Comercio y mercados
 > Economic > Comercio y Mercado > Publicaciones > Seguimiento del Mercado del Arroz (SMA)
 

Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA)

En el Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA) se proporciona un análisis de las novedades más recientes en el comercio mundial del arroz, incluidas las perspectivas a corto plazo. Actualmente la revista se publica solamente en inglés, pero se facilitan resúmenes de los hechos más salientes en español y francés. En el Informe FAO de Actualización de Precios del Arroz se proporcionan precios actualizados de exportación para el arroz en los principales países exportadores.


Seguimiento del mercado del arroz, Octubre de 2014

RESUMEN

La campaña arrocera de 2014 está muy avanzada ya que los principales productores del hemisferio norte están recogiendo sus cosechas principales de 2014, y algunos están preparando la tierra para las cosechas secundarias de 2014. Desde la publicación del SMA de julio, las perspectivas para la producción mundial de arroz han empeorado considerablemente, a causa principalmente de unas condiciones atmosféricas irregulares, incluidas la llegada tardía de las lluvias o la persistencia de las sequías, seguidas a menudo de fuertes chaparrones e inundaciones. Estos fenómenos, junto con una posible manifestación de la anomalía meteorológica de El Niño, si bien de intensidad débil, han hecho bajar el pronóstico de la producción mundial de arroz en 2014 a 744,4 millones de toneladas (496,4 millones de toneladas de arroz elaborado), alrededor de 6,5 millones de toneladas menos de lo que se preveía en julio. Según las previsiones actuales, la producción mundial de arroz sería marginalmente (0,4 por ciento) menor que la estimación de 2013, lo que señala un tercer año de crecimiento inferior a la tendencia.

Los resultados decepcionantes de la campaña de 2014 estarían vinculados principalmente con las malas cosechas obtenidas en Asia, donde ahora se pronostica que la producción descenderá cerca de 5 millones de toneladas, o sea un 0,7 por ciento. De confirmarse, se trataría de la primera contracción (aunque moderada) registrada por la región desde 2009. Ello estaría relacionado en gran parte con la merma del 2,4 por ciento en la India, debida a un comportamiento irregular del monzón. Unas condiciones atmosféricas desfavorables deberían de determinar un descenso de la producción en Indonesia, Camboya, Nepal, el Pakistán, Filipinas, Sri Lanka y Tailandia. En el caso de Tailandia, la merma estaría relacionada también con la abolición, en febrero de 2014, del programa de promesas de subvenciones para los cultivadores del arroz, que desde 2011 había garantizado precios altos a los productores. Aunque las condiciones climáticas adversas han afectado a los cultivos en Bangladesh y China, las perspectivas para la producción en esos países indican todavía un aumento con respecto al año pasado. Por otro lado, se prevé que unas condiciones de crecimiento favorables sustenten la producción en Viet Nam, a pesar de una pequeña disminución de la superficie plantada debida a los precios y a las políticas. En África, las previsiones para la campaña también empeoraron en los tres últimos meses debido principalmente a unas perspectivas menos optimistas para las cosechas en Madagascar, pero también en Egipto y en los países de África occidental. Ahora se prevé que la producción de la región alcanzará los 27,6 millones de toneladas, apenas un 1 por ciento más que en 2013, sustentada principalmente por la recuperación en Madagascar. En los países del África oriental las perspectivas siguen siendo positivas, pero en el África occidental apuntan a un estancamiento de la producción a raíz de las lluvias tardías y mal distribuidas, y a una contracción en Egipto debida a una reducción de la superficie plantada. También se han reducido proporcionalmente desde el último informe las perspectivas para las cosechas en América Latina y el Caribe, debido principalmente a Colombia, Ecuador y Venezuela. Ello no obstante, la producción total de arroz de la región debería de aumentar en un moderado 0,6 por ciento a 28,3 millones de toneladas. Los aumentos en el Brasil, Guyana y el Paraguay respaldarían en gran medida la expansión, ya que compensan con creces las mermas en Colombia, el Ecuador, el Perú, el Uruguay, y Venezuela, y en la parte central del continente, donde los graves déficit de agua redujeron las cosechas. Se prevé que la campaña de 2014 en Europa aumente un 2,8 por ciento a 4,1 millones de toneladas, respaldada por una fuerte recuperación en la Federación de Rusia y un pequeño aumento en la UE. En América del Norte, la revisión a la baja de la superficie plantada redujo en 9,9 millones de toneladas el pronóstico relativo a la producción, que aun así representaría una recuperación del 15 por ciento con respecto a 2013. En Oceanía, se estima que la cosecha de 2014 recogida por Australia en el primer trimestre del año, aunque ligeramente aumentada, ha descendido un 28 por ciento con respecto a los excelentes resultados de 2013, ya que el agua insuficiente para el riego limitó la superficie plantada.

Se supone que la sólida demanda de importaciones, combinada con la abundancia de los suministros que poseen los grandes países exportadores, impulsará en 2014 el comercio mundial de arroz en un 7 por ciento a un volumen sin precedentes de 39,7 millones de toneladas. Se prevé que las importaciones aumentarán en todas las principales regiones geográficas, especialmente Asia, donde importantes compradores como Bangladesh, Indonesia, Filipinas y Sri Lanka, necesitan reconstituir las reservas y reducir la inflación alimentaria. En cuanto a los exportadores, es probable que Tailandia absorba una gran parte de la expansión del comercio, a expensas de la India, que de todas maneras mantendría su posición de primer exportador. También se prevé que el retorno de los suministros tailandeses a precios competitivos perjudique las entregas de Viet Nam. También se pronostica que Australia, China (Continental), el Ecuador, los Estados Unidos, la Federación de Rusia y el Uruguay exportarán menos en 2014.

Pese a las decepcionantes perspectivas para la producción de 2014, se pronostica actualmente que en 2015 el aumento interanual del comercio mundial del arroz será de solo 0,7 por ciento, o sea alrededor de 40 millones de toneladas. De hecho, aunque los resultados relativamente escasos de la campaña requerirían que algunos países aumentaran las importaciones en el año civil 2015, es probable que una parte de los déficit de producción se colme con suministros tomados de las reservas nacionales. Los países africanos, especialmente Cote D’Ivoire, Nigeria y el Senegal, serían los que más contribuirían al aumento de las importaciones mundiales. Aunque se prevé que las compras de las naciones asiáticas se mantengan altas debido a los contratiempos sufridos por la producción y la constante presión sobre los precios internos, es posible que disminuyan algo en comparación con 2014, debido a una disminución de la demanda de Indonesia, Filipinas y Sri Lanka. En América Latina y el Caribe, las pérdidas provocadas por las condiciones atmosféricas deberían de mantener estable la demanda, en contraste con las reducciones de las importaciones en América del Norte, a saber los Estados Unidos, y las necesidades en gran medida estables en Europa. En cuanto a los exportadores, se prevé que Tailandia aumente las entregas en 2015, recuperando su posición de principal proveedor mundial de arroz. También se prevé que superen sus niveles de 2014 los envíos de Australia, Camboya, China (Continental), Myanmar, el Pakistán, los Estados Unidos y Viet Nam. Por otro lado, los malos rendimientos de la producción de 2014 y las mayores necesidades internas pueden reducir nuevamente las exportaciones de la India en el curso de 2015.

La FAO ha rebajado su pronóstico de la producción mundial de arroz en 2014/15 en 2,0 millones de toneladas a 500,3 millones de toneladas (arroz elaborado). Ello no obstante, la cifra revisada continúa indicando una expansión del 1,7 por ciento en la utilización mundial de arroz , debido principalmente a un aumento de 5,2 millones de toneladas en el consumo humano mundial, lo que contribuiría a un pequeño aumento del consumo per cápita a 57,5 kg en 2014/15. También se prevé un aumento de las cantidades destinadas a semillas, usos no industriales y pérdidas poscosecha.

La FAO pronostica actualmente los remanentes mundiales de arroz de 2015 en 177,7 millones de toneladas (arroz elaborado), o sea unos 2,0 millones de toneladas menos de lo indicado en el informe SMA de julio. La revisión refleja principalmente las previsiones de reducciones mayores en la India, debidas al empeoramiento de las perspectivas para la producción en el país, y en Tailandia, basadas en las perspectivas de exportaciones más intensas. Situadas en 177,7 millones de toneladas, existencias mundiales de arroz en 2015 estarán un 2 por ciento por debajo de las altas históricas registradas en 2014, lo que marcaría la primera contracción de los remanentes mundiales en un decenio. Teniendo en cuenta los niveles de utilización previstos, ello llevaría la relación mundial entre las existencias y la utilización a 34,8 por ciento en 2014/15, frente al 36,3 por ciento del año anterior, pero más alta que la media quinquenal de 33,3 por ciento. Debido a las expectativas de reducciones considerables en la India y Tailandia, es probable que en 2015 los cinco principales exportadores de arroz reduzcan sus existencias en un 8 por ciento a 44,6 millones de toneladas, lo que haría pasar la relación existencias/desaparición de 27,7 por ciento en 2013/14 a 25,1 por ciento en 2014/15.

Después de dos meses de aumentos constantes, en agosto el índice de precios de la FAO para todos los tipos de arroz (2002-2004=100) aumentó del 1 por ciento a un promedio de 242 puntos, sustentado por la escasez estacional y la sólida demanda de importaciones. Es lo que ocurrió particularmente en los segmentos del Indica y Aromatica, a los que se debió todo el fortalecimiento registrado en ese mes, mientras que el índice del Japonica se estabilizó en torno a un valor alto de 263 puntos. La estabilidad de los precios se mantuvo hasta septiembre, cuando las nuevas cosechas tendieron a pesar sobre las cotizaciones del Indica. Mirando al futuro, los precios internacionales del arroz podrían estar sujetos a una creciente presión a la baja con el avance de las cosechas principales en los países del hemisferio norte. De hecho, las preocupaciones acerca de que la disminución de la producción en la India, el Pakistán y Tailandia sirva de apoyo a las cotizaciones internacionales se ven atenuadas por las perspectivas de cosechas todavía superiores a la media en esos países, así como por las abundantes existencias acumuladas a lo largo de años de aumentos ininterrumpidos de la producción. Con este telón de fondo, las políticas continuarán ejerciendo una influencia particular, especialmente las concernientes a la colocación de las existencias en los principales proveedores mundiales.

SMA Octubre de 2014

Descargue el documento

Documentos