Estadistíca
 

Seguimiento de la inflación de los precios al consumo a nivel mundial y regional

Panorama mundial
Tal como se preveía en el número anterior, la inflación mundial de los alimentos al consumidor se situó entre el 5 % y el 5,5 % interanual en el período comprendido entre mayo y julio de 2014. Tras un incremento interanual del 5,1 % en abril y del 5,4 % en mayo de 2014, las subidas de los precios de los alimentos experimentaron una ligera flexión, situándose en el 4,9 % en julio, último mes para el que se recopilaron datos. Prevemos una inflación interanual del 3,2 % en octubre de 2014, acorde con la reducción progresiva de los precios de referencia de los principales productos agrícolas.

Inflación de los precios de los alimentos al consumidor – A escala mundial y regional (interanual)

Fuente: OIT - Laborsta (datos sobre los IPC alimentarios por país), División de Estadística de la FAO (cálculos)

Metadatos

Metadatos

Los índices mundiales y regionales de los precios de los alimentos al consumo de la FAO miden la inflación de los precios de los alimentos para un grupo de países para diferentes escalas geográficas: subregional (por ejemplo, América del Sur), regional (por ejemplo, las Américas) y mundial (todos los países del mundo). El IPC alimentario mundial comprende aproximadamente 120 países, que representan en torno al 90 % de la población mundial.

La fuente de datos para los IPC nacionales es la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la división de estadísticas de la ONU y sitios internet de los institutos nacionales de estadística y de los bancos centrales. El procedimiento de agregación se basa en la utilización de ponderaciones de la población. Manifestamos nuestro agradecimiento a la División de Estadística de la OIT por su orientación metodológica y técnica para la recopilación de los índices de inflación en los alimentos a nivel regional y mundial.

Dadas las notables diferencias conceptuales y metodológicas que conlleva la compilación de los IPC nacionales en todo el mundo, los agregados de los índices mundiales y regionales de los precios al consumo deberían utilizarse con cautela.