Comercio y mercados
 > Economic > Comercio y Mercado > Publicaciones > Seguimiento del Mercado del Arroz (SMA)
 

Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA)

En el Seguimiento del Mercado del Arroz de la FAO (SMA) se proporciona un análisis de las novedades más recientes en el comercio mundial del arroz, incluidas las perspectivas a corto plazo. Actualmente la revista se publica solamente en inglés, pero se facilitan resúmenes de los hechos más salientes en español y francés. En el Informe FAO de Actualización de Precios del Arroz se proporcionan precios actualizados de exportación para el arroz en los principales países exportadores.

Tenga en cuenta que las traducciones al francés y español del sumario del Seguimiento del Mercado del Arroz sólo estarán disponibles en unos días.


Seguimiento del mercado del arroz, Abril de 2014

RESUMEN

A punto de terminar la campaña de 2013, algunos países han aumentado las estimaciones de su producción de 2013 con respecto a las registradas en noviembre. Entre ellos China (Continental), la India, el Pakistán y Filipinas, que habían experimentado algunos contratiempos climáticos, pero donde se informa que los daños a los cultivos han sido menos graves de lo que se había previsto anteriormente. También mejoraron las perspectivas para Colombia, Indonesia, la República Islámica del Irán, el Japón, Nepal, Sri Lanka, Tanzanía y Tailandia, mientras empeoraron para Camboya, la República Democrática Popular Lao, Myanmar y Rusia.

En total, las revisiones se tradujeron en un aumento de 3,5 millones de toneladas de la producción mundial de arroz cáscara de 2013, a 744,9 millones de toneladas (496,6 millones de toneladas de arroz elaborado), lo que supone un incremento relativamente bajo de 1,1 por ciento con respecto a la campaña anterior. Los resultados relativamente moderados obtenidos por el sector arrocero durante la campaña se debieron a los problemas climáticos experimentados por algunos productores importantes de Asia, como China, la República Democrática Popular Lao y Malasia, donde la producción descendió.  Por otro lado, se obtuvieron cosechas mayores en la mayor parte de los otros países de la región, donde se prevén incrementos considerables en la India, Indonesia y el Pakistán. En África, los sólidos aumentos de la producción registrados en las partes occidentales y orientales del continente se vieron compensados por una contracción en Madagascar, donde la producción se vio reducida por unas condiciones atmosféricas irregulares y por las plagas. En el resto del mundo, unas condiciones atmosféricas más favorables impulsaron las cosechas en Australia y en América Latina y el Caribe, mientras unas perspectivas malas para los precios durante el período de siembra redujeron la producción en los Estados Unidos y Europa.

Esta es la época en que la atención de los mercados se concentra en las cosechas de la próxima campaña, algunas de las cuales ya están acercándose a la fase de la recolección. Según el primer pronóstico de la FAO, la producción mundial de arroz cáscara en 2014 podría alcanzar los 751,0 millones de toneladas (500,7 millones de toneladas de arroz elaborado), un 0,8 por ciento más de lo estimado actualmente para 2013, y una tercera campaña consecutiva de crecimiento reducido. Una parte de la desaceleración se debe al fenómeno de El Niño previsto para mediados de 2014. Dado que está relacionado con la sequía en Asia, centro de la producción arrocera, el fenómeno puede ejercer un impacto fuerte en los rendimientos, además de favorecer un desplazamiento de las siembras hacia cultivos que requieran menos agua durante la estación seca. Al sur y a lo largo del ecuador, donde la campaña arrocera está más avanzada, se prevén aumentos notables en la producción de América del Sur, mientras en Australia la sequía ha obstaculizado las cosechas. En otras partes, como África, América del Norte y Europa, las primeras previsiones apuntan a una recuperación de la producción.

La FAO ha rebajado un poco su estimación de noviembre del comercio internacional de arroz correspondiente al año civil de 2013, que ahora se cifra en 37,3 millones de toneladas, alrededor de un 3 por ciento (1,0 millones de toneladas) menos que el volumen sin precedentes de 2012. Una gran parte de la disminución interanual registrada en las importaciones mundiales se debió a un vistoso retiro del mercado por parte de Indonesia y Filipinas, debido a sus excelentes cosechas. Nigeria y China, los destinatarios más importantes de las exportaciones de arroz, también redujeron las importaciones, aunque poco, mientras se estima que las afluencias a la República Islámica del Irán, la República de Corea y Madagascar han aumentado en comparación con 2012. En cuanto a las exportaciones, una gran parte del peso de la contracción del comercio recayó sobre Viet Nam, cuyas exportaciones oficiales han descendido en un millón de toneladas, debido a la disminución de las compras de Indonesia y Filipinas, dos de sus compradores más importantes. Brasil, Myanmar, Tailandia y el Uruguay experimentaron reducciones más contenidas, como consecuencia de los precios internos altos. En cambio, Camboya, China, la India y el Pakistán lograron aumentar sus ventas al exterior.

Se pronostica que el comercio internacional del arroz en 2014 se recuperará en un 5 por ciento a 39,3 millones de toneladas, 1,0 millones de toneladas más de lo previsto en noviembre y un nuevo récord. Debido al aumento de los precios internos y a la reducción de las reservas, los países asiáticos (Bangladesh, China, Indonesia, Malasia, Nepal, Filipinas y Sri Lanka) serían los responsables de una gran parte del aumento de las importaciones mundiales, estimado en 2,0 millones de toneladas. Sin embargo, también se prevén mayores los envíos de arroz a los países de África, debido principalmente al aumento de las compras de Nigeria, Malí y Tanzanía, ya que se pronostica una reducción de las entregas a Madagascar y Mozambique. También pueden aumentar las importaciones de los países de América Latina y el Caribe, sustentadas por las mayores afluencias a Haití y Bolivia, mientras las dirigidas al Brasil pueden disminuir. Por el lado de la oferta, las cuantiosas disponibilidades presentes en los países exportadores, debidas a las cosechas y existencias abundantes, están intensificando la competición por los mercados. Gracias al esfuerzo constante por reducir sus existencias públicas, se prevé que Tailandia absorba una gran parte del aumento de la demanda mundial, aunque también se pronostica que exportarán más otros exportadores de arroz (Argentina, Brasil, Camboya, China, Egipto, Guyana, el Pakistán, Paraguay, los Estados Unidos y Viet Nam). El aumento de las entregas de esos países tendría lugar a expensas de la disminución de las exportaciones de la India, que de todos modos podría mantener el primer puesto entre los exportadores.

En coherencia con las perspectivas más positivas para las cosechas de 2013, desde noviembre la FAO ha aumentado el pronóstico de la utilización mundial de arroz en 2013-2014 en 1,0 millones de toneladas a 490,3 millones de toneladas (arroz elaborado), o sea un 2,5 por ciento más que el año anterior. Una gran parte del aumento del consumo en la temporada se vería sustentada por el aumento continuo del consumo humano directo, pero también se pronostica que se destinarán cantidades mayores a piensos y otros usos. De forma provisional y teniendo en cuenta las primeras previsiones sobre la producción de 2014, la FAO considera que la utilización mundial de arroz en 2014-15 aumentará nuevamente hasta alcanzar los 502,0 millones de toneladas. Se supone que una gran parte del aumento se deberá nuevamente al consumo humano, que absorberá el 83 por ciento de uso total previsto. Teniendo en cuenta un aumento de la población mundial proyectado en 1,4 por ciento, el consumo humano medio de arroz per cápita aumentaría marginalmente respecto de los 56,9 kilogramos estimados para 2013-14, situándose en 57,0 kilogramos. En efecto, el arroz sigue siendo caro en los mercados internos, dado que muchos países informan sobre constantes aumentos en los precios locales.

Con arreglo a las estimaciones más recientes, se prevé que las existencias remanentes mundiales de arroz en 2014 aumentarán por noveno año consecutivo, hasta alcanzar los 180,5 millones de toneladas (arroz elaborado), 1,5 millones de toneladas más de lo previsto en noviembre, y un 3,2 por ciento más que su volumen inicial. Todo el aumento se atribuiría a los países en desarrollo, que detentan un 3 por ciento más, gracias principalmente al aumento registrado en China. En cambio, en los países desarrollados las existencias remanentes podrían descender en un 3 por ciento, como consecuencia en gran parte de los resultados escasos de la producción. En su conjunto, los cinco principales exportadores de arroz aumentarán sus reservas, debido a las existencias mayores en el Pakistán, Tailandia y Viet Nam, que compensarían la disminución en la India y los Estados Unidos. Como consecuencia de estos cambios, se prevé que la relación mundial entre las existencias y la utilización, un indicador clave de la seguridad alimentaria, pasará de 35,7 por ciento en 2012-13 a 35,9 por ciento en 2013-14. En cuanto a la relación entre las existencias y su desaparición en los cinco mayores exportadores, un indicador de la contracción prevista en el mercado internacional, los pronósticos actuales apuntan a una disminución con respecto al mismo período, pasando de del 28,0 por ciento a 27,8 por ciento. Aunque todavía es muy provisional y basado sobre las perspectivas actuales para la producción, el comercio y la utilización, se pronostica que las existencias mundiales remanentes en 2015 disminuirán por primera vez en diez años, aunque solo en un 0,5 por ciento.

Los precios internacionales del arroz han seguido tendencias divergentes en los últimos meses. En el segmento del grano mediano los precios aumentaron de forma pronunciada ante las perspectivas de una disminución de las disponibilidades en los Estados Unidos y Australia, los abastecedores principales, y las continuas restricciones a las exportaciones en Egipto. La fortaleza registrada en este segmento contrastó claramente con la debilidad que desde principios de 2013 predominó en el segmento del grano largo. De hecho, debido a las abundantes disponibilidades poseídas por los grandes exportadores, así como a un interés de compra poco entusiasta, los subíndices del Indica de alta y baja calidad han continuado descendiendo, habiéndose registrado desde noviembre un descenso del 2-3 por ciento. Los precios del arroz aromático también fueron más bajos, aunque menos marcadamente, debido a los suministros más abundantes y al retiro del mercado de compradores importantes, habiéndose registrado en el subíndice del arroz fragante una disminución del 1 por ciento desde noviembre.

Es probable que en los próximos meses los precios internacionales de las exportaciones de arroz se vean influenciados por las cosechas secundarias en los países del hemisferio norte y por las cosechas principales de 2014 de los países ubicados a lo largo y al sur del ecuador. Dadas las previsiones de una oferta total abundante en los principales países exportadores, dichas cosechas podrían ejercer una presión adicional sobre las cotizaciones de las exportaciones. En este contexto, las decisiones de compra jugarán un papel importante. El Gobierno de Filipinas ya ha anunciado la realización de una licitación importante de importaciones en abril, pero el regreso de otros compradores importantes podría atenuar aun más la presión a la baja sobre los precios. También es probable que influyan sobre el clima del mercado los fenómenos climáticos que afectan al desarrollo de los cultivos de 2014, como el de El Niño. En el frente de las políticas, las decisiones que se tomen en Tailandia sobre el apoyo del Gobierno al sector arrocero ejercerán una influencia particular, así como el ritmo con que las autoridades continúen canalizando las existencias públicas. También será necesario observar el examen de las restricciones a las exportaciones del arroz por parte de las autoridades egipcias, ya que el regreso de Egipto al mercado podría atenuar algo de la constante presión al alza sobre los precios del Japonica. Por último, la evolución de los tipos de cambio también podría influir mucho sobre los precios en los diversos orígenes, como ha ocurrido en los últimos meses.

SMA abril de 2014

Descargue el documento

Documentos