FAO.org

Inicio > Temas > Nutrición

Nutrición

No importa cómo la definamos, la nutrición comienza con lo que comemos: los productos del sector alimentario y agrícola.

Trabajando sobre nuestros sistemas alimentarios, sobre la forma en la que producimos, recolectamos, almacenamos, transportamos, transformamos y distribuimos alimentos, podemos mejorar nuestra dieta, nuestra salud y nuestro impacto sobre los recursos naturales.

Por defecto o por exceso, los problemas de nutrición incluyen siempre decisiones y prácticas inadecuadas. La educación nutricional es un paso importante para enseñar a los consumidores a elegir alimentos saludables.

 

Papel de la FAO en la nutrición

Una buena nutrición es la primera defensa contra las enfermedades y nuestra fuente de energía para vivir y estar activo. Los problemas nutricionales causados por una dieta inadecuada pueden ser de muchos tipos, y cuando afectan a toda una generación de niños pueden reducir su capacidad de aprendizaje, comprometiendo así su futuro y perpetuando un ciclo generacional de pobreza y malnutrición con graves consecuencias para los individuos y las naciones.

Mientras que los niños pequeños son los más vulnerables a la malnutrición, el derecho a una alimentación adecuada es universal y una buena nutrición es esencial para todos. Problemas de malnutrición –subalimentación, deficiencias de micronutrientes y obesidad– existen en todos los países y afectan a todas las clases socioeconómicas.

Los nuevos desafíos, como el cambio climático, la sostenibilidad ambiental y los rápidos cambios tecnológicos, están transformando el sistema alimentario y plantean interrogantes sobre cómo alimentar a la creciente población mundial de forma sostenible.

Al mismo tiempo, el crecimiento económico desigual, las transformaciones sociales y económicas y otros factores moldean los sistemas alimentarios y las dietas. Como resultado, está aumentando la prevalencia del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas, mientras persisten la desnutrición y las deficiencias de micronutrientes.

La Estrategia de Nutrición FAO trata de mejorar la dieta y aumentar los niveles de nutrición a través de un enfoque centrado en las personas: