FAO.org

Inicio > SMIA - Sistema mundial de información y alerta > Análisis por país > External Assistance
SMIA - Sistema mundial de información y alerta

Países que necesitan ayuda alimentaria externa

Se espera que los países en crisis que necesitan ayuda alimentaria externa carezcan de los recursos para hacer frente a problemas críticos de inseguridad alimentaria. La siguiente lista cubre las crisis relacionadas con la falta de alimentos, la ausencia generalizada de acceso a éstos, o problemas graves pero localizados. El SMIA actualiza esta lista cuatro veces al año.

septiembre 2018
  (total: 39 paises)
Motivos de la inseguridad alimentaria
Razones principales
Variaciones respecto al informe precedente
Conflicto, desplazamientos y escasez de suministros alimentarios
  • El número de personas desplazadas internamente (PDI) en julio de 2018 se estimaba en alrededor de 615 000, con un incremento del 10 por ciento desde marzo de 2018. Se calcula que alrededor de 2 millones de personas (el 43 por ciento de la población total) necesitan ayuda alimentaria urgente debido a la persistente inseguridad generalizada, varios años consecutivos de producción agrícola reducida y al mal funcionamiento de los mercados, en especial para personas desplazadas, familias de acogida y retornados.
  • Los enfrentamientos violentos y las tensiones entre comunidades persisten, generando desplazamientos masivos de población, con un grave impacto negativo en la seguridad alimentaria.
Inseguridad civil, crisis económica y déficits localizados de producción agrícola
  • Las perturbaciones de los mercados, las actividades agrícolas y los medios de vida, junto con la limitada ayuda humanitaria y la disminución de la capacidad de la importación de alimentos, continúan afectando seriamente a las condiciones de seguridad alimentaria.
  • Se calcula que alrededor de 1,67 millones de personas padecen inseguridad alimentaria severa, y la zona más afectada es la provincia occidental de Ruyigi.
Inseguridad civil, desplazamientos internos y deterioro de las condiciones pastoriles
  • Según el “Cadre Harmonisé”, se estimaba que alrededor de 990 000 personas padecerían inseguridad alimentaria entre junio y agosto, debido al grave deterioro de las condiciones pastoriles en el Sahel.
  • Casi 1,9 millones de personas permanecieron desplazadas internamente, casi en su totalidad a causa de la insurgencia en el noreste, y además el país acoge alrededor de 450 000 refugiados.
Impacto de temporadas consecutivas de lluvias desfavorables en los medios de vida pastoriles
  • Alrededor de 197 000 personas padecen inseguridad alimentaria severa, concentradas principalmente en las zonas pastoriles al norte de la ciudad de Obock y en las zonas fronterizas del sudeste, que se vieron afectadas por temporadas consecutivas de lluvias desfavorables.
Las dificultades económicas han aumentado la vulnerabilidad de la población a la inseguridad alimentaria
Impacto de la sequía en los sistemas locales de subsistencia
  • Se estima que 7,88 millones de personas se vieron afectadas por la inseguridad alimentaria, principalmente en las zonas agropastoriles del sudeste, debido a los persistentes efectos de las severas condiciones de sequía entre mediados de 2016 y finales de 2017.
  • Alrededor de 1 millón de personas han sido desplazadas desde junio de 2018 en las regiones de Somalia, Oromia y SNNP, como resultado de un conflicto entre comunidades.
Disminución en la producción de cereales
  • El número de personas que se estima padecen inseguridad alimentaria en 2018 aumentó más del doble a nivel interanual, hasta 3,3 millones de personas.
  • El fuerte aumento se debe sobre todo a una disminución en la producción de cereales, con un resultado esperado en 2018 inferior a la media.
El conflicto civil y el déficit pastoril deterioran las condiciones de seguridad alimentaria
  • Según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, en el período de junio a agosto se calculaba que alrededor de 800 000 personas necesitaban asistencia inmediata.
  • Debido a un conflicto civil en los países vecinos, más de 166 000 personas residen como refugiados, de los cuales 108 000 son de Nigeria y 57 000 de Malí.
Los conflictos persistentes provocan desplazamientos de población, alteraciones en los mercados y acceso limitado a la ayuda alimentaria en las zonas septentrionales
  • Según el análisis del “Cadre Harmonisé”, se calcula que cerca de 5,3 millones de personas necesitaban ayuda entre junio y agosto.
  • La inseguridad civil actual sigue alterando la funcionalidad de los mercados y las actividades relacionadas con los medios de subsistencia, lo que limita el acceso de los alimentos a los hogares vulnerables. Las áreas inaccesibles a las intervenciones humanitarias se enfrentan a las peores condiciones de seguridad alimentaria.
Conflictos y desplazamientos en las zonas orientales y meridionales, junto con el flujo de refugiados ejerciendo presión sobre los recursos de las comunidades de acogida
  • El país alberga a 176 000 refugiados de la República Centroafricana, 94 000 de Sudán del Sur y 47 000 de Burundi. El número total de PDI se estima en 4,5 millones.
  • Se notificó un brote de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) y, hasta el 26 de agosto, se han confirmado 111 casos, más del doble del nivel respecto a mayo.
Conflicto, inseguridad civil y grave crisis económica
  • A pesar del suministro continuo de ayuda humanitaria, la inseguridad alimentaria afecta aún a grandes segmentos de la población. El número de personas con inseguridad alimentaria severa en el período de junio a julio se estima en 6 millones. Estas cifras tan elevadas son el resultado de la persistente inseguridad, dificultades económicas, interrupciones del comercio y los altos precios de los alimentos.
Dificultades para el acceso a los alimentos
  • Se calcula que alrededor de 2,4 millones de personas padecían inseguridad alimentaria en 2018, debido principalmente una reducida producción de cereales en 2018 y dificultades en el acceso a los alimentos, derivadas de los bajos ingresos y los problemas de liquidez.
Escasez de suministros y precios elevados
  • Según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, se prevé que el número de personas necesitadas de ayuda alimentaria sería de 950 000 en el período de junio a agosto, debido principalmente a los déficits de producción localizados.
  • Se estima que viven en el país unos 25 000 refugiados, en su mayoría de Mali.
El bajo rendimiento en la temporada agropastoril de 2017 causó pérdidas importantes en los medios de subsistencia
  • Según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, se estimó que unas 21 000 personas (aproximadamente el 4 por ciento de la población total) estaban en la Fase 3: “Crisis” y superior.
El flujo de refugiados ejerce presión sobre las comunidades de acogida, desplazamientos de población
  • El número de refugiados de la República Centroafricana se estimaba en 261 000 a finales de julio de 2018. La inseguridad en las fronteras con Nigeria provocó también el desplazamiento interno de 238 000 personas.
  • Una crisis en curso desde octubre de 2016 debido a la marginación percibida y la resistencia a la asimilación de la minoría de habla inglesa a la mayoría de habla francesa, ha afectado negativamente a la población en las regiones del noroeste y suroeste del país.
El flujo de refugiados ejerce mayor presión sobre los recursos ya limitados de las comunidades de acogida
  • A finales de enero de 2018, el país acogía a unos 32 000 refugiados de la República Centroafricana.
Déficits localizados de producción
  • Se calcula que unas 34 000 personas necesitan ayuda alimentaria.
Las temporadas de lluvias desfavorables consecutivas afectan a la producción agrícola y ganadera
  • Cerca de 2,35 millones de personas padecen inseguridad alimentaria severa, sobre todo en las zonas orientales, surorientales y costeras del país como resultado de los efectos persistentes de las condiciones de sequía severa entre mediados de 2016 y finales de 2017.
Disminución de la producción de cereales
  • Se calcula que 309 000 personas se verán afectadas por la inseguridad alimentaria en 2018.
  • La estimación de este año es ligeramente más alta que la de 2017, lo que refleja una caída en la producción de cereales en 2018.
Déficits localizados de producción y flujo de refugiados
  • Se estima que unas 29 000 personas necesitan ayuda alimentaria.
Inseguridad civil
  • El número de personas que necesitan ayuda alimentaria se estima en 0,4 millones, estando los refugiados, solicitantes de asilo y desplazados entre los más vulnerables.
  • La escasez de alimentos se señala sobre todo en el sur y el este del país, donde faltan suministros de alimentos básicos. Limitado acceso de la población afectada a productos subvencionados.
Períodos de sequía e impacto de los ciclones
  • El número de personas afectadas por la inseguridad alimentaria aumentó a 1,3 millones en las regiones meridionales, debido a las condiciones climáticas desfavorables que mantuvieron la producción de cereales en 2018 a niveles inferiores a la media, mientras que los precios récord de principios de año afectaron negativamente al acceso a los alimentos.
  • A nivel nacional, se estima que la producción de arroz haya aumentado en 2018, reflejando principalmente mejores resultados en las regiones centrales y septentrionales, lo que incrementará la disponibilidad de alimentos.
Inseguridad civil en las zonas del norte y acceso limitado debido a la disminución de los ingresos de la producción pastoril
  • El país acoge aproximadamente a 20 000 refugiados, 50 000 desplazados internos y 64 000 repatriados que dependen principalmente de la ayuda humanitaria. 
  • Se estima que alrededor de 933 000 personas necesitaron ayuda alimenticia de junio a agosto, según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, como resultado del conflicto civil persistente.
Los descensos en la producción agrícola y pastoril llevan a resultados de seguridad alimentaria desfavorables
  • Según el análisis del “Cadre Harmonisé” de marzo de 2018, alrededor de 538 000 personas necesitaron ayuda alimentaria de junio a agosto, debido a su suministro de cereales inferior al promedio y al escaso poder adquisitivo de los hogares.
  • En el país residen cerca de 58 000 refugiados, en su mayoría de Mali.
Eventos meteorológicos extremos y déficits de producción localizada
  • Las condiciones climáticas secas y las infestaciones por plagas causaron déficits de producción localizada en las provincias del sur y algunas zonas centrales. Como resultado, se estima que 891 000 personas padecen inseguridad alimentaria, localizándose la mayoría en las provincias de Tete central y Gaza meridional.
  • A nivel nacional, se estima que la producción de cereales haya aumentado en 2018.
Malas condiciones pastoriles
  • Según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, se estima que alrededor de 750 000 personas necesitaron ayuda alimentaria entre junio y agosto.
  • Se calcula que residen en el país unos 15 000 refugiados, en su mayoría de Mauritania.
Inundaciones y déficits localizados de producción
  • Se estima que unas 12 000 personas padecen inseguridad alimentaria severa.
Conflicto, inseguridad civil y condiciones generalizadas de sequía
  • Se estima que alrededor de 1,56 millones de personas necesitan ayuda de emergencia, principalmente PDI y comunidades agropastoriles afectadas por las condiciones de sequía que prevalecieron entre mediados de 2016 y finales de 2017.
Conflicto e inseguridad civil
  • El número de personas afectadas por la inseguridad alimentaria severa en el período de mayo a julio se estima en 6,2 millones, principalmente PDI y comunidades de acogida en las zonas afectadas por el conflicto. Los hogares vulnerables afectados por el alza en los precios de los alimentos y los déficits de producción en la temporada de 2017 son también motivo de preocupación.
Producción agrícola reducida
  • Se estimó que alrededor de 122 000 personas estaban afectadas por la inseguridad alimentaria en 2018, localizadas principalmente en el este y el sur del país, donde el clima desfavorable dio como resultado déficits localizados de producción.
Déficits localizados de producción agrícola y llegada de refugiados
  • En la región nororiental de Karamoja, la temporada de escasez terminó en septiembre de 2017, alrededor de un mes más tarde de lo normal, ya que las cosechas se vieron retrasadas. Además, la producción agrícola se estima en un nivel inferior al promedio y se espera que los hogares agoten sus reservas de alimentos de producción propia para diciembre de 2018, por lo que se enfrentarán a un comienzo temprano de la próxima temporada de carestía.
  • Alrededor de 1,1 millones de refugiados de Sudán del Sur y cerca de 316 000 refugiados de la República Democrática del Congo están acogidos en campamentos y dependen de la ayuda humanitaria.
Conflicto civil y eventos relacionados con el clima
  • Unos 6,5 millones de personas padecen inseguridad alimentaria y 4 millones están en riesgo de sufrir esa misma situación.
  • Se prevé que la producción nacional de cereales en 2018 disminuya notablemente como resultado de las lluvias distribuidas de manera desfavorable.
  • A pesar de recibir algo de ayuda alimentaria internacional, los refugiados sirios también ejercen presión sobre las comunidades de acogida en los países vecinos.
Déficits de producción localizados en la cosecha principal de 2018 y crisis económica
  • Reflejando las expectativas de una producción reducida de la cosecha de la temporada principal, se prevé que una gran parte de hogares continúe experimentando tasas limite o insuficientes de consumo de alimentos.
Conflicto, pobreza, y precios elevados de alimentos y combustibles
  • Se estima que 17,8 millones de personas padecen inseguridad alimentaria y requieren ayuda humanitaria urgente, un aumento del 5 por ciento respecto a las estimaciones de 2017.
Conflicto continuado y desplazamiento de población
  • Cerca de 2,2 millones de personas padecen inseguridad alimentaria crónica, de las cuales 1,4 millones se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria aguda debido a la sequía. El conflicto persistente, los riesgos naturales y las oportunidades económicas limitadas han incrementado la vulnerabilidad de los hogares más pobres, incluyendo a los agricultores de subsistencia.
Conflicto civil
  • En enero de 2018, alrededor de 2,6 millones de personas estaban desplazadas internamente.
  • Cerca de 800 000 personas necesitaban ayuda para su seguridad alimentaria en diciembre de 2017.
Conflicto en zonas de Kachin, Shan y recrudecimiento de la violencia en Rakhine
  • Según los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones (junio de 2018), el número estimado de refugiados de Myanmar en Bangladesh aumentó ligeramente a 919 000. Además, 241 000 personas se vieron desplazadas internamente en los estados de Kachin, Kayin, Shan y Rakhine debido al conflicto en curso.
  • Estas poblaciones dependen principalmente de la ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas.
Desplazamiento de población y déficits localizados de producción de cereales
  • En el distrito de Tharparkar y las zonas circundantes de la provincia de Sindh, la producción de cereales afectada por la sequía y las importantes pérdidas de ganado por tercer año consecutivo han agravado la inseguridad alimentaria y causado malnutrición aguda.
  • El país alberga cerca de 1,4 millones de refugiados afganos registrados y no registrados. La mayoría de estas personas necesita ayuda humanitaria.
Daños por huracanes
  • La situación de seguridad alimentaria ha mejorado en líneas generales, sin departamentos clasificados en las fases de “Crisis” de la CIF. Sin embargo, hay 386 050 personas que necesitan ayuda humanitaria tras el impacto del huracán Matthew en 2016.