FAO.org

Inicio > Centro de conocimiento pastoril > Información de fondo
Centro de conocimiento pastoril

Información de fondo

Los pastores son un colectivo de cientos de millones de ganaderos distribuidos por todo el mundo, cuyos medios de vida única se enfrentan a desafíos que a menudo están vinculados con el medio ambiente en el que viven y con la movilidad que les caracteriza. Los pastores son los principales productores de las tierras áridas del mundo, las montañas y las zonas frías. No sólo mantienen comunidades vibrantes y culturalmente únicas, sino que también están vinculados con muchas otras personas que dependen de sus actividades. Los gobiernos a menudo descuidan la inversión y la prestación de servicios públicos, así como la seguridad de la tenencia de las tierras de pastoreo. Esto se traduce en un alto nivel de pobreza en muchas zonas marginales, pero también en una baja productividad de la tierra y el ganado, así como en una degradación significativa de los recursos de la tierra, el agua y la biodiversidad.

Economías pastoriles

El sistema de producción pastoral tiene la capacidad de producir una variedad de productos y servicios a partir de múltiples fuentes en el ecosistema. Productos y servicios tales como la leche, la carne, fibras, pieles, el empleo y el transporte son insumos importantes para la agricultura, el turismo y la conservación de la naturaleza y desempeñan un papel importante en la cultura y la gestión de riesgos. Pastos gestionados adecuadamente también ofrecen una amplia gama de servicios ambientales en forma de secuestro de carbono, protección de los servicios del agua y mejora de la biodiversidad.

Los productos y servicios pastoriles surgen de un eficiente sistema de bajos insumos y baja producción, que aprovecha las enormes extensiones ocupadas por pastizales para lograr economías de escala. Muchos de estos productos proporcionan valores múltiples para los medios de vida pastoriles y se utilizan de manera eficiente dentro de las comunidades. Aunque a menudo no son aún comercializados fuera de las comunidades pastoriles, las características particulares de los productos pastoriles resultan en un valor económico añadido si se comercializan adecuadamente. Los programas para aumentar la demanda de productos de origen animal de alta calidad y aumentar la disponibilidad de oportunidades de transporte ofrecen infraestructuras de mercado a los pastores, para innovar y mejorar en comercialización y mercadeo.

El pastoreo y el medio ambiente

Las tierras de pastoreo se caracterizan por picos de productividad vegetal que son variables en el espacio y el tiempo. En estos entornos, los rendimientos son impredecibles y las estrategias adaptadas son necesarias para utilizar los recursos disponibles de manera eficiente. Los pastores son capaces de prosperar en estos ambientes, superando la incertidumbre a través de la movilidad y el uso común de los recursos.

Los sistemas de producción pastoriles tienen lugar a escalas enormes y por lo tanto necesitan minimizar combustible, alimentación y fertilizantes con el fin de ser económicamente sostenibles. Debido a la baja dependencia de insumos externos, los impactos ambientales se reducen y la capacidad de recuperación económica de los pastores se incrementa. El uso de razas adaptadas localmente es fundamental para mantener la capacidad  que el sistema tiene para adaptarse a entornos cambiantes, y proporciona resiliencia a los pastores frente a las fluctuaciones climáticas.

La adaptación de la producción pastoril a los entornos locales implica imitar la función de los ecosistemas de los herbívoros silvestres. Esto explica por qué el pastoreo tradicional ha demostrado ser fundamental para el mantenimiento de la biodiversidad y la fertilidad del suelo en sistemas pastados y agro-pastoriles. Los pastores están siendo cada vez más reconocidos como custodios de los hábitats de interés para la conservación y como guardianes de los genes de sus razas.

Comunidades de pastores

Los sistemas productivos y estrategias de resiliencia de las comunidades de pastores dependen de las características culturales y sociales. Van desde los conocimientos ecológicos tradicionales a los mecanismos de gobernanza de los recursos comunales o mecanismos de solidaridad tales como el intercambio de animales, y están basados en las relaciones sociales. El objetivo final de estas estrategias es aumentar la capacidad de resiliencia de los medios de subsistencia de los pastores.

Los pastores se ha visto profundamente afectados por la marginación, pues las sociedades sedentarias con incomprensión de su sistema de vida han impuesto esquemas sociales y de gobernanza que les son extraños. A menudo implican intentos desedentarización u obstáculos a la movilidad o la prestación de servicios, tales como los sistemas de educación y de salud. La alteración de la movilidad pastoral puede potencialmente desencadenar inseguridad alimentaria debido a la mayor productividad y resiliencia de los sistemas móviles. Como consecuencia, las comunidades de pastores a menudo desconfían de los gobiernos, una situación que fácilmente desemboca en conflicto e inestabilidad.

Las nuevas tecnologías y la capacitación de las mujeres dan grandes oportunidades para la mejoría de las comunidades pastoriles, incrementando su integración en la sociedad en general y facilitando las innovaciones del mercado. Los desarrollos tecnológicos relacionados con los teléfonos móviles e internet están facilitando cada vez más la prestación de servicios a las comunidades móviles. La comunicación también ha mejorado entre las comunidades y los miembros que han migrado a las zonas urbanas. Muchas de las oportunidades de diversificación para los pastores dependen de los roles y sistemas de producción tradicionalmente asignados a las mujeres, quienes tienen ahora la oportunidad de aumentar su participación en los procesos de toma de decisiones.