Comercio y mercados
 > Economic > Comercio y Mercado > Publicaciones > Seguimiento del Mercado del Arroz (SMA)
 

Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA)

En el Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA) se proporciona un análisis de las novedades más recientes en el comercio mundial del arroz, incluidas las perspectivas a corto plazo. Actualmente la revista se publica solamente en inglés, pero se facilitan resúmenes de los hechos más salientes en español y francés. En el Informe FAO de Actualización de Precios del Arroz se proporcionan precios actualizados de exportación para el arroz en los principales países exportadores.


Seguimiento del mercado del arroz, Diciembre de 2014

RESUMEN

Ahora que la campaña de 2014 está bastante avanzada, se han publicado estimaciones más sólidas de las cosechas, que han dado lugar a un ligero aumento general de 250 000 toneladas del pronóstico de la producción mundial de arroz cáscara. A nivel nacional, las perspectivas de la producción de la campaña de 2014 han mejorado desde la publicación en octubre del informe anterior, especialmente en China, Indonesia, República de Corea, Nigeria y Viet Nam. Los aumentos compensan con creces las disminuciones registradas en la India, azotada por la tormenta ciclónica Hudhud, y la República Popular Democrática de Corea y Tailandia, que experimentaron una severa escasez de lluvias. Las perturbaciones de las actividades agrícolas causadas por el brote de Ébola también empeoraron las perspectivas en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Con un volumen de 744,7 millones de toneladas (496,6 millones de toneladas de arroz elaborado), el pronóstico de la producción mundial de 2014 resultante sería ligeramente (0,2 por ciento) inferior al de 2013, como consecuencia de la reducción del 0,1 por ciento de las siembras y los rendimientos, que se situaron en 162,9 millones de hectáreas y 4,57 toneladas por hectárea respectivamente, ocasionada por las condiciones meteorológicas desfavorables.

La prevista disminución interanual de la producción mundial en 2014 refleja en gran medida las previsiones negativas en Asia, donde se prevé que la campaña se cerrará con una pequeña reducción del 0,5 por ciento, en 674,4 millones de toneladas (449,8 de arroz elaborado). En efecto, los contratiempos climáticos generalizados que se registraron a lo largo de la campaña deberían de traducirse en una disminución sustancial de la producción en la India, Indonesia, Nepal, Sri Lanka y Tailandia. En cambio, se prevé que Bangladesh, China, Myanmar y Viet Nam anuncien considerables aumentos. Las perspectivas actuales apuntan a un crecimiento positivo, aunque moderado, de la producción en África, sostenido por el repunte de la producción en las partes oriental y meridional de la región, inducido principalmente por la recuperación en Madagascar y los constantes progresos en la República Unida de Tanzanía. En cambio, la producción debería de reducirse en África del Norte, a causa de Egipto, y en África occidental, debido a la combinación de la escasez de lluvias con el brote de Ébola. En Oceanía, los límites impuestos a las asignaciones de agua han provocado la caída de la producción en Australia. Por el contrario, los buenos resultados de las cosechas en países como Argentina, Brasil, Cuba, Guyana y Paraguay han contribuido a sostener un aumento del 1 por ciento de la producción en América Latina y el Caribe. En Europa se prevé un ritmo de crecimiento similar, a pesar del descenso del 3 por ciento en la UE, debido al excelente rendimiento del sector en la Federación de Rusia. Es probable que los resultados sean todavía mejores en América del Norte, donde los Estados Unidos se encaminan hacia una recuperación de la producción del 16 por ciento.

Mientras que varios países del hemisferio norte todavía tienen que recoger sus cosechas secundarias, en la zona ecuatorial y al sur del ecuador los productores ya están sembrando sus primeras cosechas de 2015. Aunque se trata de estimaciones muy preliminares, las perspectivas de la producción en 2015 de esto últimos países son variadas, pues mientras que en Argentina y Uruguay los elevados costos de producción o el exceso de precipitaciones pueden desalentar las siembras, en Bolivia, Chile y Paraguay se prevé que la superficie sembrada de arroz aumentará en 2015. En Asia, el Gobierno de Indonesia ha anunciado recientemente un objetivo de producción de arroz cáscara de 73,4 millones de toneladas (46,2 millones de toneladas de arroz elaborado), lo que implicaría un aumento del 4 por ciento con respecto a 2014. En Sri Lanka, la producción debería de recuperarse tras el regreso de las lluvias. En África, las perspectivas son positivas para Madagascar y Tanzanía, siempre que no se produzcan importantes contratiempos. Por otro lado, los pronósticos oficiales apuntan a un descenso del 18 por ciento de la producción de Australia, debido a las limitaciones impuestas de nuevo a las asignaciones de agua y a los elevados precios de este recurso.

Después de octubre, la FAO ha aumentado su pronóstico del comercio internacional de arroz en el año civil 2014 en alrededor de 500 000 toneladas, a 40,2 millones de toneladas, principalmente debido a las importaciones mayores de lo previsto de Bangladesh y Guinea y también, basándose en los progresos de los envíos notificados, de Djibouti, Sri Lanka, Turquía y Zimbabwe. En cambio, los pronósticos relativos a las importaciones de la República de Corea y la República Islámica del Irán se rebajaron, y las revisiones de las estimaciones históricas también supusieron recortes en los volúmenes de importación de Egipto. En cuanto a las exportaciones, estos cambios se cubrieron con las mayores ventas, principalmente de Tailandia, pero también de Viet Nam. Las entregas de arroz de Brasil y el Pakistán en 2014 se revisaron a la baja. Según el nuevo volumen pronosticado de 40,2 millones de toneladas, el comercio mundial de arroz en 2014 sería superior en un 8 por ciento al de 2013 y registraría un nuevo record. El aumento se basa principalmente en el crecimiento de las importaciones del Lejano Oriente, donde importantes compradores hacen frente a malos resultados de las cosechas y elevadas cotizaciones locales. Además, los precios mundiales competitivos explican los continuos aumentos de las importaciones de arroz de los países de África, así como también en América Latina y el Caribe, Europa y América del Norte. Entre los exportadores, 2014 marca el resurgimiento de Tailandia como importante proveedor de arroz. Brasil, Guyana, el Pakistán, Paraguay y Uruguay también deberían de efectuar más entregas de arroz durante el año. Se prevé que gran parte de este aumento ocurrirá a expensas de las entregas de la India, así como de Australia, Camboya, China (Continental), la Unión Europea y los Estados Unidos; las previsiones también apuntan a que los envíos de Viet Nam se mantendrán estancados en niveles relativamente bajos.

Los pronósticos de la FAO cifran el comercio mundial en el año civil 2015 en 40,5 millones de toneladas, lo que supone un pequeño crecimiento del 0,6 por ciento con respecto a la estimación actual para 2014. En cuanto a la demanda, la expansión refleja las previsiones de un aumento constante de las importaciones de los países de África y América Latina y el Caribe, en un contexto de malas cosechas y crecimiento acelerado del consumo. Por el contrario, las entregas en América del Norte y Europa deberían de disminuir, mientras que se prevé que en Asia se estabilicen en niveles elevados. En cuanto a los proveedores, Tailandia debería de dominar el mercado, pues sus entregas alcanzarán nuevos niveles máximos. También se prevé que Camboya, China (Continental), Guyana, Myanmar, el Pakistán, Paraguay y los Estados Unidos aumentarán sus envíos, mientras que en el contexto de una constante competencia por los mercados, las entregas de Argentina, Australia, Brasil y especialmente la India podrían reducirse a causa de unos precios menos atrayentes.

La utilización mundial de arroz en 2014/15 se pronostica actualmente 500,5 millones de toneladas (de arroz elaborado), 200 000 toneladas menos de lo previsto en octubre, pero todavía superior en un 1,9 por ciento a la estimación de 2013/14. Alrededor del 83 por ciento de la utilización, o sea 415,4 millones de toneladas, corresponderá al consumo humano de alimentos, mientras que los piensos representarán 14,5 millones de toneladas, o el 3 por ciento del total, y los 70,6 millones de toneladas restantes, o el 14 por ciento de la utilización, corresponderán a las semillas, los uso industriales no alimentarios y los desechos. En términos per cápita el consumo de alimentos aumentará ligeramente, pasando de 57,3 kilogramos en 2013/14 a 57,5 kilogramos en 2014/15, a pesar del aumento de los precios minoristas vigentes en la mayoría de las regiones con respecto al año anterior.

Por primera vez en un decenio, se prevé que la utilización mundial de arroz en 2014/15 superará la producción, lo que reducirá las existencias mundiales de arroz en 2015 en 3,8 millones de toneladas, a 177,5 millones de toneladas. La descarga interesará principalmente a los países exportadores (la India, Myanmar y Tailandia), pero las existencias también podrían terminar reduciéndose en algunos de los principales países importadores, como Indonesia. A pesar de la disminución, las reservas mundiales se mantendrán en un nivel elevado, con una relación entre las existencias y su utilización estimada en 34,8 por ciento en 2014/15, es decir, inferior al 36,2 por ciento del año anterior, pero suficiente para cubrir más de cuatro meses de necesidades.

Los precios internacionales del arroz, que están disminuyendo constantemente desde septiembre de 2014, siguieron perdiendo terreno en noviembre. En particular, las caídas más fuertes han sido evidentes en el sector del arroz aromático, en un contexto de perspectivas de amplios suministros y reducción de la demanda de importación. Los precios del arroz Indica también han estado sometidos a mucha presión, debido a la baja demanda de importación y la llegada al mercado de los cosechas recién recogidas. Las cotizaciones en todos los principales orígenes han venido disminuyendo, especialmente las de la India, el Pakistán y Viet Nam. Los precios también descendieron en Tailandia, aunque la disminución a partir de septiembre fue inferior a la observada en los países competidores, dado que la prudente liberación de existencias públicas ayudó a contener la caída.

SMA Diciembre de 2014

Descargue el documento

Documentos