FAO.org

Inicio > En acción > Garantizar los derechos de tenencia de la tierra a los agricultores de Sierra Leona

Garantizar los derechos de tenencia de la tierra de los agricultores de Sierra Leona

©Sebastian Liste/NOOR for FAO

Proteger el acceso de los agricultores a la tierra y los recursos naturales

Datos clave

En Sierra Leona, los medios de subsistencia de muchas personas dependen de un acceso seguro y equitativo a los recursos naturales y del control de los mismos. Sin embargo, el aumento de la presión sobre la tierra, los bosques y la pesca, unido a la debilidad de la gobernanza de la tenencia, ha dado lugar a disputas por la propiedad. Las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (VGGT, por sus siglas en inglés) están diseñadas para salvaguardar los derechos de tenencia, asegurar el acceso equitativo a la tierra y proteger los derechos de los ciudadanos ante cualquier tipo de discriminación en el acceso a la tierra y otros recursos. Para solucionar los problemas de tenencia en el país, en 2014, el Ministerio Federal Alemán de Alimentación y Agricultura y la FAO comenzaron a apoyar al gobierno de Sierra Leona en la implementación de las directrices voluntarias sobre la tenencia de la tierra. Esta alianza ha pasado a ser una colaboración inclusiva entre agentes estatales y no estatales que utiliza las directrices voluntarias para desarrollar políticas, revisar leyes y fortalecer esos sistemas de gobernanza para gestionar y garantizar mejor los derechos legítimos de tenencia de cada agricultor del país.

Dos tercios de la población de Sierra Leona se dedican a la agricultura de subsistencia. Los campesinos mujeres en su mayoría operan en un sistema informal y precario sin ningún título legal sobre sus tierras. Tras 11 años de guerra civil, el gobierno de Sierra Leona comenzó un proceso pendiente desde hace mucho tiempo para modernizar su sistema de tenencia de la tierra y poner en marcha políticas que permitan que cada parcela de tierra pueda ser aprovechada al máximo de su valor económico. 

Sierra Leona no es ajena a las políticas de reforma ni a la redacción de leyes sobre la tenencia de la tierra. Lo que marcó un alejamiento de la formulación tradicional de políticas fue que, por primera vez en la historia del país, los ministros no solo se sentaron con la sociedad civil y las empresas para debatir cuestiones intersectoriales sobre la gobernanza de la tenencia, sino que también usaron las VGGT como principio rector en la redacción de una nueva política agraria que fuese justa, fácil de implementar y aceptada por todos.

“El éxito en la implementación de las Directrices voluntarias es el resultado directo de la labor conjunta de grupos de trabajo técnicos, un comité directivo, un grupo de trabajo interministerial y agentes no estatales como Organizaciones No Gubernamentales, Organizaciones de la Sociedad Civil, el sector privado y líderes tradicionales, todos colaborando en un marco institucional estructurado”, explicó Jobo Samba, subdirector de Sistema de Información Geográfica y Teledetección de Sierra Leona, del Ministerio de Tierras, Planificación Rural y Medio Ambiente.

El diálogo inclusivo lleva a una mejor ética de trabajo y resultados

La promoción regular del diálogo entre las partes interesadas involucradas llevó a una mayor coherencia de las políticas para obtener mejores resultados en todos los ministerios, ya que cada funcionario aportó un conjunto de habilidades y experiencias que se complementaban entre sí. Esta forma inclusiva de trabajo sirvió para traducir la nueva política de tenencia de la tierra en actividades y programas. Como resultado del trabajo conjunto, la coherencia de las políticas mejoró, al igual que los resultados en todos los ministerios.

“Ha sido una gran experiencia: nuestra ética de trabajo ha mejorado”, señaló Kadijatu Zainab Bangura, Consejera Estatal del Ministerio de Justicia. “En lugar de solo concentrarnos en nuestro propio mandato, ahora nos consultamos y actualizamos entre nosotros de forma mensual y hacemos el trabajo juntos”.

La Política Nacional de Tierras y las Estrategias de Pesca de Sierra Leona se adoptó en 2015, incorporando los principios de las VGGT, como reconocer, respetar y salvaguardar a todos los titulares legítimos de tenencias y sus derechos y prevenir disputas de tenencia, conflictos y corrupción, entre otros.

El gobierno reconoció el apoyo técnico de la FAO como clave para establecer un marco institucional que promoviera el diálogo entre todos los agentes involucrados.

“La intervención de la FAO para lograr la resolución de conflictos en todo este proceso fue extremadamente útil”, explicó Joseph Rahall, director ejecutivo de Green Scenery, organización que defiende los derechos de las comunidades y la propiedad de la tierra.

Hablando en nombre del Gobierno de Sierra Leona, Finda Diana Konomanyi, Ministra de Tierras, Planificación Rural y Medio Ambiente, dijo: “La FAO ha sido fundamental para proporcionar apoyo técnico durante el proceso de formulación en el desarrollo del plan, así como para movilizar el apoyo de los donantes”.

La cara femenina de la agricultura

Las mujeres representan el 70 por ciento de la fuerza de trabajo agrícola de Sierra Leona, desempeñando un papel importante en la gestión de los recursos naturales y la producción de alimentos. Sin embargo, a pesar de su contribución, las mujeres son a menudo discriminadas y se les niega la propiedad, el acceso o el control de la tierra. Además, las leyes discriminatorias, consuetudinarias y estatutarias que favorecen a los hombres obstaculizan el impacto económico de las actividades agrícolas de las mujeres.

Ahora, gracias a las nuevas políticas de tenencia de la tierra, los agricultores – hombres y mujeres – tienen la esperanza de construir un futuro mejor sin temor a verse desalojados de sus tierras.

“Es importante que las mujeres participen en condiciones de igualdad en la toma de decisiones en la equidad y la distribución de tierras y que no queden subordinadas a roles menores” explicó Julia Fofanah, Directora de país de Conservation Alliance en Sierra Leona, una organización medioambiental no gubernamental.

Éxito sobre el terreno

 Diversos distritos de Sierra Leona están adoptando ahora las Directrices voluntarias, lo que demuestra su eficacia para lograr un cambio positivo y duradero. Los Consejos de los Distritos de Kailahun y Bo las han integrado en sus Planes de Desarrollo 2016-18.

 “Aprender sobre las VGGT ha sido importante porque no solo puedo formarme a mí mismo, sino también a la gente de mi comunidad para que ellos también puedan cosechar los beneficios”, aseguró Mohamed Fofaneh, responsable del distrito de Port Loko.

Los distritos participantes se han comprometido a aumentar la concienciación sobre las Directrices voluntarias y a utilizarlas en el desarrollo de directrices para inversiones agrícolas.

Compartir esta página