FAO.org

Inicio > Portal de Suelos de la FAO > Manejo > Manejo de suelos problemáticos > Suelos altamente orgánicos
Portal de Suelos de la FAO

El Manejo de Suelos Altamente Orgánicos

Una turba altamente descompuesta bajo pradera cultivada, Holanda

Los Histosoles son suelos ricos en materia orgánica y residuos vegetales más o menos descompuestos. Se desarrollan generalmente en zonas donde la materia orgánica se acumula en la superficie sin llegar a descomponerse en consecuencia de bajas temperaturas (climas Boreales) o de una saturación prolongada del suelo (en los Trópicos Húmedos). Se vuelven en suelos de baja fertilidad cuando la vegetación natural es reemplazada abruptamente por cultivos agrícolas. El ciclo de los nutrientes para las plantas se interrumpe llevando a un agotamiento químico en el suelo. Sufre ausencias especialmente de contenidos de boro, cobre y zinc.

 

Para el aprovechamiento de Histosols se construyen zanjas colectoras con drenes topo. La vegetación natural permanece por un tiempo con el fin de acelerar el secado de la turba. Los drenes pueden llegar a instalarse de 1 metro de profundidad a intervalos de 20-40 metros. Se debe evitar la construcción de sistema de drenaje complejo durante las fases iniciales del aprovechamiento ya que puede causar el hundimiento irregular del terreno e interrumpir las conexiones entre el drenaje vertical  y colectores de drenaje. Los productores de pequeña escala por veces practican la quema controlada de la turba para liberar nutrientes y elevar el pH del suelo superficial. La quema lleva a estimular el crecimiento de la vegetación y sus efectos precisos aún llevan a su debate.