FAO.org

Inicio > Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura > Temas > El uso sostenible > Introducción
Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura

El uso sostenible

Aplicación del artículo 6 del Tratado

El uso sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura (RFAA) constituye uno de los tres objetivos principales del Tratado y el artículo 6 del Tratado está dedicado a este tema. En este artículo se propone una serie de medidas para promover la utilización sostenible de los RFAA y se insta a las Partes Contratantes a elaborar y mantener medidas normativas y jurídicas apropiadas para este fin.

La aplicación del artículo 6 es un tema prioritario permanente en el programa del Órgano Rector del Tratado internacional, con objeto de promover un enfoque integrado de la utilización sostenible de los RFAA entre las Partes Contratantes. La Secretaría ha recopilado las aportaciones presentadas por las Partes Contratantes, otros gobiernos e instituciones y organizaciones pertinentes acerca de sus experiencias y progresos relativos a la utilización sostenible de los RFAA.

En su cuarta reunión, el Órgano Rector pidió al Secretario que pusiera en marcha un proceso encaminado a la elaboración del Programa de trabajo sobre la conservación y la utilización sostenible de los RFAA, a través de la organización de una consulta de partes interesadas y el establecimiento de un Comité técnico especial sobre la utilización sostenible de los RFAA.

En consonancia con el doble objetivo de la utilización sostenible de los RFAA de producir alimento y de preservar las variedades de cultivos, el alcance de las medidas que deben adoptarse en virtud del artículo 6 es amplio. Dichas medidas deben abordar no solo las variedades de cultivos que se comercializan, sino también las variedades tradicionales, así como otras variedades que no se pueden comercializar, tales como las variedades silvestres afines a las plantas cultivadas.

El artículo 6 guarda una estrecha relación con el artículo 5, que aborda cuestiones relacionadas con la conservación de los RFAA. Asimismo, tiene estrechos vínculos con otras disposiciones, tales como el artículo 9, sobre los derechos del agricultor, y el artículo 18, relacionado con la Estrategia de financiación.

Utilización sostenible de los recursos fitogenéticos

6.1 Las Partes Contratantes elaborarán y mantendrán medidas normativas y jurídicas apropiadas que promuevan la utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura.

6.2 La utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura puede incluir las medidas siguientes:

a) prosecución de políticas agrícolas equitativas que promuevan, cuando proceda, el establecimiento y mantenimiento de diversos sistemas de cultivo que favorezcan la utilización sostenible de la diversidad agrobiológica y de otros recursos naturales;

b) fortalecimiento de la investigación que promueva y conserve la diversidad biológica, aumentando en la mayor medida posible la variación intraespecífica e interespecífica en beneficio de los agricultores, especialmente de los que generan y utilizan sus propias variedades y aplican principios ecológicos para mantener la fertilidad del suelo y luchar contra las enfermedades, las malas hierbas y las plagas;

c) fomento, cuando proceda, de las iniciativas en materia de fitomejoramiento que, con la participación de los agricultores, especialmente en los países en desarrollo, fortalecen la capacidad para obtener variedades particularmente adaptadas a las condiciones sociales, económicas y ecológicas, en particular en las zonas marginales;

d) ampliación de la base genética de los cultivos e incremento de la gama de diversidad genética a disposición de los agricultores;

e) fomento, cuando proceda, de un mayor uso de cultivos, variedades y especies infrautilizados, locales y adaptados a las condiciones locales;

f) apoyo, cuando proceda, a una utilización más amplia de la diversidad de las variedades y especies en la ordenación, conservación y utilización sostenible de los cultivos en las fincas y creación de vínculos estrechos entre el fitomejoramiento y el desarrollo agrícola, con el fin de reducir la vulnerabilidad de los cultivos y la erosión genética y promover un aumento de la productividad mundial de alimentos compatibles con el desarrollo sostenible;

g) examen y, cuando proceda, modificación de las estrategias de mejoramiento y de las reglamentaciones en materia de aprobación de variedades y distribución de semillas.

Pertinencia del Tratado para la utilización sostenible

Pertinencia del Tratado para la utilización sostenible

Los recursos fitogenéticos desempeñan una función importante a la hora de hacer frente a los desafíos de la seguridad alimentaria local, regional y mundial, ya que nos permiten optimizar los cultivos según nuestras necesidades.

Las cosechas de semilla son, por tanto, esenciales para el desarrollo de nuevas variedades vegetales y constituyen un componente integral de los esfuerzos por:

  • satisfacer las necesidades humanas relativas a la seguridad alimentaria, sanitaria y económica;
  • reducir la presión agrícola (insumos químicos, labranza, etc.) sobre el medio ambiente;
  • adaptarse a los cambios en el clima (sequía, salinidad) y a las plagas y enfermedades en constante evolución.

La diversidad de especies, variedades y prácticas de cultivo ha permitido a la agricultura resistir al cambio climático moderado durante los últimos 10 000 años. Aunque los agricultores siempre han adaptado sus sistemas de cultivo a las condiciones climáticas y ambientales adversas, la rapidez y complejidad del cambio climático suponen un problema de mayor magnitud. La adaptación de las variedades de cultivos a las condiciones ecológicas locales puede reducir el riesgo derivado del cambio climático, pero hay una urgente necesidad de germoplasma adaptado, lo que exige la caracterización, evaluación y disponibilidad de materiales.

Efectos del cambio climático en la diversidad de cultivos

Efectos del cambio climático en la diversidad de cultivos

El cambio climático conlleva una demanda nueva y mayor de recursos fitogenéticos. Los programas de mejoramiento nacionales e internacionales relativos a varios cultivos ya persiguen nuevas variedades adaptadas a las futuras sobrecargas climáticas. Es probable que el esfuerzo por producir rasgos valiosos, tanto en la actualidad como en el futuro, incremente la demanda general de recursos fitogenéticos.

Aunque la demanda de estos recursos sea mundial, su distribución natural se limita a los centros de origen de los cultivos, a menudo subregiones concretas de los distintos continentes.

Es importante que se apliquen la conservación en las explotaciones agrícolas y la conservación in situ en el contexto de las estrategias de desarrollo agrícola, con objeto de promover tanto el desarrollo como la conservación.

El Tratado promueve en gran medida la conservación y la utilización de los recursos fitogenéticos. En primer lugar, el hecho de que más de 126 países concluyeran y ratificaran posteriormente el Tratado implica que muchos gobiernos ya han reconocido la importancia de los recursos fitogenéticos, las amenazas a su supervivencia y la necesidad de elaborar políticas específicas a fin de conservarlos y ampliar su uso. Los recursos fitogenéticos se han incorporado al programa y han suscitado la atención de los responsables de las políticas y a los políticos.

Compartir esta página