Nutrición

No importa cómo la definamos, la nutrición comienza con lo que comemos: los productos del sector alimentario y agrícola.

Trabajando sobre nuestros sistemas alimentarios, sobre la forma en la que producimos, recolectamos, almacenamos, transportamos, transformamos y distribuimos alimentos, podemos mejorar nuestra dieta, nuestra salud y nuestro impacto sobre los recursos naturales.

Por defecto o por exceso, los problemas de nutrición incluyen siempre decisiones y prácticas inadecuadas. La educación nutricional es un paso importante para enseñar a los consumidores a elegir alimentos saludables.

New: Sustainable healthy diets and biodiversity

Recursos

La pandemia de COVID-19 está causando numerosos cambios en la vida diaria de las personas en todo el mundo. Sin embargo, se pueden tomar medidas para mantener un estilo de vida saludable en estos momentos difíciles. 

Se alienta a todas las personas a seguir la orientación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los gobiernos para protegerse frente a la infección por coronavirus y la transmisión de este. El distanciamiento físico y una buena higiene son las mejores formas de protegerse y proteger a los demás frente a la COVID-19. 

Resulta muy importante tener una buena nutrición antes de una infección, durante el curso de la misma y después. Aunque ningún alimento ni suplemento dietético pueden evitar la infección por coronavirus, el mantenimiento de una alimentación saludable constituye un elemento importante para favorecer un sistema inmunitario fuerte. Descubre màs recomendaciones para Mantener una alimentación saludable durante la pandemia de la COVID-19.

Descubre tambien la pagina FAO sobre la Nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Papel de la FAO en la nutrición

Una buena nutrición es la primera defensa contra las enfermedades y nuestra fuente de energía para vivir y estar activo. Los problemas nutricionales causados por una dieta inadecuada pueden ser de muchos tipos, y cuando afectan a toda una generación de niños pueden reducir su capacidad de aprendizaje, comprometiendo así su futuro y perpetuando un ciclo generacional de pobreza y malnutrición con graves consecuencias para los individuos y las naciones.

Mientras que los niños pequeños son los más vulnerables a la malnutrición, el derecho a una alimentación adecuada es universal y una buena nutrición es esencial para todos. Problemas de malnutrición –subalimentación, deficiencias de micronutrientes y obesidad– existen en todos los países y afectan a todas las clases socioeconómicas.

Los nuevos desafíos, como el cambio climático, la sostenibilidad ambiental y los rápidos cambios tecnológicos, están transformando los sistemas alimentarios y plantean interrogantes sobre cómo alimentar a la creciente población mundial de forma sostenible.

Al mismo tiempo, el crecimiento económico desigual, las transformaciones sociales y económicas y otros factores moldean los sistemas alimentarios y las dietas. Como resultado, está aumentando la prevalencia del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas, mientras persisten la desnutrición y las deficiencias de micronutrientes.

La Estrategia de Nutrición FAO trata de mejorar la dieta y aumentar los niveles de nutrición a través de un enfoque centrado en las personas: