FAO.org

Inicio > Temas > Semillas

Semillas

Cereales en venta en un mercado en Pakistán ©FAO/Asim Hafeez

Las semillas son la base principal para el sustento humano. Son las depositarias del potencial genético de las especies agrícolas y sus variedades resultantes de la mejora continua y la selección a través del tiempo.

La mejora de los cultivos y el suministro de semillas y materiales de siembra de alta calidad de variedades seleccionadas para los productores son necesarios para garantizar una mejor producción agrícola y satisfacer los crecientes desafíos ambientales. Por lo tanto, la seguridad alimentaria depende de la seguridad de las semillas de las comunidades agrícolas.

Función de la FAO en las semillas

La FAO desempeña un papel principal en fortalecer la conservación y el uso sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura mediante el apoyo a las políticas, la asistencia técnica y la concienciación.

En el sentido más amplio, esto abarca toda la gama de acciones relacionadas con la conservación, diversificación, adaptación, mejora y entrega de semillas a los agricultores a través de los sistemas de semillas.

La FAO, de acuerdo con las actividades prioritarias del Segundo Plan de Acción mundial, ayuda a los países miembros a realizar las siguientes actividades clave:

  • Fortalecer los programas de producción de semillas, incluyendo la multiplicación de semillas de primera generación, teniendo en cuenta las ventajas comparativas de los sectores público y privado de semillas. 
  • Fortalecer las asociaciones nacionales de semillas y apoyar la aparición de empresas locales privadas de semillas que participen en su producción y distribución a través de un mejor acceso a nuevas variedades, actividades de creación de capacidad y planes de crédito adecuados.
  • Fortalecer la capacidad de los agricultores en la multiplicación de semillas con el fin de mejorar la calidad de las semillas producidas en el sector informal, en particular en la transición de la emergencia a las actividades de desarrollo y donde no existe un sector privado.
  • Promover actividades que aporten valor añadido en el ámbito local como forma de diversificar los ingresos de los agricultores y estimular la demanda de semillas.
  • Fortalecer los programas de sistemas de semillas comunitarios para mejorar los conocimientos y habilidades de los agricultores relacionados con las variedades y semillas.

Sistemas de semillas

En muchos países en desarrollo los agricultores aún no se benefician de las ventajas del uso de semillas de calidad debido a una combinación de factores que incluyen la producción ineficiente de semillas, los sistemas de distribución y de garantía de calidad, así como la falta de políticas correctas de semillas y otros instrumentos normativos.

Para hacer frente a estas limitaciones, la FAO trabaja en una serie de áreas destinadas a mejorar las semillas en los países en desarrollo y fomentar los vínculos entre los sistemas de mejoramiento y los de semillas.

Producción y entrega de semillas

Por lo general hay muchos grupos diferentes de actores involucrados en la producción, distribución y comercialización de semillas en todo el mundo, incluidos los agricultores, productores de semillas, pequeñas empresas, grandes empresas, institutos de investigación agrícola, distribuidores de insumos agrícolas, la sociedad civil y los mercados locales.

La FAO promueve la aplicación de un enfoque integrado para mejorar el acceso de los agricultores a semillas de calidad, que abarca los sectores de semillas informales y formales (públicos y privados) en el desarrollo de cadenas nacionales de suministro de semillas.

Seguridad en materia de semillas

Las operaciones de emergencia de la FAO se centran en cuestiones de seguridad en materia de semillas para mejorar el acceso de los agricultores a semillas de buena calidad de variedades adecuadas a través de la distribución de semillas, cupones y/o ferias de semillas que puedan ser necesarias.

Esto permite a los agricultores reanudar la producción agrícola después de las emergencias, minimizando así su dependencia de la ayuda alimentaria.