado por la alianza entre Brasil y FAO. En este sentido, Sanchez apuntó a la importancia de estos programas en el escenario actual de doble carga de la malnutrición: la erradicación del hambre y el combate creciente del sobrepeso y la obesidad en América Latina y el Caribe. 

Para Najla Veloso, Coordinadora del proyecto Fortalecimiento de Programas de Alimentación Escolar en America Latina y el Caribe, se ha observado en la región un cambio de paradigma en los países respecto a la alimentación escolar, a partir de una mirada del derecho humano a la alimentación vinculada a la seguridad alimentaria y nutricional y desarrollo sostenible. Este cambio facilitó el establecimiento de programas permanentes, con financiamiento y cobertura asegurados mediante marcos legales, y que permiten ofrecer alimentación saludable a los estudiantes durante todos los días lectivos”, destacó la Coordinadora. 

Actualmente, trece países participan del proyecto, en el marco del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO: Belice, Costa Rica, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. La metodología desarrollada se basa en el respeto a la realidad de cada país, el trabajo involucrando a los diversos actores como maestros, padres y madres, agricultores, gobiernos que, juntos y de manera participativa, construyeron los elementos para la ejecución de las actividades.

Avances en la región

Entre los avances del programa se encuentra la aprobación de la política de alimentación escolar en Paraguay en 2014, que permitió pasar de un presupuesto de 69 millones de dólares en 2012 a 102 millones en 2017, y en Honduras en 2016, priorizando los alimentos procedentes de productores locales. También en Costa Rica se han fortalecido las compras de alimentos a la agricultura familiar, pasando de 170 centros participantes hasta los 1.700 en la actualidad. 

En El Salvador, las Escuelas Sostenibles pasaron de beneficiar a 5. 868 alumnos en 9 centros escolares en 2013 a 280 centros escolares y 100 mil estudiantes en 2018; mientras que, en Guatemala, el proyecto inició con 10 escuelas y hoy son 400 centros escolares, con un 50% del presupuesto destinado a compras a la agricultura familiar con el objetivo de llegar a 70% en 2021. 

En República Dominicana, fue creado el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) y actualmente el 88% de los estudiantes del sistema educativo dominicano se beneficia de los programas de alimentación escolar en sus diferentes modalidades, quintuplicando la inversión en los últimos 5 años. El aporte nutricional del PAE pasó de representar entre 15% - 20% a suplir de 60% - 70% de los requerimientos alimenticios diarios del estudiante. 

Con respecto a los países del Caribe, los Programas de alimentación escolar están proporcionando beneficios positivos y sustanciales a los países de la CARICOM. En Belice y Guyana, se han diseñado proyectos piloto para vincular agricultura familiar y alimentación escolar; en Belice, se llevaron a cabo actividades en escuelas del Distrito de Toledo y en San Vicente y las Granadinas el Programa de Alimentación Escolar es parte de la política de protección social del país.