SMIA - Sistema mundial de información y alerta

Países que necesitan ayuda alimentaria externa

Se espera que los países en crisis que necesitan ayuda alimentaria externa carezcan de los recursos para hacer frente a problemas críticos de inseguridad alimentaria. La siguiente lista cubre las crisis relacionadas con la falta de alimentos, la ausencia generalizada de acceso a éstos, o problemas graves pero localizados. El SMIA actualiza esta lista cuatro veces al año.

diciembre 2019
  (total: 42 paises)
Motivos de la inseguridad alimentaria
Razones principales
Variaciones respecto al informe precedente
Temporadas consecutivas de lluvias desfavorables.
  • Alrededor de 3,1 millones de personas padecen una grave inseguridad alimentaria, principalmente en las zonas septentrionales y orientales del país, como resultado del impacto acumulativo de las escasas "lluvias cortas" del período de octubre diciembre de 2018 y de la grave sequía durante la mayor parte de la temporada de "lluvias largas" de marzo a mayo de 2019.
  • A principios de noviembre, unas 144 000 personas se habían visto afectadas por las inundaciones, desencadenadas por las lluvias torrenciales a partir de octubre.
Conflicto, desplazamientos y escasez de suministros alimentarios.
  • El número de personas que padecían inseguridad alimentaria grave ha disminuido de manera constante desde septiembre de 2018. Según el último análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), se estima que 1,6 millones de personas se encontraban en la Fase 3: "Crisis" y superior. De éstas, se estima que en septiembre de 2019 alrededor de 375 000 personas se encontraban en la Fase 4: "Emergencia", sobre todo en las zonas con una elevada concentración de personas desplazadas internamente (PDI).
Conflicto, inseguridad civil y temporadas de lluvias desfavorables consecutivas.
  • Cerca de 2,1 millones de personas necesitan ayuda de emergencia, sobre todo comunidades agrícolas y pastoriles afectadas por las escasas lluvias "Deyr" entre octubre-diciembre de 2018 y la sequía severa durante la mayor parte de la temporada "Gu" del periodo de abril junio de 2019.
  • A mediados de noviembre, las inundaciones -causadas por las lluvias torrenciales desde octubre-, habían afectado a unas 540 000 personas, de las cuales unas 370 000 se encontraban desplazadas.
Reducida disponibilidad de cereales y precios de los alimentos extremadamente altos
  • El número de personas que padecen inseguridad alimentaria ha aumentado significativamente en 2019/20. Se prevé que la cifra casi se duplique a nivel interanual, hasta alcanzar los 5,5 millones de personas en el período de enero a marzo de 2020.
  • El deterioro de la inseguridad alimentaria se debe a la fuerte reducción de la cosecha de cereales en 2019, a los elevados precios de los alimentos básicos y a un entorno económico desfavorable que ha reducido las oportunidades de generación de ingresos. Las perspectivas para las cosechas de 2020 son desfavorables debido a las malas previsiones meteorológicas, lo que aumenta la probabilidad de que se produzca una segunda reducción consecutiva de la cosecha de cereales.
Inseguridad civil, crisis económica y déficits localizados de producción agrícola
  • Las perturbaciones en los mercados, las actividades agrícolas y los medios de subsistencia, junto con la ayuda humanitaria limitada y la disminución de la capacidad de importación de alimentos, siguen afectando gravemente a las condiciones de seguridad alimentaria.
  • Se estima que alrededor de 1,72 millones de personas padecían de grave inseguridad alimentaria a finales de 2018 (última información disponible).
Inseguridad civil
  • Según el último del "Cadre Harmonisé", se estima que entre octubre y diciembre de 2019 había unas 594 000  personas que padecían inseguridad alimentaria.
  • Cerca de 170 280 personas siguen desplazadas internamente, casi en su totalidad debido a la insurgencia en el noreste y, además, el país acoge a unos 438 000 refugiados.
Impacto de temporadas consecutivas de lluvias desfavorables en los medios de vida pastoriles
  • Se estimaba que unas 150 000 personas padecían inseguridad alimentaria grave en 2018 (la información más reciente disponible) en las zonas rurales, debido a temporadas consecutivas de lluvias desfavorables.
Las dificultades económicas han aumentado la vulnerabilidad de la población a la inseguridad alimentaria
Impacto de la sequía en los sistemas locales de subsistencia
  • Se estimaba que 6,7 millones de personas padecían de grave inseguridad alimentaria a principios de 2019, principalmente en las zonas agrícolas orientales y en las zonas agropastoriles del norte y el sureste, debido a las escasas lluvias estacionales de 2019 "Karan/Belg/Gu/Genna" entre principios y mediados de 2019.
  • A mediados de noviembre, unas 205 000 personas habían sido desplazadas en las zonas meridionales y orientales, debido a las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales desde octubre.
Conflicto civil
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se estima que alrededor de 1,4 millones de personas necesitaban ayuda humanitaria inmediata en el período octubre-diciembre de 2019.
  • Debido al conflicto civil en los estados vecinos, el país acoge a 218 261 refugiados, de los cuales 161 359 proceden de Nigeria y 56 000 de Malí, mientras que se calcula que 187 359 personas se encuentran desplazadas internamente.
Conflicto persistente en las zonas septentrionales
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", entre octubre y diciembre de 2019 se estimaba que 4 millones de personas necesitaban ayuda humanitaria.
  • Debido a la persistente inseguridad civil, más de 2,3 millones de personas se encuentran internamente desplazadas. Las zonas inaccesibles a las intervenciones humanitarias se enfrentan a las peores condiciones de seguridad alimentaria.
Conflictos y desplazamientos en las zonas orientales y meridionales, ejerciendo presión sobre los recursos de las comunidades de acogida
  • Tras un estallido de violencia en junio en la provincia de Ituri, unas 300 000 personas se vieron desplazadas en las provincias de Ituri y Nord Kivu. En total, en octubre de 2019 había 1,5 millones de personas desplazadas internamente en la provincia de Nord Kivu, lo que suponía una carga para los ya limitados recursos de las comunidades de acogida.
  • La enfermedad del virus del Ébola (EVE) sigue siendo motivo de preocupación creciente y grave. En noviembre, la OMS informó de que un total de 3 291 personas se habían visto afectadas, de las cuales casi 2 193 habían muerto.
Conflicto, inseguridad civil y grave crisis económica
  • A pesar del suministro continuo de ayuda humanitaria, la inseguridad alimentaria sigue afectando a grandes segmentos de la población, debido a la insuficiencia del suministro de alimentos, la recesión económica, las perturbaciones del comercio y los elevados precios de los alimentos.
  • En agosto se estimaba que el número de personas en situación de grave inseguridad alimentaria disminuiría de 6,35 millones a 4,54 millones entre septiembre y diciembre de 2019. Sin embargo, es probable que el número actual de casos de inseguridad alimentaria sea mucho mayor, ya que las inundaciones generalizadas provocadas por las lluvias torrenciales de septiembre y octubre afectaron a unas 900 000 personas -de las cuales unas 420 000 han sido desplazadas-, y provocaron importantes pérdidas de cosechas y ganado.
  • En octubre de 2019, el número de personas desplazadas internamente se calculaba en 1,47 millones.
Inseguridad civil en el norte
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", el número de personas necesitadas de ayuda humanitaria se estimaba en 1,2 millones para el período de octubre-diciembre de 2019, debido principalmente a la inseguridad civil en el norte.
  • Se calcula que viven en el país 26 000 refugiados, la mayoría de ellos de Malí, mientras que alrededor de 486 000 personas se encuentran desplazadas internamente.
Bajo rendimiento de la temporada agropastoril en 2019
  • Según el último análisis del “Cadre Harmonisé”, se estima que unas 10 000 personas (aproximadamente el 2 por ciento de la población total) se encontraban en la Fase 3: “Crisis” y superior en el período de octubre-diciembre de 2019.
El conflicto civil y el flujo de refugiados ejercen presión sobre las comunidades de acogida
  • En la región del Lejano Norte, el número de personas desplazadas internamente aumentó de 246 000 en noviembre de 2018 a 271 000 en octubre de 2019.
  • En las regiones noroeste y suroeste, 542 000 personas se encontraban desplazadas internamente en octubre de 2019.
  • El país acogía además a finales de octubre a unos 109 000refugiados de Nigeria y 293 000 de la República Centroafricana.
El flujo de refugiados ejerce mayor presión sobre unos recursos ya limitados de las comunidades de acogida
  • Se calcula que el país acoge a unos 20 000 refugiados de la República Democrática del Congo y a cerca de 22 000 refugiados de la República Centroafricana.
  • Las comunidades de acogida -principalmente en las zonas septentrional y oriental del país-, se enfrentan a la escasez de alimentos y a oportunidades limitadas de obtener sustento. La seguridad alimentaria de los refugiados está garantizada esencialmente por la continua llegada de ayuda humanitaria.
Déficits de producción localizados
  • Se calcula que entre octubre de 2019 y marzo de 2020 necesitarán ayuda humanitaria unas 232 400 personas, frente a las 166 000 personas que se estimaban para el período correspondiente en 2018/19.
  • La menor cosecha de cereales -debido a las condiciones climáticas adversas- es la principal causa del agravamiento de la situación de la seguridad alimentaria.
Déficits de producción de cereales localizados
  • Se estima que unas 72 000 personas necesitan ayuda alimentaria durante los meses de octubre a diciembre de 2019.
Producción de cereales reducida
  • Se estima que entre octubre de 2019 y marzo de 2020, 433 410 personas (alrededor del 30 por ciento de la población rural) padecerán inseguridad alimentaria, lo que supone un aumento con respecto a la cifra del año anterior.
  • El agravamiento de la situación de la seguridad alimentaria se debió principalmente a la disminución de la producción de cereales, provocada por las condiciones meteorológicas.
Altos precios en los alimentos
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se estima que unas 41 000 personas se encuentran en la Fase 3: "Crisis" y superior en el período junio-agosto de 2019. El país acoge a unos 8 700 refugiados.
Inseguridad civil
  • El número total de personas que necesitan ayuda humanitaria se sitúa en 0,82 millones (11 por ciento de la población), de las cuales 0,3 millones requieren ayuda alimentaria. Los refugiados, solicitantes de asilo y los desplazados internos se encuentran entre los grupos más vulnerables.
Acceso limitado a los alimentos
  • Se estima que casi un millón de personas padecen inseguridad alimentaria, la mayoría de ellas en las regiones vulnerables del sur. Sin embargo, esta cifra es inferior a la estimación de casos de hace un año, lo que refleja una mayor cosecha de cereales en 2019.
Persistente inseguridad civil
  • El país acoge aproximadamente a 27 000 refugiados, mientras que 199 000 desplazados internos y 74 000 repatriados dependen de la ayuda humanitaria.
  • Se estima que entre octubre y diciembre de 2019, según el último análisis del "Cadre Harmonisé", unas 648 000 personas necesitan ayuda alimentaria como consecuencia del persistente conflicto civil.
Déficits de producción localizados
  • El número de personas a las que se considera en situación de inseguridad alimentaria ha disminuido en 2019/20, debido una mayor producción agrícola, lo que mejoró la disponibilidad de alimentos en los hogares.
  • Sin embargo, se estima que entre octubre de 2019 y marzo de 2020, 1,1 millones de personas -en su mayoría ubicadas en los distritos meridionales-, necesitarán ayuda debido a los déficits de producción localizados, mientras que los precios más elevados de los alimentos básicos están restringiendo el acceso a los mismos de la población.
Reducida disponibilidad de pastos
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", entre octubre y diciembre de 2019 se calculaba que unas 299 000 personas necesitaban asistencia.
  • En el país residen alrededor de 58 000 refugiados, la mayoría procedentes de Malí.
Daños causados por el ciclón y déficits de producción
  • El impacto de dos ciclones importantes y de las graves condiciones de sequía provocaron un aumento de la inseguridad alimentaria en las regiones central y meridional del país.
  • En total, se estima que 1,9 millones de personas padecen inseguridad alimentaria.
Déficits localizados en la producción de cereales
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", alrededor de 359 000 personas necesitaron ayuda entre octubre y diciembre de 2019.
  • Se estima que en el país residen 14 500 refugiados, la mayoría de Mauritania.
Precios elevados en los alimentos
  • Se estima que unas 254 000 personas padecieron una grave inseguridad alimentaria entre los meses de octubre y diciembre de 2019.
Conflicto, inseguridad civil y aumento de los precios de los alimentos
  • El número de personas en situación de grave inseguridad alimentaria se estimaba en 5,8  millones para el período de junio‑agosto de 2019, sobre todo PDIs y comunidades de acogida en las zonas afectadas por el conflicto. Los hogares vulnerables que padecen el aumento de los precios alimentarios también son motivo de preocupación.
  • A principios de septiembre, unas 426 000 personas se habían visto afectadas por las inundaciones.
Déficits de producción agrícola localizados y llegada de refugiados
  • Se calcula que cerca de 500 000  personas padecían grave inseguridad alimentaria en la región oriental de Teso y en la región nororiental de Karamoja, a principios de 2019 (última información disponible).
  • Alrededor de 855 000 refugiados del sur de Sudán del Sur y unos 390 000 refugiados de la República Democrática del Congo se encuentran acogidos en campamentos y dependen de la ayuda humanitaria.
Producción agrícola reducida y precios elevados en los alimentos
  • Se estima que alrededor de 2,3 millones de personas padecen inseguridad alimentaria y necesitan asistencia, debido principalmente a la reducida cosecha de cereales de 2019 y a precios de los alimentos más elevados.
  • A nivel regional, las zonas meridionales y occidentales del país se enfrentan a la mayor prevalencia de la inseguridad alimentaria, lo que se corresponde con las áreas que han sufrido periodos prolongados de condiciones climáticas secas y, en consecuencia, cosechas reducidas.
Conflicto civil
  • Se estima que unos 6,5 millones de personas padecen inseguridad alimentaria y necesitan ayuda alimentaria y para los medios de subsistencia. Otros 2,5 millones de personas corren el riesgo de sufrir inseguridad alimentaria y necesitan apoyo para sus medios de subsistencia a fin de reforzar su resiliencia.
  • Aunque se está distribuyendo cierta cantidad de ayuda alimentaria internacional, los refugiados sirios también están agotando los recursos de las comunidades de acogida en los países vecinos.
Déficit de producción de los cultivos principales de 2019 y crisis económica
  • Se pronostica que la producción de los cultivos alimentarios de la temporada principal de 2019 será inferior a la de los cinco últimos años anteriores, debido a las lluvias inferiores a la media y a la escasa disponibilidad de agua de riego a principios de año, y, más recientemente, inundaciones localizadas que perjudicaron a los cultivos en pie.
  • Según la Misión conjunta FAO/PMA de evaluación rápida de la seguridad alimentaria de 2019 -realizada en abril-, 10,1 millones de personas (el 40 por ciento de la población total) padecen inseguridad alimentaria y necesitan urgentemente ayuda alimentaria.
Conflicto, pobreza, y precios elevados de alimentos y combustibles
  • El análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), realizado en abril de 2019 en 29 de los 45 distritos más afectados, evaluó que alrededor de 1,25 millones de personas padecían una grave inseguridad alimentaria (Fases 3 "Crisis" y 4 "Emergencia" de la CIF combinadas), frente a los 1,55 millones de personas que se estimaba habiía en diciembre de 2018 en esos mismos distritos solamente. Al rededor de 20 millones de personas padecerían inseguridad alimentaria, en ausencia de ayuda alimentaria sostenida.
Conflicto civil y desplazamiento de la población
  • Entre agosto y octubre de 2019, 10,23 millones de personas (un tercio de la población total) padecían graves condiciones de inseguridad alimentaria, incluyendo a 7,8 millones en la Fase 3 "Crisis" de la CIF: y 2,4 millones en la Fase 4 "Emergencia" de la CIF. La persistencia de los conflictos, los riesgos naturales y las limitadas oportunidades económicas han aumentado la vulnerabilidad de los hogares más pobres, incluidos los agricultores de subsistencia.
Un gran número de refugiados ejerce presión en las comunidades de acogida
  • Según las últimas cifras de ACNUR (septiembre de 2019), unos 915 000 refugiados rohingya de Myanmar se encontraban acogidos en Bangladesh, principalmente en el distrito de Cox Bazar. La mayoría de los refugiados huyeron a Bangladesh tras el resurgimiento de la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar, a finales de agosto de 2017. El elevado número de refugiados también ha ejercido presión en los recursos locales y, como resultado, también se requiere ayuda humanitaria para satisfacer las necesidades de las comunidades de acogida; se calcula que al rededor de 336 000 bangladesís necesitan asistencia.
Conflicto civil
  • Se estima que 1,8 millones de personas permanecen desplazadas internamente.
  • Unos 1,77 millones de personas -principalmente PDIs y repatriados- necesitan ayuda para su seguridad alimentaria y medios de vida.
Conflicto en partes de los estados de Kachin, Shan y Rakhine
  • El conflicto persistente en los estados de Rakhine, Chin, Kachin y el norte de Shan ha llevado a un desplazamiento interno de población a gran escala, especialmente desde 2017. La mayoría de los PDIs padecen altos niveles de inseguridad alimentaria, debido a que el conflicto está obstaculizando el libre movimiento de las personas y que puedan llevar a cabo actividades de subsistencia.
Desplazamientos de población
  • El país acoge a cerca de 1,4 millones de refugiados afganos registrados y no registrados. La mayoría de estas personas necesitan ayuda humanitaria y han ejercido presión en los recursos ya limitados de sus comunidades de acogida.
Grave crisis económica
  • En medio de la grave y prolongada crisis económica, el número de refugiados y migrantes de Venezuela se estima en 4,6 millones de personas. Se encuentran asentados en países vecinos de América del Sur y el Caribe. Las necesidades humanitarias para ayudar a los refugiados y migrantes en los países de acogida son notables.
  • En el país, debido a la hiperinflación, el poder adquisitivo se ha visto gravemente erosionado, lo que ha generado graves limitaciones para el acceso a los alimentos en los hogares. Además, se prevé una reducción de la producción de cereales en 2019 con respecto al nivel ya bajo de hace un año, debido sobre todo a la falta de insumos agrícolas.
Periodos de sequía prolongados e inflación elevada
  • Se estimaba que unos 3,67 millones de personas se encontraban en graves condiciones de inseguridad alimentaria y necesitaban ayuda alimentaria con urgencia en octubre de 2019, debido al impacto adverso de los períodos de sequía en la producción de cereales (en especial el maíz), sumado a los precios elevados de los alimentos, incluyendo el arroz –en su mayor parte importado-, debido a un crecimiento significativo en la tasa de inflación.