FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Levantamiento > Clasificación de Suelos
Portal de Suelos de la FAO

Clasificación de Suelos

Acrisol rojo, profundo, derivado de granito en un terreno casi llano, China.

En la Clasificación de Suelos se refiere a la agrupación con un rango de propiedades similares (químicas, físicas y biológicas) a unidades que puedan ser geo-referenciadas y mapeadas. De hecho, los suelos se consideran como un recurso natural mucho más complejo que otros elementos como el aire y el agua.

Los suelos por su naturaleza contienen elementos químicos y simultáneamente se combinan entre fases sólidas, líquidas y gaseosas. Además el número de características físicas, químicas y biológicas y sus combinaciones llegan a ser casi infinitas. Asimismo no es de extrañar las varias propuestas y esquemas distintos para armonizar y correlacionar los tipos de suelo diferentes. Los sistemas de clasificación de suelos fueron también desarrollados  para otros fines como:  

El proceso de  ilustraciones de clasificación de suelos se puede distinguir en tres etapas;  Los primeros sistemas de clasificación de suelos (Clasificación Rusa, USDA 1938) llevaba a cabo un enfoque en los factores de formación del suelo y su ambiente para clasificación de suelos zonales (determinados por el desarrollo de vegetación y clima), azonales y intrazonales (determinados por su material parental y tiempo de formación). Se diferenciaban entre suelos azonales e intrazonales a base del desarrollo del perfil del suelo. Un desarrollo posterior a este dio enfoque en los procesos que ocurre en el propio suelo (la ferralización, salinización, lixiviación, acumulación etc.) por lo que se caracterizaban robustamente por sus propiedades. Un buen ejemplo de este último intento es el sistema de clasificación francés del CPCS (1967). El sistema de clasificación moderno se emprendió con la publicación de la taxonomía de suelos  del Departamento  de Agricultura de los Estados Unidos (USDA),  donde se utilizaban las propiedades del suelo definidas y cuantificadas para la designación de “horizontes diagnósticos del suelo”.

En la actualidad se utiliza ampliamente en la clasificación de suelos postmoderna las estadísticas y borrosidad incluyendo sistemas de clasificación de suelos numéricos (desarrollados entre otros por Webster, Fitzpatrick and McBratney).