Fortalecimiento Institucional y Desarrollo de la Capacidad

icon

El desarrollo de capacidades es el proceso de liberar, fortalecer y mantener las capacidades de la población, de las organizaciones y de la sociedad como un todo, para gestionar sus asuntos con éxito. Al ser un elemento básico del mandato de la FAO desde que fue fundada, es una función clave en el marco estratégico de la organización, fomentar que los países diseñen e implementen las políticas nacionales que les ayudarán a reducir la pobreza y a promover la seguridad alimentaria y nutricional.

El cambio real y duradero en el desarrollo de la agricultura está impulsado por capacidades fuertes y sostenidas. Estas capacidades deben ser extendidas a todos los niveles del gobierno, y deben involucrar otros actores como las organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales, universidades y el sector privado. Por lo tanto, el desarrollo de capacidad debe realizarse en tres dimensiones diferentes. Una condición fundamental para que un país alcance sus objetivos de desarrollo se basa en las capacidades a nivel individual y de las organizaciones y, en el desarrollo de un ambiente propicio.

  • La dimensión individual se refiere al conocimiento, competencias, comportamiento y actitudes de la población.
  • La dimensión organizacional se refiere a los mandatos, prioridades, procesos y estructuras de las organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil. Esto incluye las organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil, los movimietos sociales y las redes de organizaciones.
  • El  ambiente propicio es el contexto en el cual los individuos y las organizaciones trabajan e incluye las instituciones establecidas, las estructuras de poder y, los marcos de políticas y legales.

El desarrollo eficaz de capacidad sobre el derecho a la alimentación reconoce y aborda estas tres dimensiones inter-relacionadas. Mejora el conocimiento, las habilidades, el comportamiento y las actitudes de los individuos; modifica los mandatos, prioridades, procesos y estructuras de las organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil; y fortalece el deseo político y los marcos de políticas y legales y otros elementos para proporcionar un ambiente general que facilite el logro: la implementación del derecho a la alimentación.

Desarrollo de capacidades de profesionales, creadores de políticas, defensorías y parlamentarios

La realización del derecho a la alimentación requiere fortalecer las capacidades de un amplio rango de partes interesadas para que ellos sean capaces de aplicar el enfoque basado en los derechos humanos dentro de su  función y mandato específico.

Los programas de desarrollo de capacidad que apuntan al derecho a la alimentación están diseñados y se proporcionan a funcionarios, incluyendo a los funcionarios civiles, creadores de políticas y administradores de programas relevantes, así como a abogados, procuradores y jueces que podrían ser llamados a tomar acciones judiciales en casos de violaciones a los derechos humanos.

Los parlamentos son importantes aliados en la lucha contra el hambre. Dentro de su mandato, los legisladores pueden promover los marcos legales que contribuyen a la realización del derecho a la alimentación y al mismo tiempo, pueden definir los recursos financieros para los programas generados por ciertas leyes. Con el apoyo de la Iniciativa para América Latina y el Caribe sin Hambre se creó el Frente de Parlamentarios contra el Hambre (PFH) en la región de América Latina con dos objetivos principales: i) promover la erradicación del hambre y para asegurar de que esta meta está considerada en las agendas públicas, basándose en los esfuerzos de los miembros del parlamento y los miembros del congreso nacional, regional y las entidades legislativas inter-americanas; ii) entregar a este esfuerzo la estructura legal, institucional y financiera necesaria para su éxito. En este contexto, las sesiones enfocadas al desarrollo de capacidad sobre el derecho a la alimentación y sobre la forma de implementar este derecho a través de los marcos legales nacionales, son entregadas a los parlamentarios.

Consejos nacionales de seguridad alimentaria y nutricional

Se establecieron en muchos países los consejos nacionales de seguridad alimentaria y nutricional para servir como una entidad asesora a las autoridades de alto nivel cuando éstas desarrollan políticas y directrices que garanticen el derecho humano a la alimentación adecuada. Estos consejos han sido eficaces en promover la implementación del derecho a la alimentación y en fomentar la participación entre la sociedad civil en el desarrollo e implementación de las políticas y programas de la seguridad alimentaria y nutricional. El Equipo del Derecho a la Alimentación está apoyando la implementación y el apoyo complementario en varios de estos consejos a nivel nacional y sub-nacional.

Implementación del derecho a la alimentación a nivel de distrito

La planificación participativa e implementación de las acciones a nivel local ofrecen la oportunidad de abordar completamente las prioridades de las familias y comunidades a través del proceso de desarrollo del empoderamiento. Sin embargo, hay tres condiciones esenciales. Primero, se requiere un ambiente que facilite las políticas, el desarrollo legislativo e institucional con la participación de los grupos de base en acciones que busquen promover la realización del derecho a la alimentación. Segundo, las instituciones locales gubernamentales y no-gubernamentales y las organizaciones basadas en la comunidad necesitan tener capacidades y recursos adecuados para apoyar las acciones a nivel local. Una tercera condición necesaria es una población local empoderada. Lea más sobre la implementación a nivel de distrito y ejemplos sobre el trabajo del Equipo sobre el Derecho a la Alimentación en Zanzíbar.

Recursos