Comercio y mercados
 > Economic > Comercio y Mercado > Publicaciones > Seguimiento del Mercado del Arroz (SMA)
 

Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA)

En el Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA) se proporciona un análisis de las novedades más recientes en el comercio mundial del arroz, incluidas las perspectivas a corto plazo. Actualmente la revista se publica solamente en inglés, pero se facilitan resúmenes de los hechos más salientes en español y francés. En el Informe FAO de Actualización de Precios del Arroz se proporcionan precios actualizados de exportación para el arroz en los principales países exportadores.


Seguimiento del mercado del arroz, Julio de 2014

RESUMEN

Con los países del hemisferio norte que están por terminar la recolección de sus cosechas secundarias de arroz, la temporada de 2013 está prácticamente terminada. A partir de su evaluación más reciente, la FAO ha elevado su estimación de abril de la producción mundial de arroz en 2013 en 2,1 millones de toneladas a 747,0 millones de toneladas (498,0 millones de toneladas de arroz elaborado), debiéndose una gran parte de la revisión a la obtención de resultados mejores de los previstos en Asia, especialmente para Bangladesh, China (Continental), la India, el Iraq, Myanmar, el Pakistán y Sri Lanka, pero también en el África occidental, para el Chad y Malí. El resultante incremento interanual del 1,5 por ciento supera el 1,1 por ciento previsto en abril, pero todavía es inferior al aumento del 2,0 por ciento a largo plazo desde el año 2000. Se estima que toda la expansión de la producción en 2013 se ha debido al aumento de la superficie plantada, ya que los rendimientos disminuyeron ligeramente.

El pronóstico de la FAO relativo a la producción mundial de arroz cáscara en 2014 se ha rebajado desde abril en 120 000 toneladas, a 750,9 millones de toneladas (500,7 millones de toneladas de arroz elaborado), solo un 0,5 por ciento, o sea 3,9 millones de toneladas, más que la estimación revisada de 2013. A diferencia, sin embargo, de lo que suele ocurrir en este período del año, está influyendo más sobre las perspectivas la incertidumbre creada por la amenaza de El Niño, ya que el impacto de esta anomalía meteorológica dependerá en gran manera del momento en que se produzca y de su intensidad. Por ejemplo, si El Niño se produjera en el último trimestre del año tendría efectos limitados en las cosechas principales de arroz de 2014, que ya se habrían recogido. Las consecuencias serían más graves para las cosechas secundarias de 2014 en los países del hemisferio norte y las primeras cosechas de 2015 en los del hemisferio sur, que se plantarán a fines de 2014 o en la primera parte de 2015. Aun con esta advertencia, las perspectivas para la temporada de 2014 ya se habían visto afectadas por la llegada lenta de las lluvias estacionales, cuyos resultados serán particularmente decisivos en los meses venideros. Aunque la situación mundial ha cambiado poco desde abril, a escala nacional las perspectivas para la producción en 2014 han estado sujetas a variaciones importantes. En particular, las perspectivas empeoraron para la India, Indonesia, Filipinas y Sri Lanka, pero también para la Argentina, Australia, el Brasil, Colombia, el Ecuador y el Senegal, debido, en la mayoría de los casos, a la sequía y a las precipitaciones intempestivas. En cambio, la FAO aumentó sus pronósticos para las cosechas en China (continental), pero también en Bangladesh, Camboya, el Chad, Egipto, el Iraq, la República Democrática Popular Lao, Malí, Myanmar, el Pakistán, el Perú, la Federación de Rusia, Sierra Leona, la República Unida de Tanzanía y Viet Nam.

A nivel regional, se prevé que Asia logre en 2014 alrededor de 679 millones de toneladas, un volumen solo un 0,2 por ciento, o sea 1,1 millones de toneladas, mayor que en 2013. Un aumento tan escaso se debe a las perspectivas de una mala campaña en la India, pero también en Indonesia, Nepal, Sri Lanka y Tailandia, que podrían hacer frente a contracciones interanuales. Por el contrario, se prevé que Bangladesh, China (Continental), Myanmar, el Pakistán, Filipinas y Viet Nam aumenten la producción, respaldada por un apoyo adicional de los gobiernos. Las perspectivas son mucho más favorables en África, donde se prevé que la producción se incremente en un 3,8 por ciento, o sea 1 millón de toneladas, a 28,3 millones de toneladas (18,5 millones de toneladas de arroz elaborado). Sin embargo, una gran parte del aumento previsto en la región se debe a una recuperación en Madagascar después de los funestos resultados obtenidos en 2013, ya que en la presente campaña los cultivos del país se han beneficiado de precipitaciones suficientes y de una menor incidencia de plagas. También han mejorado mucho las perspectivas para el África oriental, donde ahora se prevé que obtenga un 3 por ciento más que en 2013, mientras que en África occidental se prevén aumentos más moderados. En América Latina y el Caribe (ALC), se pronostica que la producción alcanzará en 2014 los 28,6 millones de toneladas (19,1 millones de toneladas de arroz elaborado), unas 600 000 toneladas menos que las previstas en abril, pero todavía un 1,3 por ciento más que los resultados de 2013. Las perspectivas empeoraron, especialmente para el Brasil, pero también para la Argentina, Bolivia, Colombia y el Ecuador, donde ya se han recogido las cosechas principales de 2014. Sin embargo, en la producción de la Argentina, el Brasil, Cuba, Guyana y el Paraguay, todavía se prevén aumentos interanuales, mientras que en Bolivia, Colombia, el Ecuador, el Perú y el Uruguay las lluvias desfavorables y/o las previsiones de precios bajos deberían de hacer bajar la producción. En Europa, se prevé que en la Unión Europea la producción se mantenga estable en torno al volumen contraído de 2013, ya que los rendimientos mejorados compensan la reducción de la superficie cultivada, mientras que en la Federación de Rusia se prevé oficialmente una recuperación. En América del Norte, el pronóstico más reciente del USDA apunta a una recuperación interanual del 19 por ciento, impulsada por un aumento del 23 por ciento de la superficie cultivada, y no obstante el comienzo tardío de la temporada causado por las lluvias fuera de estación y unas temperaturas inferiores a la media. En Oceanía, las estimaciones oficiales en Australia, que ya terminó la temporada, apuntan a una merma del 29 por ciento respecto de la excelente producción de 2013, debida a una insuficiencia de agua para riego que limitó las plantaciones.

Después de abril, la FAO ha aumentado su pronóstico del comercio mundial de arroz en el año civil 2014 en alrededor de 100 000 toneladas. Sin embargo, detrás de la variación relativamente pequeña registrada a escala mundial están unas revisiones importantes a las cifras del comercio de determinados países. En el frente de las importaciones, las entregas a Bangladesh, Indonesia y Filipinas aumentaron considerablemente, mientras que se redujeron las destinadas a China (Continental), Tailandia, la República Unida de Tanzanía y Viet Nam. En cuanto a los proveedores, las exportaciones de la India, el Pakistán y Tailandia se pronosticaron mayores, mientras que se redujeron las de Camboya, los Estados Unidos y Viet Nam.

Con arreglo a su pronóstico más reciente, la FAO ahora prevé que el comercio mundial de arroz alcanzará en 2014 los 39,4 millones de toneladas, lo que representa un aumento neto del 6 por ciento respecto del volumen reducido de 2013 y un nuevo nivel sin precedentes. La expansión de 2,3 millones de toneladas se vería respaldada por una sólida demanda de importaciones, principalmente en Asia, donde mercados importantes, como Bangladesh y Filipinas, están aumentando las compras externas para reponer las existencias y/o mitigar la presión inflacionaria. Sobre el trasfondo de los déficit de producción y la atracción de los precios mundiales, también se prevén una fuerte recuperación de las compras de los países de África y América Latina y el Caribe y nuevos aumentos en América del Norte, Europa y Oceanía. Del lado de las exportaciones, las proyecciones indican que Tailandia captará una gran parte del aumento de la demanda en 2014, debido a una situación mejor de la oferta y a unos precios competitivos, tras la suspensión del programa de promesas de subvenciones para los cultivadores del arroz y las cuantiosas entregas de los almacenes públicos. Los envíos mayores desde Tailandia desplazarían en parte las entregas de la India que, según las previsiones, seguirán siendo abundantes de todos modos. De forma análoga, la Argentina, el Brasil, Egipto, Guyana, el Pakistán, el Paraguay y Viet Nam deberían de ir aumentando las entregas a lo largo del año, mientras que las perspectivas para las exportaciones de Australia, Camboya, China (Continental), la Unión Europea, la Federación de Rusia y los Estados Unidos se han visto atenuadas por la competencia por los mercados y/o los déficit de producción.

La utilización mundial de arroz en 2014/15 debería de aumentar en un 2,2 por ciento a una nueva alta de 502,3 millones de toneladas (arroz elaborado), respaldada principalmente por la demanda para el consumo humano pero también para otros usos (semillas, pérdidas poscosecha y usos industriales no alimentarios). La expansión prevista en el consumo humano en 2014/15 se produce a pesar de la firmeza de los precios minoristas/mayoristas en gran parte de Asia (con la excepción de Camboya y Tailandia). En algunos países importantes, el consumo se verá respaldado por el control de los precios minoristas por parte de los gobiernos y la ampliación de las distribuciones de arroz subvencionado. Sobre la base de las proyecciones más recientes de la población, el consumo humano mundial de arroz per cápita se mantendrá estable en torno a los 57,6 kilos por persona.

Desde la publicación del SMA de abril, la FAO ha aumentado su pronóstico de las existencias mundiales de arroz al cierre de las campañas comerciales que terminan en 2014 en casi 1,0 millones de toneladas, lo que indica ahora un nivel alto en las existencias mundiales de 181,4 millones de toneladas. Los remanentes mundiales de arroz en 2015 también se han calculado con un aumento respecto del último informe de más de 200 000 toneladas, situándose en 179,7 millones de toneladas. El pronóstico revisado indica todavía una contracción interanual de las reservas arroceras mundiales por primera vez en un decenio, aunque por un margen pequeño de 0,9 por ciento. Como consecuencia, la relación mundial existencias/utilización pasará de 36,1 por ciento en 2013/14 a 35,1 por ciento en 2014/15.

Los precios internacionales del arroz se han mantenido relativamente estables en los últimos meses, con el índice de precios de la FAO para todos los tipos de arroz (2002-04=100) principalmente estable desde marzo de 2014 en torno a los 237 puntos. Esta estabilidad encubre, sin embargo, una diversidad en las tendencias de los precios entre los distintos segmentos y fuentes. Mientras los precios del aromático se mantuvieron en gran medida sin modificaciones en los últimos tres meses, los del Japonica bajaron entre marzo y julio, al haberse atenuado las preocupaciones por la cosecha de los Estados Unidos. Ello compensó la recuperación parcial de las cotizaciones del Indica desde junio, respaldada por una animada demanda de importaciones y la escasez de suministros, relacionadas con una suspensión temporal de las ventas de reservas en Tailandia. Como consecuencia, los precios de referencia de las exportaciones del arroz blanco tailandés 100% B se recuperaron algo hasta alcanzar los USD 432 por tonelada en julio, en comparación con los USD 542 por tonelada en julio de 2013.

SMA Julio de 2014

Descargue el documento

Documentos