FAO.org

Inicio > SMIA - Sistema mundial de información y alerta > Análisis por país > External Assistance
SMIA - Sistema mundial de información y alerta

Países que necesitan ayuda alimentaria externa

Se espera que los países en crisis que necesitan ayuda alimentaria externa carezcan de los recursos para hacer frente a problemas críticos de inseguridad alimentaria. La siguiente lista cubre las crisis relacionadas con la falta de alimentos, la ausencia generalizada de acceso a éstos, o problemas graves pero localizados. El SMIA actualiza esta lista cuatro veces al año.

julio 2019
  (total: 41 paises)
Motivos de la inseguridad alimentaria
Razones principales
Variaciones respecto al informe precedente
Conflicto, desplazamientos y escasez de suministros alimentarios
  • El número de casos de personas desplazadas internamente (PDI) en abril de 2019 se estimaba en alrededor de 612 000, frente a unos 641 000 en diciembre de 2018. Esto supone una ligera mejora de la situación, todavía grave y de gran belicosidad.
  • Los enfrentamientos violentos y las tensiones entre comunidades persisten, generando desplazamientos masivos de población, con un grave impacto negativo en la seguridad alimentaria
Fuerte caída de la producción de cereales
  • Se prevé que la inseguridad alimentaria empeorará significativamente en 2019, debido a la disminución de la producción de cereales a causa de las condiciones meteorológicas adversas, los fuertes aumentos de los precios de los alimentos básicos y a un entorno económico frágil, que ha reducido las oportunidades de generación de ingresos.
  • A principios de 2019, casi 3 millones de personas sufrían de inseguridad alimentaria.
Inseguridad civil, crisis económica y déficits localizados de producción agrícola
  • Las perturbaciones de los mercados, las actividades agrícolas y de los medios de vida, junto con la limitada ayuda humanitaria y la disminución de la capacidad de la importación de alimentos, continúan afectando seriamente a las condiciones de seguridad alimentaria. Las zonas más afectadas por la inseguridad alimentaria son las más occidentales de las provincias de Makama, Rutana, Ruygi y Cankuzo, donde las lluvias torrenciales de 2018 provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que resultaron pérdidas de cosechas.
  • Se estimaba que cerca de 1,72 millones de personas padecían inseguridad alimentaria grave a finales de 2018 (la última información disponible).
Inseguridad civil
  • Según el "Cadre Harmonisé", se estimaba que alrededor de 641 000 personas padecerían inseguridad alimentaria entre junio y agosto de 2019.
  • Unas 130 000 personas permanecían desplazadas internamente, casi en su totalidad a causa de la insurgencia en el noreste, y, además, el país acoge alrededor de 462 000 refugiados.
Impacto de temporadas consecutivas de lluvias desfavorables en los medios de vida pastoriles
  • Se estimaba que unas 150 000 personas padecían inseguridad alimentaria grave en 2018 (la información más reciente disponible) en las zonas rurales, debido a temporadas consecutivas de lluvias desfavorables.
Las dificultades económicas han aumentado la vulnerabilidad de la población a la inseguridad alimentaria
Impacto de la sequía en los sistemas locales de subsistencia
  • Se estimaba que 8,13 millones de personas padecían de grave inseguridad alimentaria a principios de 2019, principalmente en las zonas de agropastoriles del sudeste, debido al impacto acumulativo de la sequía de 2016/17 y las escasas lluvias "Deyr/Hageya" entre octubre y diciembre de 2018.
Inseguridad civil
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", en el periodo de junio a agosto de 2019 se estima que cerca de 1,2 millones de personas necesitarán ayuda alimentaria inmediata.
  • Debido a la inseguridad en el país y al conflicto civil en los países vecinos, alrededor de 254 000 personas se encuentran desplazadas internamente y 178 000 residen como refugiados.
Conflictos persistentes e inseguridad
  • Según el análisis del "Cadre Harmonisé", se calculaba que cerca de 4,95 millones de personas necesitarían asistencia entre junio y agosto de 2019. Además, alrededor de 1,9 millones de personas están desplazadas internamente.
  • La persistente inseguridad civil sigue afectando a las principales fuentes de alimentos e ingresos, limitando el acceso de los hogares vulnerables a los alimentos. Las zonas inaccesibles a las intervenciones humanitarias se enfrentan a las peores condiciones de seguridad alimentaria.
Conflictos y desplazamientos en las zonas orientales y meridionales, junto con el flujo de refugiados ejerciendo presión sobre los recursos de las comunidades de cogida
  • El número total de PDI se estima en 4,5 millones. Además, el país alberga a 217 000 refugiados de Ruanda, 172 000 de la República Centroafricana, 100 000 de Sudán del Sur y 45 000 de Burundi.
  • Un brote de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) ha resultado en la pérdida de 1 571 vidas (en Junio). Además, el brote de EVE ha alterado el funcionamiento de los mercados, dificultando el acceso de los hogares a los alimentos en las áreas afectadas.
Conflicto, inseguridad civil y grave crisis económica
  • A pesar del suministro continuo de ayuda humanitaria, la inseguridad alimentaria afecta aún a grandes segmentos de la población. El número de personas con inseguridad alimentaria severa en el período de mayo-julio de 2019 se estima en 6,96 millones, cerca del 60 por ciento de la población total. La grave situación de la seguridad alimentaria es el resultado de la persistente inseguridad, la insuficiencia de los suministros de alimentos, la crisis económica, las perturbaciones del comercio y los altos precios de los alimentos.
  • Además, se calcula que en mayo de 2019 había 1,78 millones de personas desplazadas internamente.
Inseguridad civil en el norte
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se estimó que el número de personas necesitadas de ayuda alimentaria en el período de junio-agosto de 2019 sería de 687 000 , debido principalmente a la inseguridad civil en el norte.
  • Se estima que viven en el país 25 000 refugiados, la mayoría procedentes de Malí, mientras que 148 000 personas se encuentran desplazadas internamente.
EL bajo rendimiento en la temporada agropastoril de 2018 provoca una difícil situación alimentaria
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se estimaba que unas 9 000 personas (cerca del 2 por ciento de la población total) se encontrarían en la Fase 3: "Crisis" en el periodo de junio a agosto de 2019.
El conflicto social y el flujo de refugiados ejercen presión sobre las comunidades de acogida
  • El número de refugiados de la República Centroafricana se estimaba en 279 000 a finales de abril de 2019.
  • Los conflictos civiles persistentes desde octubre de 2016 han provocado el desplazamiento de unas 444 000 personas en las regiones anglófonas del noroeste y suroeste.
El flujo de refugiados pone mayor presión sobre los recursos ya limitados de las comunidades de acogida
  • Se calcula que el país acoge a unos 24 000 refugiados de la República Democrática del Congo.
Déficits de producción localizados
  • Se prevé que la disminución estimada en la producción de cereales, debido a las condiciones climáticas adversas, provocará un aumento del número de personas en situación de inseguridad alimentaria en 2019/20.
  • Se estima que entre enero y marzo de 2019 había 247 000 personas necesitadas de ayuda humanitaria.
Déficits localizados de producción
  • Se estima que unas 289 000 personas necesitarán ayuda alimentaria durante el período de junio‑agosto de 2019.
Temporadas consecutivas de lluvias desfavorables
  • Alrededor de 2 millones de personas padecen una grave inseguridad alimentaria, principalmente en las zonas septentrionales y orientales, como resultado del impacto acumulativo de las escasas "lluvias cortas" del período de octubre-diciembre de 2018 y de la grave sequía durante la mayor parte de la temporada de "lluvias largas" de marzo a mayo de 2019.
Producción de cereales reducida
  • Se espera que la disminución de la producción de cereales provocada por las condiciones meteorológicas intensifique la situación de inseguridad alimentaria en 2019/20.
  • Según los cálculos, cerca de 273  000 personas se vieron afectadas por la inseguridad alimentaria entre diciembre de 2018 y febrero de 2019.
Altos precios de los alimentos
  • Unas 41 400 personas necesitan ayuda alimentaria, según las estimaciones.
Inseguridad civil
  • El número total de personas que necesitan ayuda humanitaria se sitúa en 0,82 millones (11 por ciento de la población), de las cuales 0,3 millones requieren ayuda alimentaria. Los refugiados, solicitantes de asilo y los desplazados internos se encuentran entre los grupos más vulnerables.
Acceso reducido a los alimentos en las zonas meridionales
  • A nivel nacional, se prevé un aumento de la cosecha de cereales en 2019 que mejore la situación general de la seguridad alimentaria. Sin embargo, en las regiones meridionales -afectadas por años consecutivos de bajos rendimientos agrícolas-, se espera que las condiciones sigan siendo precarias.
Persistente inseguridad en el centro y norte del país
  • El país acoge a cerca de 27 000 refugiados, mientras que 106 000 desplazados internos y 74 000 repatriados dependen también principalmente de la ayuda humanitaria.
  • Cerca de 549 000 personas necesitarían ayuda alimentaria entre junio y agosto de 2019, según el último análisis del "Cadre Harmonisé", a causa del persistente conflicto civil.
Déficits de producción localizados y precios más altos
  • A nivel nacional, la producción de cereales aumentó en 2019; sin embargo, las condiciones climáticas adversas provocaron una disminución de las cosechas en los distritos meridionales, lo que se prevé empeore allí la situación de seguridad alimentaria.
  • El número de personas en situación de inseguridad alimentaria en el período entre octubre de 2018 y marzo de 2019 se calculaba en 3,3 millones. Se prevé que esta cifra disminuya, pero también que las necesidades de ayuda alimentaria sigan siendo elevadas en los distritos meridionales.
Reducción de la disponibilidad de pastos
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se estimaba que unas 607 000 personas necesitarían ayuda entre junio y agosto de 2019.
  • Residen en el país cerca de 60 000 refugiados, la mayoría procedentes de Malí.
Daños causados por el ciclón y déficit de producción
  • Se prevé que los efectos de dos ciclones importantes y de las graves condiciones climáticas de sequía resulten en un aumento significativo de la inseguridad alimentaria en las regiones centrales y meridionales del país.
  • La producción de cereales habría disminuido en 2019, reduciendo la disponibilidad de alimentos para los hogares de los agricultores, mientras que el aumento de los precios afecta también negativamente al acceso a los alimentos.
Escasez de precipitaciones en algunas zonas localizadas
  • Según el último análisis del "Cadre Harmonisé", se calculaba que alrededor de 341 000 personas necesitaron asistencia entre marzo y mayo de 2019.
  • Los cálculos indican que residen en el país 15 000 refugiados, en su mayoría de Mauritania.
Precios elevados en los alimentos y bajo poder adquisitivo
  • Según las proyecciones unas 124 000 personas padecerían inseguridad alimentaria severa en el periodo junio-agosto de 2019.
Conflicto, inseguridad civil y temporadas de lluvias desfavorables consecutivas
  • Cerca de 2,2 millones de personas necesitan ayuda de emergencia, principalmente comunidades agrícolas y pastoriles afectadas por las escasas lluvias "Deyr" entre octubre‑diciembre de 2018 y la sequía severa durante la mayor parte de la temporada "Gu" del periodo de abril‑junio de 2019.
Conflicto, inseguridad civil y alza de los precios alimentarios
  • El número de personas en situación de grave inseguridad alimentaria se estimaba en
    5,76 millones para el período de enero-marzo de 2019, sobre todo PDIs y
    comunidades de acogida en las zonas afectadas por el conflicto. Los hogares
    vulnerables que padecen el aumento de los precios alimentarios también son
    motivo de preocupación
Déficits localizados de producción y presión de los refugiados
  • Se calcula que cerca de 0,5 millones de personas padecen grave inseguridad alimentaria en la región oriental de Teso y en la región nororiental de Karamoja, principalmente como resultado de una fuerte reducción de la producción agrícola en 2018.
  • Alrededor de 838 000 refugiados del sur de Sudán y unos 352 000 refugiados de la República Democrática del Congo se encuentran acogidos en campamentos y dependen de la ayuda humanitaria.
Conflicto civil
  • Cerca de 5,5 millones de sirios padecen inseguridad alimentaria y necesitan algún tipo de ayuda alimentaria. Además, entre 500 000 y 800 000 personas podrían experimentar inseguridad alimentaria en la Gobernación de Idleb.
  • A pesar de recibir algo de ayuda alimentaria internacional, los refugiados sirios también ejercen presión sobre las comunidades de acogida en los países vecinos.
Déficit de producción para los cultivos principales y secundarios de 2018 y crisis económica
  • Se estima que la producción total de cultivos alimentarios en 2018 está muy por debajo del nivel cercano al promedio de hace un año y es la más baja desde 2008/09, debido a las condiciones climáticas desfavorables durante la temporada agrícola.
  • Según la misión conjunta FAO/PMA de evaluación rápida de la seguridad alimentaria de 2019 -realizada del 29 de marzo al 12 de abril-, 10,1 millones de personas (el 40 por ciento de la población total) padecen inseguridad alimentaria y necesitan urgentemente ayuda alimentaria.
Conflicto, pobreza, y precios elevados de alimentos y combustibles
  • En el período entre diciembre de 2018 y enero de 2019, cerca de 15,9 millones de personas (lo que supone el 53 por ciento de la población) se enfrentaron a una inseguridad alimentaria aguda (Fase 3 de la CIF: “Crisis” y superior), incluidas 63 500 personas en la Fase 5 de la CIF: “Catástrofe”.
Conflicto civil y desplazamiento de la población
  • El Diagnóstico de las necesidades humanitarias ("Humanitarian Needs Overview") de diciembre de 2018 estima que 13,5 millones de personas se enfrentan a la Fase 3 de la CIF: "Crisis" o niveles superiores de inseguridad alimentaria, lo que supone 6 millones más que el año pasado, de los cuales 3,6 millones se enfrentan a la Fase 4 de la CIF: "Emergencia". La persistencia de los conflictos, los peligros naturales y las limitadas oportunidades económicas han aumentado la vulnerabilidad de los hogares más pobres, incluidos los agricultores de subsistencia.
Un gran número de refugiados ejerce presión en las comunidades de acogida
  • Según las últimas cifras de ACNUR, en mayo de 2019, unos 910 000 refugiados rohingya de Myanmar se encontraban acogidos en Bangladesh, principalmente en el distrito de Cox Bazar. La mayoría de los refugiados huyeron a Bangladesh tras el resurgimiento de la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar, a finales de agosto de 2017.
Conflicto civil
  • Se estima que 1,8 millones de personas permanecen desplazadas internamente.
  • Unos 2,4 millones de personas son vulnerables a la inseguridad alimentaria.
Conflicto en zonas de Kachin, Shan y Rakhine
  • En mayo, se estimaba que había 160 000  personas desplazadas internamente en el estado de Rakhine y 106 500 en los estados de Kachin y Shan septentrional debido al conflicto en curso. Estos desplazados internos residen en asentamientos temporales, donde sufren de altos niveles de inseguridad alimentaria y necesitan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas.
Desplazamiento de población y déficits localizados de producción de cereales
  • En algunas zonas de los distritos de Baluchistán y Sindh, la persistencia de las condiciones de sequía en 2018 y 2019 llevó a una reducción de la producción de cereales y a pérdidas de ganado, lo que agravó la inseguridad alimentaria y provocó una mayor prevalencia de la malnutrición aguda.
  • El país acoge a cerca de 1,4 millones de refugiados afganos registrados y no registrados. La mayoría de estas personas necesitan ayuda humanitaria y han agotado los ya limitados recursos de las comunidades de acogida.
Grave crisis económica
  • En medio de la grave y prolongada crisis económica, el número de refugiados y migrantes de Venezuela se estima en 3,7 millones de personas. Se encuentran asentados en países vecinos de América del Sur y el Caribe. Las necesidades humanitarias para ayudar a los refugiados y migrantes en los países de acogida son notables.
  • En el país, debido a la hiperinflación, el poder adquisitivo se ha visto gravemente erosionado, lo que ha generado graves limitaciones para el acceso a los alimentos en los hogares. Además, se prevé una reducción de la producción de cereales en 2019 con respecto al nivel ya bajo de hace un año, debido sobre todo a la falta de insumos agrícolas.
Períodos prolongados de sequía y alta inflación
  • Las previsiones indican que cerca de 2,6 millones personas necesitarán ayuda entre marzo y junio de 2019, debido al impacto adverso de los períodos de sequía en la producción de cereales (en especial el maíz), sumado a los precios elevados de los alimentos importados, incluyendo el arroz, principal alimento básico.