FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Manejo > Manejo de suelos problemáticos > Suelos afectados por salinidad
Portal de Suelos de la FAO

El Manejo de Suelos Afectados por Salinidad

Costra superficial en zanjas

Los suelos afectados por salinidad tienen una concentración de sales más solubles que carbonato de calcio y yeso afectando el crecimiento de las plantas. La mayoría de los suelos afectados por elevadas concentraciones de sales se clasifican como Solonchakz y presentan una Conductividad Eléctrica superior a 4 Ohms/cm. La presencia de las sales afecta la asimilación de nutrientes por las plantas y la actividad microbiana del suelo. La salinidad tiende también afectar otro tipos de suelos pero en menor medida y puede llevar al reconocimiento de fases salinas cuyas también merecen llamar la atención cuando se encuentran bajo cultivos sensibles por la salinidad (espinacas).

Los métodos adoptados para la remoción de sales en exceso de la superficie del suelo y zona radicular incluyen: 

Para prevenir la acumulación excesiva de sales en la zona radicular, el agua del riego o de la lluvia debe ser aplicada en exceso superando el nivel de evaporación necesario para el cultivo. La lixiviación se puede programar para preceder las fases críticas del crecimiento en donde el estrés se puede prevenir. En las épocas secas se puede programar mediante el riego. La lixiviación se torna eficaz en tiempos cuando lo requerimientos de evapotranspiración son más bajos, por ejemplo en la noche, cuando la humedad esté elevada y en climas fríos o fuera de la temporada de cultivo.

La lixiviación es eficaz cuando el agua de drenaje salinase descarga mediante drenos subterráneos que transportan los sales precipitados fuera del área de rehabilitación (aunque uno debe  evitar la contaminación de otras zonas de cultivo localizadas al pié de la ladera).