Tenemos que reconsiderar el rol de la energía a la hora de valorar las opciones para mejorar los sistemas alimentarios. Los sistemas agroalimentarios tendrán que hacerse inteligentes a nivel energético para responder a los futuros retos relacionados con los alimentos y la energía.

Con el fin de ayudar a los países a promover sistemas agroalimentarios inteligentes a nivel energético mediante la identificación, planificación e implementación de estrategias de energía, agua y seguridad alimentaria adecuadas y climáticamente inteligentes que estimulen el crecimiento agrícola y el desarrollo rural, la FAO lanzó en 2012 el Programa Alimentos inteligentes a nivel energético para la gente y el clima (ESF por sus siglas en inglés), entre múltiples partes interesadas. El Programa ESF se centra en la actividades a nivel nacional, pero incluye también un componente de apoyo internacional.

La bioenergía sostenible puede contribuir de forma significativa al logro de sistemas agroalimentarios energéticamente inteligentes. La FAO ha desarrollado un notable y reputado trabajo en torno a este tema. Esta labor ha desembocado en el desarrollo del Paquete de herramientas de apoyo de la FAO para el desarrollo sostenible de la bioenergía.

El Programa ESF forma parte de iniciativas internacionales más amplias. Es un componente esencial de la agricultura climáticamente inteligente y contribuye también la más amplia Iniciativa de las Naciones Unidas Energía Sostenible para Todos (SEFA, siglas en inglés), centrándose en las cuestiones de la cadena agroalimentaria relacionadas con la energía.

El trabajo de la FAO sobre el tema energía 

La energía es un tema que toca en una serie de aspectos del trabajo de la FAO. El trabajo actual relacionados con la energía pueden ser resumido en las siguientes áreas:

Una visión general de las actividades de la FAO centrado sobre energía esta disponible en la página Proyectos.

última actualización:  jueves 3 de abril de 2014