Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO

Antecedentes

En el 2018, el Gobierno de Brasil, por medio la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE) y el Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación del Ministerio de Educación (FNDE/MEC), se comprometió globalmente con la mejora de la calidad de la alimentación de las poblaciones y la promoción de un sistema alimentario sostenible para los diversos continentes.

Para eso, propuso crear y gestionar cinco Redes internacionales en el marco del Decenio de Acción sobre la Nutrición, con el apoyo de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Salud (OMS/OPAS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA/Centro de Excelencia contra el Hambre).

Una de ellas es la Red de Alimentación Escolar Sostenible (RAES), una respuesta del gobierno de Brasil en favor del alcance de las metas del Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición 2016-2025 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El objetivo es apoyar a los países de América Latina y el Caribe en la mejora de la calidad de la política y de los programas de programas de alimentación escolar, que cuenta con el apoyo de la FAORLC y el PMA para su implementación.

Líneas de acción

  • Revisar y analizar las demandas de los países a la luz de las construcciones anteriores y proponer acciones de seguimiento para garantizar la sostenibilidad de los programas de AE.
  • Fortalecer y consolidar las políticas de alimentación escolar de los países basadas en los principios y organizaciones de programas iniciados previamente.
  • Desarrollar y fortalecer las capacidades humanas para la ejecución de políticas locales, teniendo como eje principal la capacitación de gestores, administradores, técnicos, nutricionistas, docentes, coordinadores locales de educación, entre otros.
  • Acompañar, monitorear y evaluar las actividades programadas. 

Principales estrategias implementadas

En el marco del proyecto, fueron alcanzados 19 países con diferentes actividades para fortalecimiento de sus programas, de los cuales 10 países implementaron Escuelas Sostenibles

El proyecto fomenta la participación de gestores de diversas áreas además de educación, tales como salud, agricultura, planificación y desarrollo social, desde una perspectiva de transversalidad e intersectorialidad de los programas de alimentación escolar de la región. Para facilitar este dialogo con múltiples actores, fueron creados en varios países comités técnicos interinstitucionales.

Principales actividades desarrolladas en 2019/2020:

Giras técnicas a Brasil

Más de 200 profesionales capacitados de El Salvador, Honduras, Perú y República Dominicana

Seminarios y reuniones virtuales

En 2020, en el contexto de la pandemia de COVID-19, los gobiernos han buscado y encontrado alternativas para minimizar los efectos de la suspensión de clases y enfrentar el reto de mantener la seguridad alimentaria y nutricional de los estudiantes. El proyecto llevó a cabo en 2020 seminarios virtuales para intercambio de experiencias entre los países en alimentación escolar frente a la pandemia.

Simposio Virtual Regional 

Gobiernos y expertos presentan un panorama de las acciones de alimentación escolar durante la pandemia y los protocolos de seguridad alimentaria y nutricional para el post COVID-19

El evento virtual reunió más de 3 mil personas que asistieron a los dos días de evento por las redes sociales, donde representantes de gobiernos y expertos de la región presentaron sus estrategias para garantizar los programas de alimentación escolar durante la pandemia, bien como sus planes para el regreso seguro de los niños y niñas a las escuelas.

Capacitaciones a distancia

Escuelas Sostenibles

La iniciativa de Escuelas Sostenibles busca generar aprendizajes y buenas prácticas en política de alimentación escolar, a partir de pilotos en algunos municipios y departamento de los países socios, donde se han desarrollado al menos seis componentes: articulación intersectorial; participación comunitaria; adopción de menús adecuados y saludables; acciones de educación alimentaria y nutricional; y mejoría de la infraestructura y compras de la agricultura familiar. 

Esta iniciativa ha implementado en escuelas y municipios seleccionados un modelo de alimentación escolar sostenible - asociando acciones efectivas de educación alimentaria y nutricional para promoción de hábitos alimentares saludables - para fomentar un programa de alimentación escolar en nivel nacional, con cobertura universal (a todos los estudiantes), que garan­tice la oferta sistemática y continua de alimentos frescos y sanos adquiridos de la agricultura familiar, lo que también contribuye a la generación de ingreso y desarrollo de las economías locales.